En memoria de una señora desprevenida

En memoria de una señora desprevenida

En mis ratos de ocio
sin desahucio
me salen estas cosas,
si ya no del corazón
ese arrogante musculoso,
sí del lóbulo más rojo
de la memoria
esa señora vaga desprevenida
que se me pierde
con las llaves
de la certeza
y me deja
ante la vida
con el párpado insomne
y la lengua de fuera.

RL: Ricardo Landa: 17 de enero de 2012. Grabado: Ojo de Escher, 1946.

Anuncios

Un pensamiento en “En memoria de una señora desprevenida

  1. Juan dice:

    Pues habrá que darle las gracias a esa señora… Siempre me gustó Escher, la ilusión, casi cercana a los sueños. Se construye la ilusión, ¿podrían construirse los sueños con la misma precisión?

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s