Préstamos

Préstamos

A veces,
hoy por ejemplo,
no escribo yo, pero sí de mí
en la copia de versos favoritos
por claros y sentidos
como el ritmo de tus pechos.
 
En ti mi sombra a tientas busco
de mí dice  mi sombra autorizada:
Si estuvieras aquí de nuevo
a la mitad fugaz del canto.
Si solamente te alcanzara.

Pero no te apures...
Porque todo es prestado; se nos prestan
la casa, el despertar, la compañía, 
el sentimiento temerosos, el simple 
cambio de la amistad, y el júbilo 
de ganarse otra vez, y nuevamente
el alegre perder al encontrarse.

Lee en esas líneas
mi rostro en fuego consumado,
léeme el cuerpo y el corazón sin fondo,
lee mi caracol desposeído de casa y desnudo,
y lee en la poesía el único hilo
con el que de ti me prendo,
si no te has ido y te encuentro
aunque te pierdo en el giro lento
de cada surco, de cada hueco
de mi habitación en laberinto;
luego, si puedes leerme en cada paso,
hazlo, para que dé el siguiente.

Ricardo Landa, 10 de marzo de 2008. Con versos prestados y subrayados de Rubén Bonifaz Nuño de sus poemas: Albur de amor y Fuego de pobres. Imágenes: Cartones de Manuel Ahumada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s