Libertad de la flor

Libertad de la flor

 
Su vértice abismado
le alumbra la mirada,
va al desafío del hombre,
lo presiente, lo asoma.
 
Alienta sin presunción ni prisa.
Invita a la delicia
del vértigo y a su impura
espina que desgarra cuando abraza.
 
Tiembla en su libertad inagotable.
Sonríe ufana al abordaje atrevido
e inventa a su antojo un nombre.
 
Hoja a hoja de su desvalida flor
sangra en sus nuevas nupcias:
compadecida y ávida, se ofrenda.
 RL= Ricardo Landa, 1989. Del libro En casa.
Foto: Flor Garduño.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s