Alabanza a una muchacha imposible

Alabanza a una muchacha imposible

1

No puede ser,

ella no está aquí

hace años murió

pero sus pasos

andan en este polvo,

se hunde apenas en el sillón

donde se deja caer, liviana,

con el plumaje mustio,

y se queda dormida de cansancio.

2

Descifro su presencia

en esta página azul

donde la noche se avecina.

3

Hacía falta que vinieras,

da tanta sed tu ausencia.

 

4

Al azar te trajo el viento, al azar

azotaba la ventana y la calma

de este encierro.

El siseo del lápiz

y el roce de mi mano en el papel

iniciaron este requiebro.

5

Las alas que te cubren

vienen húmedas,

habrás cruzado una tormenta

o volado desde el mar.

Ahora eres una caracola

con barro en las mejillas

y en los pies descalzos.

Quizás llovió en tu tumba.

6

Cuando te fuiste no pude verte,

no alcanzaron mis uñas

para encontrarte.

Me dijeron que estabas pálida

y contrastaba con tu cara

un hilillo de sangre.

No tenías alas entonces

¿quién las produjo tan tarde para el caso?

Pero te hacen más bella, pajarita.

 

7

Sé que no se remedian las alas rotas,

pero si te consuela,

cuando despiertes

me pondré de pié a tu lado

y saltaremos de gusto,

quién sabe si al albur

el viento nos levante.

8

Por ahora ella duerme,

es la hora en que los pájaros

sueñan el día que viene

y aprenden la canción próxima.

Yo la adivino leyendo sus labios

que musitan otro adiós

sin llanto ni pena ni muerte.

9

(Si lo imposible parece dislate

aquí queda esta alabanza,

a la visita breve de la muchacha

que trae alas para no quedarse,

sino como sombra de pajarita).

Ricardo Landa, 4 de mayo de 2009.

Imágenes: Gadhirian: Mimo;  Luna rosa; Tarkovski: El rezo, Rueda y muñeca; Internet: Mujer columpiándose; Modigliani: Desnudo; y de internet: Luna con velo de viuda.

Anuncios

Las azules azoteas de Barcelona

Las azules azoteas de Barcelona

Lo esencial en estos tiempos de miseria moral,
es crear entusiasmo.
Pablo Picasso

old-guitarist-picasso1

 
Azules tristezas
azules misterios
azules los sufrimientos
azul esa amistad que nos conmueve
la cofia azul de una mujer piadosa
el loco no por loco menos azul
que descalzo azulea su sombra
con sus pómulos huesudos
azul la anciana sentada
esperando que deje de lloverlela-vida-picasso
y más azul la mujer del mantón
delgada tristeza sueños de tan adelgazados
flacos sueños azules
de quienes tiritan en las calles
y rasgan su guitarra rota por un níquel
y azules la madre y la hija
desamparadas
ya era azul la copa
casi vacía (aunque la flor azul
anhela ser secante
del sentimiento)
qué queda si la luna
falta sobre las azoteas de Barcelona
abejas azules
buscan enloquecidas
una gota de entusiasmo
esa miel rojiza
o rosa
o africana
una paleta con el iris
que sin olvidar los azules infinitos
abra el estudio
a la esperanza
(esa modelo desnuda perenne
y de ojos grandes)
y entusiasme.

picasso-la-bebedora-de-absenta-1902

Ricardo Landa, noviembre de 2010en una sala del Museo Picasso de Barcelona.

Pinturas de Pablo Picasso, periodo azul: 1, El guitarrista viejo ; 2, La vida; 3,  La bebedora de absenta;4, Ciego comiendo.

 

picasso-ciego-comiendo-1903

LLOVIZNAS

Lloviznas

arte-urbano-lluvia

1
Llega con la cara mojada
y me besa:
me sorprende sentirla derramada.
 
2
Ensombrece la tarde,Llovizna
huele a llovizna.
Cuando percute en la ventana,
sé que ella me lee
llorando.
 
3
Se quedó sola, 
él no regresa
y llovizna.
 
4
Cree que llovizna
y sube la caperuza de su rompe vientos
(la humedad la lleva adentro).
 
5
Nos llovizna y al besarnos
hacemos el esfuerzo
de no juntar los párpados.
 lloviznada 295344_557130604338617
6
En el parque comienza a lloviznar.
Una muchacha se descalza
y corre hasta perderse
entre los árboles.
Cierro el libro
y dejo que me lluevan las historias.
 
7
Quiero pensar que las lloviznas
siembran higueras de alegría.
¡Que llovizne!

Ricardo Landa, 23 de junio de 2013. Fotos: Arte urbano: Lluvia; Llovizna; Lloviznada; Cuarto-Lluvia.

cuarto-lluvia-01

Esta sociedad es un desierto

Esta sociedad es un desierto

 

Esta sociedad no es una sociedad;

como dice Rosseau, es un desierto,

poblado por fuerzas salvajes.

Karl Marx: Acerca del suicidio.

dibujos de siglos en la arena diagonal-sand

La soledad
anda descalza en la arena,
dejando la huella de su cuerpo,
sedienta.

La soledad
delira
y busca un río
donde pierda su sede hopper habitacion de hotel
de vida.

La soledad,
siente estallar su cabeza,
cuando se le vuelve ajena.

Cuenta Carlos Marx
de una mujer desesperada
que antes de lanzarse al río
cuidó de anudar su falda.

(Así no la vería desnuda la fiera,
la fiera salvaje YoungMarxSMcolor
de la quiere en soledad).
 
Esta sociedad es un desierto
poblado por fuerzas salvajes.

 

Ricardo Landa, 6 de enero de 2013. Imágenes: siglos de arena el desierto; Habitación de hotel, E. Hopper; Carlos Marx joven; Tapies: Pintura.

Tapies x sobre periodico

y la pasión corre descalza

y la pasión corre descalza

hacia el calor de amar,
con cascabeles 
y colmillos
inspecciona los deseos
de hombres y mujeres
que se satisfacen
con una pauta llana y limpia:
amar para empezar,
ansiar para seguir,
arder al terminar
y re-anudar 
la viveza de amancebarse
sólo porque sí
porque así  
en el fuego lento la serpiente se descabeza
desnuda y descalza se desliza 
al oasis
así 
    así así así aaaasssssss iiiiiiiiííí...
Ricardo Landa, 2006-2012. 
Fotos: serpiente y senos; serpiente de dos cabezas;
y pubis arbóreo.