Manda la palabra*

Manda la palabra*

Para el pincel de Ana Landa imperio de los signos 100-4-i

¿Ser A?**

Pasan las olas, pasan ofreciendo conchas de caracol a los cangrejos.

barthes el imperio de los signos 9782757806456

 

¿No ser A?

Qué distante está el mar esta noche y tú despierta.

Ni A ni no A

La alta luna tiembla en la humedad de su vientre.

Lo que A desconoce no calla

Los ojos que brillan: aves fugándose de la cabellera del bosque, y el bosque grita.

¿Quién pudiera ser si no es A?

Las palabras escritas en japonés llueven sobre las montañas de la estampa.

A somos todos

El ritmo de las sombras de las hormigas, llevando granos de azúcar.

cinepd-Sobre-The-Pillow-Book-e11546525

A sin A

Cubre la nube a la luna y las aguas en el lago murmuran.

A la vez A y no A

Al principio del poema, un rostro sereno nos lee, cuando nos ha leído, sonríe.

 

 

Ricardo Landa, 8 de septiembre de 2015

Kanji 42-17376041

*Título traducido de una obra del saxofonista  nórdico Jan  Garbareck que toca acompañado  del brasileño Nana Vasconcelos con sus instrumentos de cuerda y percusión ancestrales.

** Juego con la evocación en los subtítulos del texto de Roland Barthes: “La exención del sentido”, dentro de su libro ilustrado sobre el Japón: El Imperio de los signos, al referirse a las proposiciones del Zen y al “paradigma  perfecto” de la lingüística estructural. Editorial Mondadori.

Imágenes: acuarela,  imperio de los signos; portada libro: Barthes, El imperio de los signos; estampa sobre The pillow book; Kanji: pajaritas y signos en papel; Y Hokusai: gansos en el Fuji.

hokusai-fuji-cranes

Anuncios

meses como espuma

meses como espuma

l_chagall_promenade

1

Que me baste su alegría

donde la halle

2

Era y es utopía

Amarnos en este cuarto de pobres

“donde quepamos todas con su pan en la mano”,

dirá Esmeralda la zapatista a fin de año

artehaití

3

Pero pesa el sol en las alas

pesan los polvos de la tierra donde yace mi madre

el  polen le pesa a la mariposa

4

Iremos en rumbos opuestos y tan cercanos

llevaremos cabellos de luz para la negrura

5

Cada día de trabajo

dignifica los suspiros del caracol

pero la caracola trabaja a destajo y en eso no hay felicidad

accion

6

Es junio y no consuela

esta resequedad del campo

donde sin soñar no duermo

7

Alzó ella la voz

también mi amigo y hermano

les escribo poesía y les duele

sin ellos soy un tronco abatido por las olas

8

¿Y si vienes y si hablamos y así se siega

la maleza de las desconfianzas?

9

No has de venir ahora

como decías que quisieras

debo entender a mis años que tus navegaciones

van por la ruta del ámbar de tus ojos

En espera de Adan - blog

10

Eres y serás tú de ti reconstruida

y para mí  todo

soy espuma en tu playa infinita

11

Naviera la luna disfruta del viento a toda vela

de Haití al Kurdistán de Tutuapa a Corea

de Québec a  Motul  de Coyuca a Zozocolco

 cuatroPorto

12

No es mala idea ser el breve trago de espuma

Que cosquillea tu lengua

 

Ricardo Landa, Cuernavaca, México, 31 de diciembre de 2007. Imágenes: Chagall: novios o prometidos; foto: arte de Haití; pinta de acción poética; Jacobo Silva Nogales: En espera de Adán; Ana Landa: Convento y naves sobre el Porto;  Ballet de Pina Bausch: Reina del viento.

Este pan lleva de mí la noche común

Este pan lleva de mí la noche común

14-Panaderia

Este pan lleva de mí la noche común
El sueño que forja escaleras
Hacia el más limpio de los aires
 
El del grito perdido entre los gritos
 
Mi pan me sabe a cada uno de ustedes
Soñadores fermentos de tierra
Que se pisa que no se pisotea
 mujer con vela en el panteon mutschlechner
Tierra de trigales y maíces criollos
 
Hogar y hogaza  sendero de moronas
Hacia la libertad de los libertos
Esta tierra y el pan son mis trozos
 
De reivindicación de los hambrientos
 
Pan a puños libertad a los lechos
Que se salen del río y mojan
La noche del amante amasar
 
Es un pan dilatado con tu levadura
 pan
Esta hinchazón que late
Y que navega en nuestra sopa
De letras estrellas y caracoles
 
Este alimento terrestre démoslo hoy

escuelita-Panaderia_ColectivoMujeres

Ricardo Landa, 20  de noviembre de 2009.

Imágenes: Panadería nigeria; Mujer mixteca con vela, México, Mutschlechner; trabajadoras huelguistas de Pan Rico, España; Escuelita zapatista, panadería, Chiapas, Colectivo de muejres; Pobreza infantil y solidaridad, Cualquier lugar del mundo.

solidaridad

Nubes soft

Nubes soft

 Caracol de la melancolía…

Octavio Paz a José Lezama Lima

Alexei Jawlensky - Yellow Sound (1908)

El caracol de la nostalgia
El venado esperanzado
El corazón del antílope en las puntas
desgajan
cada uno a su maneraantílope alebrije 3363919646_35417eb3f3_m
las nubes amarillas que ocultaban
a la luna
 
Al avistarla
se desmayan
 
Trasladan a las montañas
la casa
la corona
los rayos que olvidó el demonio
 
Y allá encaramados
miran la casa de la amadaOLYMPUS DIGITAL CAMERA
sobre las nubes amarillas
de Alexei Jawlensky
 
Alcanzan en sus delirios
a respirar los aromas
suaves y engañadores
de quien no quiere acompañarlos
 
Nubes soft
amarillas de polen
atavíen con un sol expresionista
a la novia que nos abandona
en lo más alto de la sangre
y hagan que se alce entera
 
Digan a la  luna olvidadiza
que lea la espiral caracol ALEBRIJE_960creciente
de unos versos trazados
con apenas un hilo de voz ancestral
que venga al bosque en los ojos imantados
del delirio
como pieza inocente ante su flecha
que admire los audaces escalamientos
y erecciones en los cuernos y la barbilla
del ermitaño
 
Que suba se atreva y elija
con quién ejecutar primero segundo y tercerojawlensky-chica-de-cara-verde-pintores-y-pinturas-juan-carlos-boveri
o todos a una
las cabriolas amatorias del circoiris
 
Sus amantes seguimos trepados
 
en la leal
montaña de la melancolía.

 

jawleensky Bildstreifen_02 Ricardo Landa, 30 de mayo de 2013.  Pintura de Alexei Jawlensky; Nubes amarillas sobre una casa campesina; Muchacha de cara verde y Bildstreifen. Objetos: Antílope alebrije de Oaxaca; Venado alebrije; y Caracol alebrije de Oaxaca.

La música de las nieves eternas

La música de las nieves eternas

salgado_sumario_normal

Antecedente del hombre
La música de los glaciares
El agua y el viento ensamblados
Crearon montañas de hielo
 
El mundo dando un paso adelante
En la escalada del tiempo
 
El tiempo del tintinear
Horadando silencios
Llamando al fuegoivorypressrongronginri2 fundidor del témpano
 
Y luego el hombre y la mujer
Abrazándose en el frio
Concertando una música de roces
Rasgueos en la guitarra de sus vientres
 
La historia no fue así
Este es un contrapunto
Al silencio
Y al tiempo mal curvado
 
Los glaciares se deshielan aún
-Derrumbándose peligrosamente
Es cierto también-
 
Suena cálida música
No se quema como el planetaglaciar rompiendo
Que casi deshacemos
 
Al principio el deshielo
Abrió a la yerba su compás
Como una nota en Sol
En la pauta de la tierra
 
Valió la pena la espera
Que agita aún las cuerdas
De tanto instrumento
Como la lengua cuando pide amor
Canta ensueños y leve
Danza en el caracol de las orejas
 relatos ni
Valió la pena descubrir
El tropel de manos sobre la piel
Batucadas de maderas
Y de metales antes yertos
 
Ya lo habían hecho los árboles
El viento sobre las cuevas
Los pájaros en las ramas
Y el río siempre el río de la música
 
Ahora somos un río de ruido
Que nos ahoga los oídos
Y carcome los cerebros
Aunque al fondo de su cauce aún gotea
El primer derretimiento
Y  el trémulo verde
De savias verdaderas
 tumblr_m7leocP2nR1rwxhnfo1_500
Buenos tonos significa buenos días
Buenas noches son notas deliciosas
 
Buen tiempo el del aliento
Que gime el saxo en el sexo más próximo
 
Acompasados  arpegios armónicos
Y melodiosos descongelamientos
De las nieves perpetuas del silencio.
 

salgado 250784-970x600-1

Ricardo Landa, 3 de abril de 2013. Fotos 1. Sebastiao Salgado: Glaciar;2. Ivory press; 3. Glaciar rompiendo; 4. Relatos Ni; 5.  Sebastiao Salgado: Amazonas.

Errantes, dispersos

Errantes, dispersos,
los amantes del día
somos irrepetibles.
Reinventamos a tumbos
la sombra y el cuerpo del amor.

En el beso dado y en su deseo
abre labios la psique,
y desenrolla el corazón
esa lengua bífida
que siente, que piensa.

Alimentamos libertades
con pequeñas certezas,
alpistes para alzar el canto.
Hasta que hundidos en un sueño,
los de hirvientes mejillas
nos desvanecemos en el aire.
La vida se nos va por un agujero negro.

Y cuando parece que todo termina,
que el amor fue consumido al extremo
y se han desecado nuestros abrazos más tercos,
en algún rincón del mundo llueven  lenguas frescas,
y nuevos amantes se hidratan sorbiendo estrellas.

Las hojas del árbol del cada día 
-como los amantes- buscan fecundar
sueños incansables bosquejados en el agua,
tenaces caracoles del deleite.

 

Ricardo Landa, julio de 2007. Imágenes La calabaza y el caracol, Manuel Álvarez Bravo y Caracol, Francisco Toledo.