Los valores del ocio

Los valores del ocio (2)

Escribir

leer

espiar otros pasos

que cimbren las niñas de los ojos

perder el tiempo divertido

ganárselo a las saudades

olvidarse un poco del desempleo

y si me leyeran

de vez en vez

superar el angustiarme

con el silencio feroz e ingrato

de no tener la respuesta buscada

porque un sigilo así

tanta mudez

mata cualquier ocio.

Silencio que no sea el de los poemas

o el de la música de las estrellas

es como el aviso oscuro

del sueño eterno. 

Ricardo Landa, 17 de noviembre de 2010. Imágenes: Shirín Nehast: palestina; Internet: sierpe.