La doncella y el pescador

La doncella y el pescador

La doncella habita en la torre

de un castillo en el aire, sola

remeda el canto de María Bethania

yo no soy de aquí,

yo no tengo amor

e imagina al marinero

perfecto como un dios

de la misma canción.

La doncella no despierta

de su ilusión en las alturas,

mientras, al lado de su ventana

pasa el pescador sencillo,

viéndola desde la verde mirada de la bahía,

él vuelve del mar con su red copiosa

de peces dorados sorprendidos

en la noche turbulenta

de un mar oscuro bañado por los rayos

como el esplendor de su piel.

Ah, doncella, no te encierres en la torre,

baja a comer de mis manos

que te convidan el íntimo secreto

de los mares, saborea la sal que traen

mis labios, no hablan de más dios

que el de este varón que cala

con su caldera el sol de los trabajos.

Vengo de donde los vientos

apuran o detienen mi barca

para que capture peces de colores para ti.

No es aquel aire de tus sueños

el que me mueve, son las brisas,

ninfas festivas del deseo.

mg 001

La doncella sigue en su canto

enamorada de un dios perfecto,

pero, ay, en el bajo vientre lleva

el hambre y la sed

de un hombre entero.

El pescador ya pasó por su ventana,

mantiene en celo el aire a la doncella.

Ricardo Antonio Landa, 23 de agosto de 2018

Imágenes: Internet: Doncella en las alturas; Leonora Carrington: Máscara facial; Guillermo Porras: Pescador; Gonzalo Carrasco: El pescador; Maleen: La doncella ; Kurt Ewvall: El pescador y la sirena.

 

Anuncios

El arte de pinchar el globo

El arte de pinchar el globo

 Bansky-

Un obrero pincha el globo

y el carro no se mueve

en la línea, y él respira, descansa.

Caen por las goteras del mercado

las acciones de la Ford y la Toyota.

 banksy--644x500

Una joven pincha el globo

y sale de su casa sin permiso del padre,

del novio, del marido o del gobierno.

Se mira en el abrazo de otro joven u otra como ella

y el aire de este mundo se refresca.

La tierra vuelve a ventilarnos con su brisa.

 sirena mariposa aldea global

Un migrante pincha el globo

y cruza la frontera,

burla a la migra.

Se abraza a las redes del mutuo apoyo

y ahí refunda la comunidad

de muchas lenguas, tantas fiestas

en la boca del lobo.

 sem-migracion3

Una mujer y un hombre pinchan el globo

y al amarse, el miedo se les encoge tanto

que pueden guardarlo

en el bolsillo de sus alertas.

 amantes-120-acrilico-lienzo-60x70com-coleccion-privada

Luego de que hayan leído poesía

en sus pieles temblorosas,

el obrero, la joven, el migrante

y  la mujer y el hombre

que pincharon el globo a su querer y entender,

pondrán al miedo sometido

en una caja de herramientas

y en lugar visible.

 __kumiai_Resiste_

Cuando sea necesario

irán a ver que el miedo siga pequeñito

para atrevernos a pinchar el globo

del me jodo, del valgo lo que virgo, del me atoro,

de la culpa, de la envidia, de los celos, del miedo

y de la posesiva obsesión

del esto es mío y lo consumo

y nos inflemos de ilusiones.

quotes graffiti banksy boston street art 1919x1199 wallpaper_www.wallpaperfo.com_79

Como si lo dijera nuestra abuela sabia:

si nos asusta el pinchar el globo

vendrán la Ford o la Dupont, el mercado, los patriarcas,

el gobierno, la migra y el miedo que engarrota

ante las prohibiciones del sistema

y nos desinflarán como un globo.

 

Ricardo Landa, 8 de agosto de 2014.

Imágenes: 1,2 y 7 del arte callejero de Banski; 3: Digitalización de Sirena global; 4: Migración, viñeta en jornada semanal; 5 Nicoletta Thomas: amantes 121; 6, cartel de Kumai resiste; y 8 pinta pensamiento de Mafalda.

sonrie desentona con el mundo mafalda