Oración animal

Oración animal

Ánima mía, mi animal...
(El movimiento que me acosa,
me acecha,
me nubla con su vaho.
Y pienso que no me cavila,
sólo se avoraza en monstruosa táctica
sobre la ternura de mis ojos
y la abultada pasión de mis labios)
Ánima no te desanime el tiempo,
no te marchite la calma
de tus domingos callados y espesos,
no te amanse la doma del silencio.
Ánima del vino agrio,
imbebible.
Esa animalada
no quiero.
Esa que se desliza al frío
hueso del nadie nada más,
menos.
(Pero es así el alma: 
se le entraman las historias a cada parpadeo)
¿Te mueres alma mía en el purgatorio
o me lees aquí en la penumbra?
Por conmoverme te oro y ruego.
Quiero librarte de mis apetitos
y de mi fútil pensamiento.
Quiero dejar que me lleves
a dónde mejor te plazca,
a donde me abordes
en uno de tus tránsitos,
desnuda sin ser mía,
en mí puesta como la dicha
que cae a los inocentes,
a los idiotas,
a los insignificantes,
a quienes nos han arrancado el alma.
Y es que de ti dependo,alma,
para dejar de escribir
versos desalmados o nimios.
Quiero que vuelvas de purgar mis culpas
e incertidumbres,
alma animal,
y alientes a esta bandada de aves
que espera por nosotros en mi pecho
para escapar de la friolenta estación.
Quiero en la penumbra sobrarnos
y en el amanecer merecernos.

Ricardo Landa, 4 de noviembre de 2008. 
Fotos: Araisi, internet; animal, Arnal Miquel.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s