Contraluz (III) Los borradores

Contraluz (III)

Los borradores

Precisamente en este periodo escribe Marx los últimos cuadernos de sus Grundrisse – observatorio privilegiado para seguir el desarrollo de la concepción del autor – y decide publicar su obra en fascículos, el primero de los cuales, editado en julio de 1859, lo intituló Para la crítica de la economía política. En el plano personal esta fase se caracteriza por la “lacerante miseria”: “no creo que algún otro haya escrito sobre el dinero con tanta carencia del mismo”. Marx lucha desesperadamente para que la precariedad de su propia condición no impida llevar a buen término su “Economía” y declara: “Yo debo lograr a toda costa mi intento sin permitir a la sociedad burguesa transformarme en una money-making machine”. Sin embargo, aunque se dedicó totalmente a la redacción del segundo fascículo, éste jamás aparecerá, y para la conclusión del primer libro de El Capital, el único terminado, será necesario esperar hasta 1867. La parte restante de su inmenso proyecto, contrariamente al carácter sistemático con el que se le ha constantemente caracterizado, será realizada de manera parcial y permanecerá extraordinariamente llena de manuscritos abandonados, esbozos provisorios y proyectos inconclusos.

 

 

Cada que te escribo borro con digital presteza

las cicatrices de nuestras batallas

por comer al día,

por comprarnos una película pirata

y hacernos de cuatro cervezas para destensar la tarde

y, cuando es posible, después o interrumpiendo alguna escena,

envolvernos en un abrazo tibio hasta que hierva

ante este frío desolador en el que se congelan nuestros sueños.

 

No es que seamos pobres.

Es una decisión antigua el desarraigarnos de bienes,

no dejar herencias -me falló la genética, bendito sea

el señor doctor que trajo al mundo a mi parentela-

y nos negamos, como Marx  decía,

a ser money-making machine.

Porque no ganamos si no ganan los que sí trabajan.

Otra manera de traer a Don Tomás Flores

regenerando a sus hijos con aquél:

“Todo es de todos”.

Y bueno, si de Borradores se trata,

¿por qué no borramos las lágrimas y los dolores

con un pestañeo?

¿Por qué no fantaseamos a que esto es un paraíso

(Si quieres un esbozo de paraíso)

con entrada gratuita y sin pagar la salida con esa cueriza

que el ángel de Jehová propinó a la pareja originaria?

Simplemente porque no hay paraíso ni adelante ni detrás,

Me dice desde sus cenizas El Moro: sólo la posibilidad

de dejar de sufrir como bestias

para sufrir como hombres (¡Humanas!, corriges

mi pésima traducción o memoria;

cómo se deprecia un poema si no halla la cita correcta).

 

Esto se queda en un tachonado archivo provisional

que no tiene para cuando tener un amigo

rico y barbón como el Federico.

(Era el proyecto de versos a contraluz, lo pongo en la bandeja

de borradores por si acaso el trabajo asalariado,

el costo del gas y el pago de impuestos nos lo permiten…)

Ricardo Landa, Octubre 7 del 2007

Imágenes: Pintura de minero en el Museo de medicina laboral de Real del Monte; Muchacha con perro blanco, Lucien Freud;  Terremoto de  Pedro Meyer; Anathema de Pedro Meyer; Árbol de nube de Chema Madoz y retratos de W. Kendridge.

Anuncios

Buscador de tormentas

Buscador de tormentas*

Lo que pasa entre ese cuerpo y ese muro,

lo que no pasa,

me traspasa de dolor, me hace escribir.

Hélène Cixous

La tempestad del mar

se solaza en el barco de papel,

naufraga el amor entre las aguas

no queda una parte seca en la hoja

donde pueda escribir este mensaje.

Solo estoy y la botella no ha de llegar:

 

antes de hundirnos en la pena

escuchaba al Vivaldi armónico

y las flautas eran el único viento a babor

alzamos nuestras velas

y enfrentamos el oriente

quedaban atrás las olas del apuro

puertos bulliciosos de truhanes

y cargas de alucinógenos

mercadeadas desde el poder

nuestro barco no era amplio

pero nos cabía lo indispensable:

pan amor remos y plumas

con tinta suficiente para cantar la odisea

al contarnos historias antiguas

encontramos nubes al poniente

que nos perseguían engrosando

con una mancha oscura su amenaza

remamos sin dejar de hacer y contestar

nuevas preguntas mas sin vernos a los ojos

 

(Una larga nota de Miles Davis azul

confrontada con la verde hondura

del saxofón de John Coltrane

con un lento piano rasguñado apenas por un bajo:

eso éramos en esa hora, arando olas de ansiedad)

 

la oscuridad vino a perdernos el azul

comenzamos a llorar o llovía

no pasábamos del mismo sitio

a pesar de sacudirnos de cresta en cresta

las preguntas incontestables

 

una ráfaga de viento nos separó

no te vi más

el barco de papel se adelgazaba

mi tinta ennegrecía

el fondo de las cosas

pasó una hora de tormenta

cuando cesó el papel mojado rechazaba mi escritura

es un naufragio y no sé cómo fui a perderte,

no encuentro cómo decírtelo

-quizás las estrellas pudieran-

que al tocar la orilla de esta pena

hallé la respuesta a tu pregunta:

no soy ese que has pensado,

es la primera vez que navegaba,

no fui marino ni soy domador de tempestades,

soy un náufrago torpe que llora

por no saber adivinarte.

Ricardo Landa, 31 de marzo de 2010.

*Nombre de la imagen final.

Imágenes : Tormenta eléctrica; 2, Portada del disco de Simone Held; 3, Barro rojo: Cartas de otoño; 4, coreografía El príncipe de madera de Bela Bartok, ballet Pal Frenak; 5, Kia Henda (obra); 6,  imagen: Buscador de tormentas, internet.

 

DARK SIDE OF THE MOON

DARK SIDE OF THE MOON

dark voices inside

1

Cuando deshiele el espejo,

aletearás un brazo,

avanzarás tu pie más blanco

y tu pecho perderá lo amoratado.lado oscuro

Entonces, con todos tus dientes

comerás mi cuerpo insomne.

Mi alma -según la esotérica moda-

tiene la posibilidad de sobrevivir

como tu sombra.

2

La noche,

animal de soledades,

larga como ríos que nunca desembocan,

deja sus llagas, sus úlceras

en mis sienes, y sus delirios.

 

¡Pierde ya la piel, culebra!

SERPIENTE

Fosforéceme la carne

para que con su dolor y llanto

no se vaya, para que se estampe,

aunque como herida

en mi destino quede.

ahumada oscuro

Ricardo Landa, 1999-2016

Imágenes: Dark voices inside; El  lado oscuro; Serpiente mítica; Manuel Ahumada: oscuro; ilustración: Un traje rojo para el duelo. Destacada: Arturo Rivera, El jardín del edén.

untraje rojo paael duelo

Contracturas

-Contracturas-

 pcontracturas

Los puños en los bolsillos y el capitalismo que no ceja

 

La voz que rasguñan las púas de la garganta eisenstein_potemkin_2

 

Un hombro más alto que la testa

 

El halo de dolor por donde gira la mirada

 

La laja que bloquea al instante

 

Sólo la pupila abierta ¿incansable?

 

Larga caída y un suelo que no llega

Crucifixion1965

Encogido-enjuto-aprensivo (aún sujeto está el sujeto)

 

Mapas en la piel de un manantial incontinente

 

Una pregunta y otra que es la misma

 

Un hola adiós con los muñones

bacon el pulso del cuerpo top_gr_636

Robos a la vida que sientan a la idea y la electrizan.

 

Ricardo Landa: 12 de marzo de 2015

(En cursivas cuatro palabras de Juan Gelman, en Hoy-CCII)

 

Imágenes: 1, pintura:  Cuadro de contracturas actuales. 2, Eisenstein: fotograma del filme Acorazado Potemkim. 3,  Francis Bacon: tríptico de la serie Crucifixión. 4,  Francis Bacon: pintura El pulso del cuerpo. 5.  Foto en preparación de escena: David Linch e Isabela Rosselini

david_lynch_isabella_rosselini_tilton

MAGDALENA DURERO

MAGDALENA DURERO

 albrechtdurer_crucifixion3 magdalena

Escucha, Jesús, blasfemias,

parientes de las de Sinead

(la santa irlandesa

a quién veo dibujar su sexo

con las yemas unidas de los índices y pulgares);

saltan de mí cual renacuajos,

rayos y centellas,

al deleitarme en el memorado

evangelio de Durero.

 durero Posible-María-Magdalena

En su nido,

los pechos de Magdalena,

polluelos hambrientos,

se levantan ansiosos

de una gota de tu sangre, Jesús.

 

La mirada de Magdalena,

el bálsamo de su boca,

el círculo perfecto de su cabeza,

la suave enredadera de sus manos

y la hidra de sus cabellos:

son brisa,

frescor que alivia tu agonía

y te endulza los delirios, Jesús.

 
sta maria magdalena llevada al cielo  por los anglels mazzucchelli o morazz0nes 1626

Postrada ante ti,

llena de dolor y avergonzada

por tu muerte de salvación,

Magdalena suspira,

abriga el secreto de tus ojos limpios,

se lo lleva al sueño que entreabre sus párpados,

alumbra con tu sombra

su noche.

 botticelli-sandro-die-beweinung-christi-maria-magdalena-und-die-fuesse-von-christus-ausschnitt-ca-1490-1060803

Y Magdalena se compadece de nosotros:

vamos en su mirada los sufrientes,

los caídos,

los que nos retorcemos atados

a tu lado, Jesús,

o a tus pies, joven mártir

de un intento más de las vanguardias.

 DUrero llanto sobre cristo muerto L03999

Su belleza nos ampara,

como te asila, Jesús el expulsado del reino,

nos unge

su humedad de mujer,

desprendida,

generosa,

portento que nos maravilla,

como a ti, hombre torturado

por la sexualidad judeo cristiana.

extasis de sta maía magdalena

De lo demás del grabado de Alberto Durero,

lo siento,  Jesús, me es borroso,

sólo el cuerpo numen de Magdalena

ha calado en mi memoria.

 

Ricardo Antonio Landa,  versión del 1 de abril de 2015 del poema de 1989.

Imágenes:  1 Grabado de Alberto Durero: Crucifixión; 2 Detalle de Grabado de Durero: posible María de Magdalena; 3 Pintura atribuida a Mazzucchelli: Magdalena llevada al cielo por los ángeles; 4 Detalle de pintura de Sandro Botticcelli:  El embalsamado de pies a Cristo por Magdalena; 5 Grabado de Durero: Llanto sobre Cristo muerto; 6 Grabado de A. Durero: Éxtasis de Sta. María Magdalena; y 7  Pintura de Alberto Durero:  Santísima Trinidad con Magdalena abajo a la izquierda de Jesús.

durero-5cruxifica iglesias

Sólo en casa solo

004-Donis,-Roberto.-El-tiempo-de-la-luz

Sólo en casa solo

 juan franciso elba fragmento de corazónIMG_0309

 

Este fragmento late solo

para ti sólo.

 

Sólo de sonar por ti

ensordece al mundo, él solo inunda

tus venas con su torrente.

relo2

Un  fragmento solo, repito.

 

Arribo con sólo él al escenario,

pues me pinta solo.

 

Es un pedacito por el que me he quedado solo,

aunque con él hago sólo lo que quiero.

 Paul Klee (Suiza) Casas rojas y amarillas en Túnez

Y bien pudiera no ser sólo él

desde el que te angustie,

es sólo un departamentito

en tu enorme unidad habitacional.

 

Un fragmento que ahora es un dolor

solo en la cabeza -¿o sólo en la memoria?-

que no viene sólo con el orgasmo

eso es imaginación, rencor solo.

 sayonara__araki_sensei____by_silvenger-d4i164a (1)

Un fragmento solo, sí para ti,

pero entero, eso sólo tú lo sabes.

 

Ricardo Landa, 1989 (versión 2014). Imágenes: Roberto Donis: El tiempo de la luz; Juan francisco Alba; fragmento corazón; reloj 2; Paul Klee: casas rojas y amarillas en Túnez; Araki: cómic: sayonara; y araki: foto: niña 

araki

Cabelleras

Cabelleras

alazanas

1

La de la de aquella yegua

aquella alazana

que ganaba triunfos para su jinete

y le enjugaba el sudor

y le cubría el miedo

no de ganar

sino de bajarse de ella.

2

danielle boodo earth aflame

La de la muchacha morena

Que me rebasa

Huyendo del tiempo

Casi me tumba

Abriendo un canal al horizonte

Al ritmo de sus muslos fuertes

Y sus caderas galopantes

Deja retumbos en este vació

De mi pecho

Porque mi corazón se fue tras ella.

3

paul de luna el cuello 1280

La que peinaba en las madrugadas

Contándole cuentos y mitos

Como el de la cabellera de humo

Que tenía mi abuela

Y la cabellera de fuego

Que una noche oscura

Encendió mi cama.

4

Maldonado oscuro nacimiento

De la que al irse

se llevó con ella

mi saber

mi valor

la luz

mi imantado sentimiento

Aunque me dejó su estela

y cuando logro dormir

me cuelgo de ella

para volar lejos

del sol que me avergüenza

y de la luna que me apena.

5

Como bueyes cansados

el dolor y el querer del que abusa

van uncidos a las cabelleras:

te quiero por tu pelo (fetiche)

sin tu pelo (pensante y libre)

¿ya no te quiero?

frida kahlo pelocorto

Ricardo Landa, 1 de abril de 2013.

Imágenes: 1: Alazanas; 2: Danielle-boodo earth aflame; 3: Paul de Luna, El cuello; 4: Fernando Maldonado, Oscuro nacimiento; 5: Frida Kahlo, Pelo corto; 6: Paul Gauguin, Contes barbares mahus de Polinesia.

Paul_Gauguin-Contes-barbares-Mahus-de-Polynésie-