Claroscuros V Dulces sueños

Claroscuros V

Dulces sueños

“El mango es la más feliz de todas las frutas dulces”

La Biblia

Anoche te soñé iluminada

por la alegría de comerte

un mango con las manos pegajosas,

untándose en tu rostro

ese sol jugoso que escurría liberado

y te endulzaba los gestos.

 

Yo me acercaba a tu felicidad

y de pronto era tu perro y te lambía

cada poro, cada vello, cada ojo, cada ceja

y el mango no se acababa

-como la zanahoria del cuento de mi abuela-,

pero este era un contento

no una burla, ni un castigo:

solo un perfume perfumado.

Come orgullosa tu mango interminable,

deja que caigan otros y rueden por el suelo

como tambores de latidos amarillos y verdes.

Deja que se pudran, púrpuras y negros,

y que te crezca su aroma, que te enrede su piel

y broten sendos mangos en tu pecho.

 

Si luego de esta guerra florida me asombro,

si pasado el festín en tus jardines

parezco perdido en un paraíso de Sri Lanka,

o la Amazonía,

despiértame con unas gotas de mango apenas fermentado

para que estallen mil fogatas en mis labios

y reviente en mi lengua

el hueso limpio del placer.

Ricardo Antonio Landa. Octubre 9 del 2007.

Imágenes:Paul Gauguin: La mujer del mango y La mujer de los mangos; Elena Casas: mangos al aire libre; Sebastían Díaz: mango y brocha.

Anuncios

Memoria a futuro

Memoria a futuro

A Leonardo Sciascia

A Federico Campbell

cine negro Películas (5)

1

En el lecho de la suerte

yo declaro en plena

conciencia de los placeres:

que amado he, esta noche maravillosa;

y que, con dudas, me amaron de día

las flores, la crítica sagaz,

la buena música y mujeres sin culpa.

Dicho quede.

Cine-negro-salobrena

La probé, me probó.

Pienso que nos aprobamos

en el abrazo que mantiene atada

a nuestra memoria,

la tenue carga de la prueba.

3

Si amarlas fue un crimen

contra el sexto y el décimo

mandamientos de Moisés,

vueltos catecismo,

apelo en contra del tribunal

y la defensa de oficio, 

quienes  se obstinan en declararme

un presunto inocente.

2012_05_11_QuimCasas_CineNegro

 

4

El que la hace la paga

era el título de la serie radiofónica

favorita de mi abuela y mía.

Siempre superaban trampas,

ardides y corruptelas,

y vencían a los criminales

la ley y el buen juicio

al final de cada capítulo.

 

De ese cuento de hadas despertaba

en las noches de domingo

cuando Arturo de Córdova persuadía

con su Apague la luz y escuche…

a  caminar a tientas

por la densa red de los misterios.

 halcón maltés

Así cruzan hoy la cuerda floja

los padres huérfanos

y rebeldes a los casos cerrados

que enviaron los fiscales al archivo muerto.

 

En la búsqueda de la verdad y la justicia

queda la esperanza de que, quizás,

como en los cuentos de misterio,

el pueblo sabio… apague la luz y escuche.

 tener y no tener140

 

 

 

 

Ricardo Landa, 29 de abril de 2015. Blog: https://elrojodelalengua.wordpress.com

Imágenes del cine negro: 1.Cine negro películas; 2. Cine negro, salobreña; 3. Quimcasas, cine negro; 4. fotograma el Halcón maltés; 5. Bogart y Bacall en Tener y no tener; 5. Foto de Lauren Bacall

 lauren bacall

GIRAR Y PERMANECER

GIRAR Y PERMANECER

Trompo detalle rw  09JPG

uno de niño
aprende con dificultad
a atar el trompo
a endurecer la cuerda
a tomarlo luego con la punta en alto
y la cabeza al suelo
a lanzarlo al sueño virando la muñeca
para que gire y gire y permanezca
entre tanto se fue mi abuela
no llegó más mi padre
algún amigo se fue de pobre y de enfermo
será que es difícil lograr que el trompo
gire se duerma y permanezca
 
joven uno encuentra
que hay juegos donde girar no basta
para que la suerte lleguetrompo-382x300
hay que tenerse confianza
y girar la moneda en la mesa
o en el aire volando con angustia
hasta que caiga y nos diga
si es cara o cruz sol o águila
aunque entre una o por otra apuesta
se va la novia se nos desaparece un amigo
un empleo se va a la mierda y otro está del carajo
se va uno de la casa a ver qué encuentra
y mi madre se me va como durmiendo
 
más adelante uno se entera
que en la vida uno pone y toma
a veces es poco lo que se entrega
y mínima la alegría que nos llega
 perinola índice
y si uno se atreve a jugar en grupo
al pon todo y al todos ponen
no se siente el sacrificio
porque sin importar que nos oigan
dioses patrones y gobiernos
gritamos desde nuestra furia
lo queremos todo
y vamos al combate hechos bola
en la punta de la perinola
y mientras duerme y culmina su cábala
soñamos que un día nos sale un toma todo
aunque quisiéramos que nos dijera
para todos todo
 
 
si bien al dedicar impulsos
a cambiar la fortuna
y convertirla en júbilo cotidiano
la vida nos ordena al atajar la perinola
pon uno dos o tres o todos ponen
por eso se nos van sin soñar los masacrados
se llevan a los ejecutados por decisiones poderosas
sacan del juego a desaparecidos
a las abandonadas los exiliados
a tantos presos torturadas
los despojados en este maldito juego
 TOUPIE2
así se aprende a vivir y a malvivir
a saber lanzar los sueños
en trompos monedas y perinolas
arte y destreza para que lo bueno ocurra
alguna persona amada se quede
o una pasión colectiva
a pesar de mil intentos y derrotas
permanezca girando en nuestro sueño
hasta la victoria siempre
 
nunca es tan fácil como se dice
la vida va feneciendo en su danza
las opciones escasean
a algunos el juego les agota
le temen a otra apuesta colectiva
a otro amor o al mismo
que se frustra en el lance
o cuando la cuerda se tuerce
queda para distintos quizás a nuevos
lanzar su moneda al aire
bailar su propio trompo
y apostar la vida
al toma y da del peón contra la reina.

 trompos de colores 4225750_249px

Ricardo Landa, 22 de diciembre de 2010.

Imagen: dibujos de tompo detalle; trompo;  perinola;Topie locomotive; trompos de colores; Teatro Danza de Pina Bausch.

bausch_rite_1434716c

Cabelleras

Cabelleras

alazanas

1

La de la de aquella yegua

aquella alazana

que ganaba triunfos para su jinete

y le enjugaba el sudor

y le cubría el miedo

no de ganar

sino de bajarse de ella.

2

danielle boodo earth aflame

La de la muchacha morena

Que me rebasa

Huyendo del tiempo

Casi me tumba

Abriendo un canal al horizonte

Al ritmo de sus muslos fuertes

Y sus caderas galopantes

Deja retumbos en este vació

De mi pecho

Porque mi corazón se fue tras ella.

3

paul de luna el cuello 1280

La que peinaba en las madrugadas

Contándole cuentos y mitos

Como el de la cabellera de humo

Que tenía mi abuela

Y la cabellera de fuego

Que una noche oscura

Encendió mi cama.

4

Maldonado oscuro nacimiento

De la que al irse

se llevó con ella

mi saber

mi valor

la luz

mi imantado sentimiento

Aunque me dejó su estela

y cuando logro dormir

me cuelgo de ella

para volar lejos

del sol que me avergüenza

y de la luna que me apena.

5

Como bueyes cansados

el dolor y el querer del que abusa

van uncidos a las cabelleras:

te quiero por tu pelo (fetiche)

sin tu pelo (pensante y libre)

¿ya no te quiero?

frida kahlo pelocorto

Ricardo Landa, 1 de abril de 2013.

Imágenes: 1: Alazanas; 2: Danielle-boodo earth aflame; 3: Paul de Luna, El cuello; 4: Fernando Maldonado, Oscuro nacimiento; 5: Frida Kahlo, Pelo corto; 6: Paul Gauguin, Contes barbares mahus de Polinesia.

Paul_Gauguin-Contes-barbares-Mahus-de-Polynésie-

La abuela y el banjo

La abuela y el banjo

Julia la abuela y Pancho el zapatero

-tras media hora de alegres cadencias

de una mandolina y un banyo acompasados-

iniciaban la despedida, ella bailando

con el resuene de la tensa piel del ukelele.

Sin soltar su mandolina, Julia

con la mano izquierda

alzaba un tramo de la falda

dejando al asomo

el estimulante torneado de sus piernas.

Don Pancho ritmaba con los pies enfundados

en borceguíes sin calcetines

y con la cabeza prendida al sombrero de ala ancha,

elegante impedimento para verle los ojos.

Sus largos dedos de uñas negras

y nudos como mapas,

punteaban los latidos

que nos partían el instante

y mi abuela era acariciada

por el banyo estremecido.

Era el testigo de su entusiasmo,

no era su sombra,

acaso era un espejo con alma.

No recuerdo haberles visto un abrazo,

ni siquiera estrecharse las manos

que tanto se miraban.

Al irse Don Pancho decía:

Nos veremos de nuevo, Doña Julia.

Nos veremos, Pancho, nos veremos,

ella reiteraba.

Años después, las vecinas de la abuela

en la sala del asilo-manicomio,

nos contaron que en las vísperas de su muerte,

ella suspiraba como si fuera un valsecito.

Armonía de la mandolina con el banyo

que Julia, en sus entrañas, guarecía.

Ricardo Landa, 24 de noviembre de 2012. Imagenes: Leyla McCalla y players de banjo y mandolina.