¿Y por qué tu voz?

¿Y por qué tu voz
no da la espesura de la selva,
de esos bosques que cubren tu cuerpo?
¿Por qué se te oye como agua helada
y no me arropas?
¿Qué contienes ahí?
¿Por qué esa brevedad, esa reserva?

La mía se entrecorta,
late por los dos
y antes de gritar su reclamo
dice ciao con un miedo indecible
a hallarme en la soledad
más enloquecida y rota.
Y te diré sinceramente:
me fascina tu imagen
con la voz extraviada en la inmensidad,
caminando por la acera
donde ya no estoy.

Ricardo Landa: viejo poema reciclado. 22 de diciembre de 2009. Fotos: Manuel Álvarez Bravo: Umbral;  Pasos, internet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s