Juego de espejos

Juego de espejos

Espejo de cada una,
la mano opuesta
se quiere acoplada,
precisa que la cubran,
así sea su contraria e iracunda:
picante como daga,
como un mazo en la masa,
como un toro que empitona al que le topa
hasta quebrantarse los nudillos.
 
Sonora en el aplauso,
la imagen que recibe y la que da calidez
y ritmo, hacen de ese espejo
un imitador que calca
y presagia el destino,
adivina el movimiento
que cincela al hueco y comprime al aire.
 
Sea la mano izquierda el molde,
sea la derecha un cuchillo.
Jueguen a cambiar su tino,
a profetizar su suerte:
¿Piedra, papel o tijeras?
Piedra y tijeras que se anulan,
mellándose al golpe.
Papel y piedra que se atrapan
y se acarician.
Papel y tijeras, ¡cómo se sufren,
se dividen, se desbaratan!
 
Las dos juntas en la nuca
llevarían al descanso
o al calabozo.
Las dos cubriendo los ojos
propician el vaticinio
o el  tímido recato de la pena.
 
Manos, espejos del verso que lo revierten.
 
Entrelazadas y en paz en el regazo,
pueden enlazar a la memoria con el instante,
o al pensamiento con el íntimo latido
que aloja el vientre .

 

Ricardo Landa, 23 de abril de 2012. Imágenes de Miguel Ángel, Ercher y Leonardo da Vinci.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s