Deshojes

Deshojes

Respira todo el otoño en una sola flor.

Oskar  W. Milosz: La musa

Flor Garduño_hoja elegante

1

Desconocía este latir del mar:

Ella viste de rojo, enseña las pantorrillas y los pies desnudos.

2

Camina adelante, yo recojo sus pensares.

Míralos respirar en el jarrón del escritorio.

3

Estoy solo y cada mañana miento

al saludarme en el espejo.

4

Es una musa ajena; aunque tampoco es de ella,

y va al alza en la subasta.

5

Sus guiños confunden,

abisman.

6 mujer otoño

Tropieza con un suspiro.

7

Escala mi puerta el sonido de sus pasos

y el ritmo de mi espanto.

8

Lágrima, océano de mil ríos

desbocados.

9

La revolución y tú

son causa y camino: fluimos.

10

En la montaña lluviosa, el invierno

y el verano se alcanzan en los cuerpos.

11

Flechados por el violín de Ji-Hae Park,

los usuarios del metro olvidamos

que la ansiedad de primavera viaja en un vagón

colmado hasta las lámparas.

Jie hae park en la estación primaverera de chabacano

12

Ni en sueños, el sol escuece tu sombra.

13

El frescor de tu lengua abrasa.

14

La noche, la noche, siempre la noche

es el frasco donde topan

la mosca, el pez y el hombre deshojado.

a_eternidade_e1_dia

Ricardo Landa, 22 de marzo de 2014. Imágenes: Flor Garduño: Hoja elegante; red: Mujer otoño;  Foto La Jornada: Ji -Hae Park en el metro Chabacano;   Angelopuolos: fotograma La eternidad y un día.

Anuncios

EN UN LUGAR PELIGROSO

EN UN LUGAR PELIGROSO

Installation art by Michelangelo Pistolleto of Italy at Galleria Continua in the 798 Dashanzi art district in Beijing

Puesto a contar
El poeta se descubre entre el revoloteo
De palabras en laberinto
 
Una de ellas acecha sus pasos
Sus pulsiones desde la mesa
Perdida entre notas y papelones borroneados
 
Ella caza con precisión cada gesto desaforado o realista
Y sopla fuerte para que se diluya
En el aire la emoción que lo provoca
 
Pasan las horas y el poeta
Sigue como página desierta
Detenido en algún punto ilegible
 
Hace equilibrio como una garza
Para no caer de ese lugar
El lienzo al que intenta vaciar
 rafaturnes-palabras
Una lluvia de palabras
Quizás si no una tormenta
Una gota dulce como la del labio que sorbió la última noche
 
Pero sin gestos no sabe decirse
No puede solventarse
Nada derrama si están yertas de miedo sus emociones
 
Un maestro le ha dicho
Que ya no es tiempo ni lugar
De asomarse a su cara ni al día que marca el calendario cívico
 
Debe ser lenguaje
No furia ni lamento
Por ejemplo escribir estamos en peligro
 
Se ha vuelto grotesco ocioso
Rutinario periodismo o historia
Pérdida de los milagros que salpica la lengua
 
El poeta ha decidido librarse del peso del maestro
Cierra los ojos levanta la oreja más próxima a la palabra fauces
Voraz caníbal de la pasión y de la crítica
 
Sus utensilios el cuchillo y el tenedor
Con los que lleva  no del plato a la lengua
Sino a la inversa  el sabor de su poesía
 
Espera que la palabra fauces fastidiada se duerma
O se distraiga con una mosca etérea para escribir de golpe el primer verso:
En un lugar peligroso y oscuro, te siento.

ulises16 Angelopoulos

Ricardo Landa, 17 de diciembre de 2013.

Imágenes: Pistoletto: Laberinto; Rafaturnes: Palabras; Theo Angelopoulos: fotograma de La mirada de Úlises

El baile de Eleni

El baile de Eleni

A Grecia, la Eleni de Theo Angelopoulos

El acordeón resopla 

Esperándote, esperándote,

Con la voz de la tristeza,

Como sábanas en el tendedero

Danzan las almas de los prófugos;

Como las sillas y mesas apiladas

En el bar de las almas quebrantadas,

Esperándote, esperándote.

Bailas con los parroquianos,

Uno tras a otro ciñen tu cadera

Abrazándote, abrazándote.

Vestida de blanco bailas huyendo.

Valsas como las olas,

“Soy una desterrada en todas partes”,

Balsa abandonada al viento,

Esperándote, esperándote.

No es desleal nuestro amor,

La guerra interminable nos separa.

Que  nos libre la música:

 Amapola, amapola,

Roja flor de la fortuna

Y negruzca semilla que nos mata.

Baila Eleni, has que respire

En la otra orilla

El lánguido acordeón.

Ricardo Landa, 2 de mayo de 2012. Imágenes del filme Eleni de Theo Angelopoulos.



El paso suspendido

El paso suspendido

                                 “No olvides que ha llegado la hora de viajar
                                 El viento se lleva tus ojos lejos”*

 

(Sinopsis)

Ahora entiendo:

hay que callar a veces

para encontrar la música

que se esconde detrás del sonido de la lluvia.

Si todo lo que toco duele

¿cuál ha de ser la palabra que dé vida

al sueño colectivo que borre las fronteras?

Comencemos por darnos el nombre

de emigrantes enloquecidos por las fronteras.

¿Cuántas fronteras nos falta cruzar

para llegar a sentir esas manos y oler

su cabello?

Sólo falta el hilo del cometa

que nos lleve lejos del esto es mío

a ese todo es de todos.

 

(Paráfrasis)

En un barrio de pobres

migrantes, refugiados de las calamidades,

hay un bar donde se toca jazz y se baila.

Ahí una mujer triste, se come con la mirada

tu inquieta soledad.

Descubierta, te retiras

aunque sientes la carga de su vista

sobre tu espalda. Te deslumbra

su rostro. Callada viene paso a paso

a saltarse las fronteras, te acompaña

a la habitación número siete

a repetir historias.

Entran a amarse como extraños,

en silencio e impacientes,

como los que se conocen, no en un cine,

sí en un bar con jazz y cervezas.

Son la misma herida, todavía abierta.

Ella se va, dejándote un nombre ajeno

que grita cuando mueren por un instante.

 

(Tesis)

No suspendas el paso,

las cigüeñas viajan cual cometas.

(Antítesis)

Es tiempo de viajar,

tus ojos ya van lejos

y evaden los retenes.

Ricardo Landa, 6 de agosto de 2008.
* Verso clásico griego y lectura del filme: El paso suspendido de la cigüeña, de Theo Angelopoulos.  Imágenes de sus películas.