Nos encontramos los cuerpos opacos

Nos encontramos los cuerpos opacos

fernando-maldonado Amor de penumbra

Nos encontramos los cuerpos opacos
por el esmeril del dolor
cortados en trozos
con la mirada oscura
y los labios blancos de sal

Conocernos encendió una luz frágil
tímida claridad para esa caverna
donde invernaba el gozo
y salimos por la miel
porosos primero
transparentes después

Abiertos como libros
nos desparramamos una en otro
cada noche con los abrazos
cargados de palabras
con verdades que nos enlazaban
y volvíamos a comernos las lenguas
rojas otra vez como los labios
endulzados por los sorbos de piel
nos bebíamos por los ojos
en franca confidencia

Mas una noche saltamos distraídos
una página del libro por algún detalle
molesto/ quizás un nombre
lugar o extremidad del cuerpo
fantasma de culpas en la memoria
y con él el misterio y la duda
esa nube de tormentos
soplaron en la flama
hopper2_5801184153296
La vida recayó en la penumbra
descendió la temperatura
tiritamos y nos tembló la voz
respiramos dentro de una bolsa de preguntas
nos ahogamos en un detalle avieso

Opacos retornaron
los días con sus manchas solares
evadíamos preguntas en órbita insegura
reseco el pozo del vientre a la boca
colgados de la cuerda del silencio
frías las sábanas y las despedidas

Hoy ambulamos en mundos separados
apenas el deseo matutino
revive en cada lengua
al primer trago de café
Bogamos en esferas transparentes.

Fernando-maldonado4

Ricardo Landa, 1999. Pinturas: 1. Fernando Maldonado: Amor en la penumbra; 2. E. Hopper y 3. Fernando Maldonado.

Esta sociedad es un desierto

Esta sociedad es un desierto

 

Esta sociedad no es una sociedad;

como dice Rosseau, es un desierto,

poblado por fuerzas salvajes.

Karl Marx: Acerca del suicidio.

dibujos de siglos en la arena diagonal-sand

La soledad
anda descalza en la arena,
dejando la huella de su cuerpo,
sedienta.

La soledad
delira
y busca un río
donde pierda su sede hopper habitacion de hotel
de vida.

La soledad,
siente estallar su cabeza,
cuando se le vuelve ajena.

Cuenta Carlos Marx
de una mujer desesperada
que antes de lanzarse al río
cuidó de anudar su falda.

(Así no la vería desnuda la fiera,
la fiera salvaje YoungMarxSMcolor
de la quiere en soledad).
 
Esta sociedad es un desierto
poblado por fuerzas salvajes.

 

Ricardo Landa, 6 de enero de 2013. Imágenes: siglos de arena el desierto; Habitación de hotel, E. Hopper; Carlos Marx joven; Tapies: Pintura.

Tapies x sobre periodico