El rinoceronte y la luna

El rinoceronte y la luna

 

Al rinoceronte se le antoja

prender su cuerno en la luna,

perforar su oreja y colgarle un arete.

No es para que ella sea suya

como supone la costumbre,

sólo  quiere darle un ave que la acerque.

 

La lunera luce alegre

su pájaro tornasol,

sacudiendo la melena,

gesto que excita y desarruga

al  boquiabierto de bembos movedizos.

 

Aún con la piel más dura,

duelen los interminables días

que ella viaja fuera de su mirada,

lejos de su carrera,

hasta que, repentina,

aparece como uña de luz

que rasga la noche.

 

El volátil silba en el oído de la novia,

es un sol vivo que incendia y agiganta

al corazón del recio de patas anchas con tres pezuñas.

 

La que llega consuela al ojeroso,

viene, se acerca, le afila el estilete,

y decide tatuarse un río de leche,

con hierba en las orillas,

a donde su  amante sediento

venga, paste y despaciosamente abreve.

 

Ricardo Landa, 1996-2012. Dibujos tomados de la red.

Anuncios

Un pensamiento en “El rinoceronte y la luna

  1. y el rinoceronte que no ve por las mañanas a la luna -pero sí la recuerda y escucha en su memoria- da pasos certeros por el camino plateado y pisoteado de ramas, pastos y lodo…

    me gustó mucho este poema… abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s