Cabelleras

Cabelleras

alazanas

1

La de la de aquella yegua

aquella alazana

que ganaba triunfos para su jinete

y le enjugaba el sudor

y le cubría el miedo

no de ganar

sino de bajarse de ella.

2

danielle boodo earth aflame

La de la muchacha morena

Que me rebasa

Huyendo del tiempo

Casi me tumba

Abriendo un canal al horizonte

Al ritmo de sus muslos fuertes

Y sus caderas galopantes

Deja retumbos en este vació

De mi pecho

Porque mi corazón se fue tras ella.

3

paul de luna el cuello 1280

La que peinaba en las madrugadas

Contándole cuentos y mitos

Como el de la cabellera de humo

Que tenía mi abuela

Y la cabellera de fuego

Que una noche oscura

Encendió mi cama.

4

Maldonado oscuro nacimiento

De la que al irse

se llevó con ella

mi saber

mi valor

la luz

mi imantado sentimiento

Aunque me dejó su estela

y cuando logro dormir

me cuelgo de ella

para volar lejos

del sol que me avergüenza

y de la luna que me apena.

5

Como bueyes cansados

el dolor y el querer del que abusa

van uncidos a las cabelleras:

te quiero por tu pelo (fetiche)

sin tu pelo (pensante y libre)

¿ya no te quiero?

frida kahlo pelocorto

Ricardo Landa, 1 de abril de 2013.

Imágenes: 1: Alazanas; 2: Danielle-boodo earth aflame; 3: Paul de Luna, El cuello; 4: Fernando Maldonado, Oscuro nacimiento; 5: Frida Kahlo, Pelo corto; 6: Paul Gauguin, Contes barbares mahus de Polinesia.

Paul_Gauguin-Contes-barbares-Mahus-de-Polynésie-

Zarabanda por el latir del ojo

Zarabanda por el latir del ojo*

zarabandaimg2-25

Quizás llegue a la edad
en la que el águila
desecha viejas uñas,
pico y plumas
y renueva
-después de un reposo-
vuelos, sueños clase_danza_degas-1
y vida a tiempo.
 
Quizá deje como ella
de pensar en presas
y en cualquier tipo
de cautiverios,
aunque lo vivido
seguirá en el latido del ojo 
-que es la lengua
según piensa un poeta-,
órgano de precisión asombrosa
para un íntimo acercamiento. 
 
Ocuparé mis insomnios200px-Pieter_Bruegel_the_Elder_014_detail1
-con el resto de energías
y plumas grises-
en llevar a lo más alto de la página
el oficio agreste y placentero
de evocar  y recrear sin límites
el baile sabio del ave solitaria
que esparce incendios
sobre cuerpos, sobre mundos.

201204_impresionantes-ilustraciones-digitales61

Ricardo Landa, 13 de junio de 2010.

Imágenes: Zarabanda renacentista; Clase de danza, Edgar Degas; Pieter Bruegel el viejo;  e impresionantes ilustraciones en internet.

* Con la Zarabanda de Handel.

Develamientos

20080229122352-chema-madoz_1_Develamientos

 

Besarnos

Se me revela
el espíritu de la tarde:
la luz que declina
y cae como los párpados,
cava una gruta
horada
y desde el fondo
levanta una pendiente suave
para que la sangre suba
a embriagarnos la boca.
grafiti 23
Darnos

Porque te quiero,
en el abrazo lo olvido
y parto a navegar
tus ondas
muy hondas
cavidades.
Si me hundiera
en el temor ante lo ignoto,
rescátame tirando por el oído
el hilo seguro de decirme:
te quiero mucho, cuánto te quiero.
25
Tentarnos 
 
Te amo entera,
cuando al amarte hallo
en tu nuca la memoria,
y tiento en la médula
el misterio aquél
que me hizo decidir
que te quisiera.ultimotango
 
Lamernos

Cada dedo
Los cabellos
Las orejas
Los ojos
Los hombros
Los ombligos
Y al final
la flor en botón
que destila la lumbre
que inventa nuestras caderas
orbitando como estrellas.

Descubiertos
 
Libres, sin ansias,
con el anhelo
palpable,
se empalman desde los pechos:
la una va al vergel,
el otro trepa al montuno.
Juntos
no son campos desolados,
son bosque,
nubes,  barcos
que pueblan
quebradas, cielos y océanos:
son libres
y descubiertos.

200px-Fiore_pasolini

Ricardo Landa, 26 de noviembre de 2012.

Imagenes: Diseño de Chema Madoz; grafittis callejeros;  y fotogramas de El ültimo tango de Bertolucci y de Las mil y una noches de Pasolini.

 

Al paso, verso

Al paso, verso

ralph gibson entrecruces

1

Soy el persistente que tañe tu puerta

desde el último diluvio,

sólo porque mis nudillos

escribieron ahí

una centena de versos

y esa muda barrera

se transformó en un libro,

de metal oscuro y frío,

pero al cabo,

en un libro abierto.

2

En cambio tú,

luna del destierro,

cada hora de silencio

dejas una siembra de cruces

que me entristece la frente.

Por eso evito leerme el rostro

ante el espejo,

y traduzco las cruces en mi memoria

como las x con las que me marcabas a besos.

Así vuelvo a tocar la puerta del exilio

cada noche,

así labro como mendigo verso tras verso

así burlo tus fronteras entre nubes de letras

y tú me sientes sin verme,

y llega a ti mi calor

aunque me imagines muerto.

ralph gibson

3

Pero esa tormenta de grava sobre tus muros

tendrá un fin,

siento más que presiento:

o me abres plena la puerta

y desando las distancias a tus labios

o este muñón desgastado

quedará hecho cenizas,

reposo aparente del fuego,

palabras que irán a tus ojos al tiempo,

versos de humo,  se te volverán aliento.

4

Paso con retumbos en el pecho

a escribir los versos

que derrumben tu clausura:

el agua de nuestras raíces

no se la lleva el viento

el agua es el hilo largo de abrazos que nos viste,

es la lengua que nos habla, nos acerca.

ralph gibson sombraandante

Ricardo L anda, 12 de diciembre de 2004.

Imágenes: Fotos  de Ralph  e imagen de Andrew Wyeth 

andrew wyethTanningDorotheaBirthday