Horror en el tren azul

Horror en el tren azul

“La muchedumbre de muertos”

La Odisea, atribuida a Homero,

Canto XI: “La evocación de los muertos”

kenyan train blue

Así llora el Tren azul su llegada,
porta en sus vagones ruidosos
y en repisas abiertas,  
como en las recamaras infantiles,
a cientos de muñecas rotas.
horror en Kenia wreed la jornada
Las de este año vienen de Kenia,
de Nairobi y Kisumu y huelen a gas
del que deja lágrimas resecas, estalactitas
en la garganta y blues en sus caritas.

Huelen a guerra, y bajo de la guerra a pobreza.

Sus píes de cadáver asoman
con botas rojas navideñas 
o verdes para esperar que las llenen Los Reyes.

John Coltrane no soporta ver a las más descalzas 
con las piernas quebradas, y frena:
¿Por qué no mueven los ojos y hablan las muñecas?
Quizás por el tapón de sangre en su nariz
o la cortada en el pecho. Otros periódicos
muestran niñas decapitadas.

Van rígidas y sin caja de regalo,
no las despierta el silbato azul del tren.
Conservan sus cobertores revueltos,
sus boinas de hilo para aliviar el frío,
sus calcetines rayados para andar la muerte.
Mucho han caminado las vías de la muerte.
sem-kenia3
Jhon Coltrane detiene su locomotora.
Se va mejor a morir de pena por los rieles
y deja que Miles Davis pregunte al abismo
y a la muchedumbre de muertos: 
¿So what?

 kenia

Ricardo Landa: al mirar en La Jornada: Horror en Kenia, de las niñas y niños muertos por la represión de Estado, apilados en la morgue de Nairobi traidas por en El tren azul; 4 de enero de 2008. Imágenes: Tren Azul de Kenia; Horror en Kenia, Niños muertos apilados, La Jornada; Niño  Kenia3; Niños de Kenia; y Miles Davis y John Coltrane juntos en ¿So what?

miles-coltrane

Son Cassandra y Nina

Son Cassandra y Nina

A Cassandra Wilson y a Nina Simone

Noctámbulas 

tangibles al tímpano

una tras otra y a ratos juntas

cantan

y me muerden el centro

lo mastican

y su voz se espesa

con la dolencia del abandono

No me dejes no repite Nina en francés

Cassandra derrama sal y alma

Cuando degluten entero

a mi desencajado perseguidor

el cántaro de sangre absorbida

alivia su grito hasta el murmullo

Gimen  suspiran

su balbuceo

su soplo de aguardiente

sacuden y pulen

las teclas del paño oscurecido

y al levantarse el polvo de estrellas

oh soul mío 

son tus ojos que relumbran

titilan un blues de labios superiores

con un piano vibrante de jazz suturan

afinan y lamen las dolientes cuerdas de la vida.

Ricardo Landa, 27 de marzo de 2012. Imágenes de Cassandra y Nina de la red.