La luna más cercana

La luna más cercana

 Beyond words

Guardas silencio diez/

segundos y la escuchas

detrás de un ronco jazz/ como clarinete desgarrado.

Posa ahí en tu recuerdo

y la paladeas con la ternura de la lengua

como la ola al arrecife como/ el relámpago al horizonte.

La memoria es milagro

que deshace con sus dedos las distancias/

soplas breve el saxo supremo/ se ilumina tu cara.

Tanto contento/ alegrías que

no se disipan/ acordes intensos

de la guitarra saltimbanqui / contrapunto a la tristeza.

Termina la pieza y al héroe/ lo vence la tortuga:

cada deleite en la remembranza/ alivia la cal viva de la luna.

Luna sincopada

el cerebro te acoge hasta el delirio/

estreméceme

que el quiebre de/ esta silva te presente.

Ricardo Landa,  22 de diciembre de 2007. Imágenes: Val Dam Beyond Words clarinete; y pintura de Antonio Berni

Llevo


Llevo 
 
Tres corazones llevo 
Venus Tierra y Marte. 
Tres llamas llevo. 
Una huele a orín amargo
es hermosa como ella sola 
y corre y corre cuesta arriba.
Otra la llevo de adornito en la mirada 
y si no se apaga veo mejor.
La última llama a pesar del frío enciende
ánimo nostalgias vida.
Es como luz y mar 
y se va quemando sin ser sol 
y se va alumbrando sin ser foco de nada
y se va por las cordilleras
llama y llama y llama

 

Ricardo Landa, 9 de mayo  de 2007, Warisata, Bolivia. Imagenes: Llamas en Bolivia; Nevado de Illimani; Marcha  popular de octubre de 2011 contra la autopista en Tipnis.

Este vaho zigzagueante

Este vaho

Esta cápsula de humo
Esta neblina que desdibuja
y que él llamó El Trapo Negro
nos aleja del mundo
y existe porque nos estamos viendo

Zigzagueante

Emerge
         Pajarea
Se rehunde
          Vuelve con un coral en los labios imaginables
                              Vuela
El sol la enciende
                  Caen sus varas de bengala
                             Cava un cráter en mi pecho
Suspiro...

Ricardo Landa, 2001. Fotografía de  Manuel Álvarez Bravo: El Trapo Negro.

Esculturas sin límites

Esculturas sin  límites

                                     A Ana Landa

(Elogio al horizonte)

Honda gravita
la
piedra
en las emociones.
Lejos,
al horizonte le halaga el elogio del fuego.

(Los dientes de hierro te peinaron)
1 
Los dientes
que peinan
al viento
se oxidan
en cada bucle
se enredan
en cada nudo
se arremolinan.

2
Detrás de sus flecos
ennegrecidos por el hierro,
el aire se mira en el mar
            coqueto
                           Distraído en su imagen
una ola enorme salpica
sus huecos
Tiembla     Tirita   
Trémulo el peine           lo imita

(Elogio del agua)

Tengo las manos de ayer;

la memoria las empuña
y laten 

me faltan las de mañana.

y vuelan 
cuando un sueño las distiende

(Gravitaciones)

lo hueco gravita
lo blanco pesa
las sombras vuelan
y nos abanderan

Ricardo Landa, julio de 2002. Fotografías: Peines del viento de Eduardo Chillida de Ana Landa.

La correccional

La correccional

Dejen ustedes. Mi canto está mal hecho

como esta verdad, que está mal hecha.

Antonio Gamoneda: Cuestión de instrumento.

 

Busca los ojos de la madre
y el padrastro los eclipsa
busca la moneda del patrón
que mal paga su cansancio
busca la sonrisa de la maestra
pero la lección le dice
cuánto cala el silencio

Grita entonces
en la casa y en la escuela
en la panadería y en la iglesia
grita como perro 
que así le gritan
le echan agua y apalean
Decide morder
aullar y orinarse
sea en la harina
o en el bautisterio

Lo echan lo encadenan
le ponen en calabozo
de correccional
reza porque le obligan
canta desde el hígado
su dolencia

Raspa el hambre
el peltre en el hospicio
raspa el dolor 
en el piso de la letrina
raspa la cobija la nariz
con su podredumbre
raspa la oreja
el timbre que le ordena formación
a los muchachos

Y el muchacho llora
por la suela del zapato
llora por las costras
de sus codos
llora por el gis
que mastica cuando aprende
a dividir un pastel
en el pizarrón
entre cientos de bocas
saboreándose

Llora rabia el puño del muchacho

Y cuando escapa
lo espera el golpe del viento
sobre su cabeza a rape
lo espera
el silencio que lo echa de su casa
lo espera
la puerta parroquial
que lo tiene por bastardo
lo espera
la noche su amplio
y húmedo tejado
lo espera la luz de las patrullas

El muchacho escapa
del peltre del hambre
de la letrina y sus olores
de la cobija
y de las vidas que se pudren

Es un puño que corre
de sus miedos

Huye de la corrección con sangre
Aunque lloran sus zapatos
corre
         imparable escapa.

 

Ricardo Landa, 21 de junio de 2012. Imágenes: Murillo, fotos de muchachos y niños presos y cartón de Ahumada: Drogas.

Son té de canela azahar y frutas

Son de canela azahar y frutas

rosas en el aire

estrellas fugadas de la noche

pájaros a contraviento

montañas llovidas y mansas

nubes que acechan la aurora

pelícanos bajo la tormenta

luz que se almacena en una gema:

Mujeres increíbles de tan sencillas

músicas que vienen y que colman

mi grieta de emociones.

Sombras golondrinas incendiándome la mente.

 

Ricardo Landa, 6 de septiembre de 2012.

Retratos de: Mujer Rarámuri, Frida Kahlo,

Violeta Parra, Nahui Ollin, Patti Smith y Tina Modotti.