Poemas en los márgenes

Poemas en los márgenes

1

Al final del día,

dos porciones de sal

por un solo y mísero salario.

Con una toalla húmeda

la mujer de sal,

se limpia la piel

y hace visibles sus cicatrices.

2

Esta mañana mi espejo

despertó con arrugas,

sendas sombras en los ojos

y grietas antes leves que hoy se abisman.

Le pedí que sacara la lengua,

y era blanca e inmunda.

Pronto expresé mi diagnóstico:

la soledad enferma.

3

En tan larga noche,

la única oscuridad que no espanta

es la del tatuaje

que me dejó tu sombra.

4

En la hora del vampiro,

la extensa palidez de tu cuello

enrojece

con dos luceros.

5

Sin que recurras al sol,

acechante,

un escalofrío

pinta de dorada vellosidad

tu carne.

6

Pálida aurora, asaltas el lecho

en búsqueda de otro cuerpo:

la sábana y la almohada

se estremecen.

Ricardo Landa, 2007- 2012- Fotos: Francesca Woodman; Thomas Karsten (Noctambulario);

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s