Abigarrada Bolivia

Abigarrada Bolivia

Nada la gobierna

Esta manchada de mañana a noche

Pero sus obras son amores límpidos

Transparentes lienzos por donde se ve que sus obras

De lavandera

De deshollinadora

La han manchado como la llama que se revuelca

En las tierras cenizas de El Alto.

Nadie la gobierna

Pero ese sombrío manto que porta

Se tejió por manos múltiples

De urdidoras de sueños

Mientras las papas hierben

Y la chicha aguarda volverse

Oleaje de lo recíproco.

Nunca la gobierna

Una sola raza, ¡no son razas, carajo!

Una nación solita de pueblos muchos

Una clase por dominante que haya sido

Y ni las dictaduras la gobiernan

Parece poco decir que no la gobierna el gobierno

Que gobierna turno a turno y cobra por ello

Y fracasa si quiere despojarla de sus mezclas.

Pero a saltos como que se gobierna

Con consensos

Con encuentros y actos comunes nada corrientes

Unos marchan como hormigas y se juntan y gobiernan

Otros bloquean caminos como montañas y se juntan

Tienen cuarteles que son cerros donde mandan

Y tienen fiestas con ruidosos estallidos

Donde danzan polleras con sombreros

Y lo oscuro y lo luminoso los junta

Y hablar les junta porque se escuchan

Porque hablan de lo que saben

Y porque afirman las palabras con los hechos

Mírales convidarse con las despensas cuando hace falta

Les junta como si dijéramos que les autogobierna.

Luego sigue así como es Bolivia

Porque nada la gobierna.

Y qué bueno que sea ella la que a saltitos

Como llama de Los Andes

Arriesgada andariega por los desfiladeros

Abigarradamente

O sea de manera autónoma pero con querencias

Se gobierne para que nada ni nadie la gobierne.

Ricardo Antonio Landa, 24 de mayo de 2016

Imágenes: 1: Ilustración de Los pueblos caminando;  2 Fotos de mujeres aymaras y quechuas bolivianas en la resistencia; y una ilustración con la Wiphala, bandera de los pueblos originarios ancestrales. Sigue leyendo

Zarabanda por el latir del ojo

Zarabanda por el latir del ojo*

zarabandaimg2-25

Quizás llegue a la edad
en la que el águila
desecha viejas uñas,
pico y plumas
y renueva
-después de un reposo-
vuelos, sueños clase_danza_degas-1
y vida a tiempo.
 
Quizá deje como ella
de pensar en presas
y en cualquier tipo
de cautiverios,
aunque lo vivido
seguirá en el latido del ojo 
-que es la lengua
según piensa un poeta-,
órgano de precisión asombrosa
para un íntimo acercamiento. 
 
Ocuparé mis insomnios200px-Pieter_Bruegel_the_Elder_014_detail1
-con el resto de energías
y plumas grises-
en llevar a lo más alto de la página
el oficio agreste y placentero
de evocar  y recrear sin límites
el baile sabio del ave solitaria
que esparce incendios
sobre cuerpos, sobre mundos.

201204_impresionantes-ilustraciones-digitales61

Ricardo Landa, 13 de junio de 2010.

Imágenes: Zarabanda renacentista; Clase de danza, Edgar Degas; Pieter Bruegel el viejo;  e impresionantes ilustraciones en internet.

* Con la Zarabanda de Handel.

Tarde de samba

Tarde de samba

Danza aquí

Samba-2

Al mismo compás de la canción

Danza y suelta el suelo

Deja atrás el cansancio,

Sigue el compás, su revuelo.

Un peso leve salta a lo ancho

Del sueño

No bebe el veneno rancio

Del empeño

Vuela el poema de larga cola

Alta su estrella

Y en el brillo de su aureola

Cada palabra es ella

Estrella

A pesar de mí

samba

La tristeza se fue

La abrazó un cuervo delirante

La meció la luna en la punta de su cuerno

La enredó en sus olas el océano y la arropó de espuma

La alegró el canto que brota vibrante de la tierra  y se vuelve humo de volcán con ella

Me dejó la samba de la tristeza.

Para dejar de llorar

2097nota

La hierba, como una sola,

Como filón de oro en el desierto

Atrae ojos, manos, bocas

Y dientes que la mastican y la hacen algodón,

Energía,

Un goteo renovado de la sangre que afina la cabeza,

Que levanta la frente

Y anima la vida.

Como aquella que llaman ombligo de Venus.

Hierba, hierba, hierba, hilera de sueños en tus brazos verdes de mujer

Que oscilas columpiándote en el viento.

mark-laita-serpientes-L-ksWXpM

Ricardo Landa, Tarde de Samba del 8 de febrero de 2007. Imagenes: 1, 2 y 3 pinturas de samba brasileña; 4: Mark Laite, Serpientes.