Con la lengua del lince

Con la lengua del lince

De la serie  Claroscuro IV

“El lince parece bastante menos inteligente de lo que creíamos que era. Quizá tenga muy buena vista, pero después en sus conductas es un animal que corre muchísimo, y al correr muchísimo hay veces que no ve, no se para a ver adonde tiene que ir y por eso en vez de ir por debajo va por arriba. Yo no he comprobado que haya pasos, pero a mí se me ha dicho y me lo creo.”

Sra. Secretaria General del Medio Ambiente del Gobierno del Reino de España, doña María del Carmen Martorell Pallás. Citada en el artículo: Sobre la agudeza del lince, versión Ecoportal. Net

Alguna vez quise ser lince

Pero mi vista es tan corta

Que casi huelo la pantalla

O el libro y sus pegaduras tan saladas como amar/

Pero ello no me quitaba la rapidez

Y si me estiraba en la cama

Frente al espejo

Con mis lunares esparcidos

Y la pelambre blanco prematuro/

Me imaginaba ser ese felino

Supuestamente sagaz y/ sin duda

Pronto en llegar a ninguna parte/

Pero/ aunque no fuera apropiado ni correcto

Según las funcionarias de la naturaleza

Comparar con un lince a un ser “superior” como el hombre/

Es de mi gusto echar la legua

Con la lengua/ sólo con ella y sus alcances.

Por eso me dedico/ con la lengua del lince

A sacarla

A dejarla ir sin ritmo

Enrollándome la vida.

 

Lengua de lince miope/ dirás/

Estirado y de pecosa apariencia/ como habrás visto/

De pelambre más bien rala/

Pero  bigotón/

Habrás pensado subsiguiente/

Aunque tiene su olfato para dejar palabras

Que te hacen presa/ no tan fácil es cierto

Pero su presa/ sin más asombro

Que lo que su lengua dicte

Interminable en su sin son ni ton

Sin orden pero como un mundo común.

Una babel de lenguas/ no va mal en  tiempos de silencios.

 

Con la presión de la sangre agitándome la lengua y cerrándome los ojos.

Ricardo Landa, 3 de mayo de 2008,

Fotos de linces de Marina Cano y la penúltima sobre el frenesí sexual de los linces en la internet.

Anuncios

El quinto elemento

El quinto elemento

el-quinto-elemento

(Columpio en un verso a verso

rudo o emotivo como un lobo

aunque a veces

una triste balada monocorde

colgada de los cuernos de un venado)

 

Poco a poco comprendió

qué tan tenue era su red,

apoyada en el cielo de un lado

y en el otro, en un espejo de agua.

el-quinto-elemento02

Ella creía ser un puente tembloroso

que en las madrugadas siente el paso

del viento solitario y beodo

que la cruza al regreso de la cama

de la insaciable hoguera.

quintoelemento

Y percibía al florearle el alba

el vaho ácido y salino del amante a tumbos

que se acodaba

sobre su barandal

soplando nubes del alcohol sobrante

derramadas en su sexo.

635014_el-quinto-elemento

Ella hubo de ser también

el destino y la morada

de un quinto elemento

con ojos y cuerpo de venado

de cuyas astas columpiaba

su tenue red de afectos.

 

9-el-quinto-elemento-luc-besson-1997_reference

Como todo buen mortal

el venado se ha disuelto.

Es apenas un casi olvido donde

con nostalgia desprevenida

se recuesta la luna cuando mengua

para soñarse amparada

acunada y sostenida

en su vieja cornamenta

para volver a alzarse de su noche depresiva

creciente autónoma y serena

como la gallarda rosa

de estos que serán al fin

sus mejores tiempos.

quinto-elemento-mila-jokovitch7a4

Ricardo Landa, 14 de agosto de 2011.

Imágenes: fotogramas y animacion del Filme : El quinto elemento de Lucc Besson.

quintoelemento_5gr

 

A la orilla (3)

A LA ORILLA 3*

lucía mancillaLa_casa_del_arbol_75x105_web

Hasta que tuvo un hijo de mí

me acerqué a su casa una noche fría.

Habíamos estado los tres mirando

las luces de la navidad en el Zócalo.

 

Ella me señaló cual era su casa.

 jose hierro dibujp sem-rostro

No entré sino trece años después,

cuando nuestro hijo cumplía años

y comimos tostadas con su familia.

 

Esa noche vi cuál era su cuarto.

 

Conocí su habitación otro día,

cuando nos quedamos juntos

porque temprano habría que pintar

en los muros de una cárcel:

QUEREMOS LA LIBERTAD.

 libertad_1

Su cama era amplia y tibia.

Y su piel hizo la noche muy tersa.

 

La he vuelto a ver a lo lejos

en el mitin donde habló

de no rendirnos.

Todavía imagino cuán amplia

sería la vida con ella.

manuel álvarez bravo tres árboles y una casa

Ricardo Landa, 2 de agosto de 2014. *De la serie A la orilla.

Imágenes: Lucía Mancilla,  Casa del árbol; José Hierro, dibujo su rostro; Mujeres Creando: Libertad; Manuel Álvarez Bravo, Tres árboles y una casa; Grafiti: Sin mujeres no hay revolución.

mujeres_lucha-400x320

Las muchachas

muchachas las makonde SS190-B

Las muchachas

 Gauguin Muchachas con flores de mango _1

Cucharas abandonadas
En el atardecer de una cama

El arco del cielo brilla en sus perfiles
Incendio de los pájaros que alcanzó la noche

Son las provisiones de un amor
Que come a deshoras

Que se hunde en el frasco de miel
Y mancha manteles alfombras y sábanas
Rocío bendito sin desperdicio Flor+Garduño_+

Esculpen en abrazo suave
Un sueño afinado con las yemas de los dedos

Son una pieza de cerámica
Torneada en tiempos de diluvio

Cuando apenas los codos sobresalen
De su empalme
Se convierten de cucharas en jarras
Colmadas de lloviznas.

 4rojolenguaColor

Ricardo Landa, 3 de mayo de 2009.
Imágenes: Red: Las makonde; Paul Gauguin: muchachas con flores de mango; Flor Garduño: muchachas; Ana Laura Landa: ilustración 4 al libro El rojo de la lengua.

Cabelleras

Cabelleras

alazanas

1

La de la de aquella yegua

aquella alazana

que ganaba triunfos para su jinete

y le enjugaba el sudor

y le cubría el miedo

no de ganar

sino de bajarse de ella.

2

danielle boodo earth aflame

La de la muchacha morena

Que me rebasa

Huyendo del tiempo

Casi me tumba

Abriendo un canal al horizonte

Al ritmo de sus muslos fuertes

Y sus caderas galopantes

Deja retumbos en este vació

De mi pecho

Porque mi corazón se fue tras ella.

3

paul de luna el cuello 1280

La que peinaba en las madrugadas

Contándole cuentos y mitos

Como el de la cabellera de humo

Que tenía mi abuela

Y la cabellera de fuego

Que una noche oscura

Encendió mi cama.

4

Maldonado oscuro nacimiento

De la que al irse

se llevó con ella

mi saber

mi valor

la luz

mi imantado sentimiento

Aunque me dejó su estela

y cuando logro dormir

me cuelgo de ella

para volar lejos

del sol que me avergüenza

y de la luna que me apena.

5

Como bueyes cansados

el dolor y el querer del que abusa

van uncidos a las cabelleras:

te quiero por tu pelo (fetiche)

sin tu pelo (pensante y libre)

¿ya no te quiero?

frida kahlo pelocorto

Ricardo Landa, 1 de abril de 2013.

Imágenes: 1: Alazanas; 2: Danielle-boodo earth aflame; 3: Paul de Luna, El cuello; 4: Fernando Maldonado, Oscuro nacimiento; 5: Frida Kahlo, Pelo corto; 6: Paul Gauguin, Contes barbares mahus de Polinesia.

Paul_Gauguin-Contes-barbares-Mahus-de-Polynésie-

Las mujeres de Degas después del baño

Las mujeres de Degas después del baño

edgar-degas-desayuno-despuc3a9s-del-bac3b1o-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

  
Después del baño
llevan el olor del  jabón a la cama
y pintan con él su silueta.
Queda en la sábana, en la almohada,
en la humedad de la toalla,
en la mano conocedora
que sopesa los senos.
 
Preferido de todos los lugares
donde el jabón de baño vuelca el sahumerio
es el recinto floral,
el sexo lamido y frotado,
boca, piano y tambor de comuniones.
 edgar-degas-despues-del-baño-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri
Tras el baño de amores,
llega el placer del chocolate
y, en el sopor,
sobre la sábana crece
el ámbar de la gota
que pende de la entrepierna .
 
Ahí trocan el soplo espumoso
al bálsamo de perfume ungido
en el que las envuelve un baño nuevo,
de tan amable sacramento.
 

Ricardo Landa, 11 de agosto de 2013. 

PINTURAS Y MONOTIPO : EDGAR DEGAS

edgar-degas-banistas-obras-maestras-de-la-pintura-juan-carlos-boveri

Pulsaciones

jorge perez vega109  Pulsaciones

Primera
Se contrae, se distiende
El alma en este arrullo
De los pechos que amamantan
Con latidos lácteos
Estrellas que salpican
El cielo.
Dibujo-de-JPV-4-1
Segunda
Uno siente que se deshace
El nudo
Que se nos salen los adentros
Y de inmediato quiere atarlos:
Esfínteres amorosos
De inocentes soledades
Con los que uno aprende
El sentido del placer de estar con uno.

Tercera
Los labios pulsan
Y arden abultándose
Igual las yemas de los dedos
Que reconocen otros cuerpos
O que los adivinan en los pezones
Erguidos
Como sonámbulos de las tentaciones:
A la prójima palparla 
Con la más ferviente dicha.

DIBUJOJPV-13buenooo2Cuarta
El cerebro la sueña
El deseo está en vigilia
Hace latir el pene
Y lleva la mano
Al encuentro de uno
Los roces que nos turban
Los anhelos que nos oprimen
Y apresuran:
Va a la garganta del gallo
El salto de la fortuna.

Quinta
Puede ser en una playa
O en una cama casera
En un hotel con espejos
O en el rincón oportuno
Puede ser a piel entera
O a la  parte que se desnuda
Zonas que se relajan y entregan
Al pulsar de cada poro
Que se aproximan y frotan
Se agitan, se penetran
Para que tiemble el mundo
Y exhale, caracoles de amor,
El humo.
Francesca Woodman2
Sexta
Es la electricidad del cerebelo
Es otra vez la piel, sus pliegues,
La boca, el ano, el pene, la vagina.
Manarán pensamientos
Dislocados por millares
Antes y después del estallido:
Gozar es ser, saber y sentir con todos los sentidos,
Aunque mejor es sernos,
Amarnos y abolirnos
Contraídos y, por un segundo, extinguidos.

Ricardo Landa, 28 de noviembre de 2012. Imágenes: 1  2 y 3: Jorge Perezvega; 4: Francesca Woodman y Manuel Ahumada: Mi vida en el limbo.

La vida en el limbo