Embriagada la mar

Embriagada la mar

Viejo océano, oh, gran soltero

Lautréamont

14977890-ola-turquesa-transparente-del-mar-rojo

 

Embriagada la mar

va sumando tumbos,

golpeándose la frente en los peñascos,

hundiendo sus rodillas en el lodo,

sin que se disipe su sonrisa oceánica.

ola%20gigante

Va feliz en su vértigo,

desabotonándose la blusa

canta a gritos su entusiasmo

y salpica con su espuma

el sueño de las nubes tendidas en la arena.

 

Tanto licor se le arremolina en los riñones,

olvidada del recato se levanta la falda

y orina sobre un faro hasta apagarlo…

mujer bajo las olas

que se desorienten todos,

que se hundan en mis senos,

que se sumerjan en mi vientre,

que me los coma a todos y empanzone,

que me humedezcan toda. Carcajea.

 

Se le cierran a la mar sus ojos,

recarga la cabeza en un islote

y se va quedando dormida, susurrando,

babea y adopta una mueca tonta,

completamente inútil, poética.

caballos_en_las_olas_restos890-147

 

Ricardo Landa, 27 de marzo de 2009

Imágenes: Foto de 1, Ola turquesa transparente del Mar Rojo; 2, Ola gigante; 3. Mujer bajo las olas; 4. Caballos en las olas y restos; y  5. pintura El caminante sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich

El-caminante-sobre-un-mar-de-nubes-Caspar-David-Friedrich

Alegrías

Alegrías

 feria sta catarina1

1

Rocío de chinampinas:

frunces la nariz,

achinas los ojos

y extiendes la boca

con tus labios de sandía

sin temor a delatar

lo dispareja que es la vida.

 feria sta catarina6

2

Barritas de amartanto :

Se ponen el granito de alegría

en la punta de la lengua,

lo ruedan en alfombras de saliva.

En su vaivén, la perla del dulzor

en su toma y ten y toma,

se derrite, derrama.

 

3

Se les ceban los versos,

pues los escriben para no quedar

enfrente del torito,

para que truene lejos su tope ágil,

para creer que levantan faldas

o incendian pantalones,

para burlar, por fin, el miedo a darse.

Se  mofan o le gritan al cohetero,

pero sus versos, se les ceban.

 feria sta catarina7

4

Ella dijo: ya hueles a pólvora.

El contestó: no dejes que estalle.

Ella le tomó y le mojó la mecha.

En vano creyeron negado el riesgo.

Mira: son una sombra que se incendia.

 

5

Cohetes con coronitas dejan caer

su aguacero de carcajadas.

Sus varas opacas hieren las sombras,

mas esos humildes rayos de otate

provienen del árbol prohibido.

¡Corre, ven a jugar con fuego!

 feria sta catarina2

Ricardo Landa  para Miniaturas de Fiesta de Analines,

Ciudad de México, 29 de junio de 2008.

Fotos: Ana Landa: parte serie fotográfica feria popular de Sta. Catarina, DF.

feria sta catarina 4

HILO

Hilo

KUMI-YAMASHITA-Y-SU-ARTE-DE-HILOS-2

¿Es amor este hilo azul
que me prolonga, devana y tensa
tras tu huella,
las orillas de tu falda
y el oscuro brillo de tu mirada?
 
¿Son amor los algodones del cielo
que te dan sombra,
que te mojan y resguardan?
 
¿Es amor este soplo
que acompaña
mi saludo infantil
con un guiño,
los labios apretados,
las sonrisas?
 index sebastian preschoux
¿Hilo o espina?
¿Nubes o devaneos?
¿Soplo o acoso?
 
No lo sé,
sólo se expande,
me desnuda,
me incinera.

KUMI-YAMASHITA-Y-SU-ARTE-DE-HILOS-1

Ricardo Landa, 4 febrero de 2004.

Imágenes: 1, 3 y 4: Kumi Yamashita: arte de hilos;

2: Sebastián Preschoux: instalación con hilos.

yamashita 403220n

Sin cuenta

Sin cuenta

caballo azul franz marc

Sin cuenta, los cincuenta otra vez,
ahora míos los números
como ceniza de aquel fuego.
 
Ayer imaginados como un larguísimo viaje,
hoy casi distraído los veo que pasan
sin inclinarme solemne ante sus bombos y platillos.
 fontana2
Aquí en mi mente se reitera
cincuenta veces el azul
de un cielo fijo en la bóveda de mi memoria.
 
Ciclorama azul de mis actos,
fondo para colgarle luceros,
azul de besos al viento y de adviento.
 Falda de flores
Azul de faldas corridas hasta las caderas,
azules párpados con tangos de Gardel,
azul lloroso, azules sombras.
 
Azules pétalos húmedos de sereno,
halo azul de la luna y de cuerpos frotándose
como en el experimento orgásmico de Reich.
 
Azules cincuenta, sin cuenta
los azules días en que azulearse
es azoro azul porque aún azul se vive.

Van_Gogh_3200

Ricardo Landa, ¿septiembre  de 1990, noviembre de 1998? Con remate de diciembre de 2013, redescubriéndome.

Imágenes: Caballo azul Franz Marc; Fontana: cielo y campo 2; internet: Falda de flores;  Van Gogh: patio de cárcel.

Externa-mente

Externa-mente 

(guía hacia umbrío)

ahumada limbo

externa
esa cajita de música
esa hendidura
que se come los tsunami

sea esa proa
esa concha
esa burka en albarda
que apenas
anuncia la mirada
contenida

esa manta que tiende
la de la capucha que subvierte al mundo

ese campamento ovoide
en la falda del monte
de la diosa del amor
revestimiento
vestíbulo
y desnudada lira
donde los poetas  lían

esa flor de loto
egipcia sí y levantada
ese trapecio
donde se cuelgan los milagros
hasta ir a dar
a otras manos
lugares mapas ojos
lenguas para convertir en idioma
al balbuceo del gozo
y al gemido del ansia

externamente
y siempre
se la lleva en la mano
fuera del equipaje
como eternos umbrales
al sombrío misterio
donde retumba
el meollo de la sangre.

colibriel canto delcolibriwordpress

Ricardo Landa, 17 de marzo de 2011. Imágenes: Cartón  Limbo de Ahumada. Internet: Colibrí, canto del colibrí.

Sólo el cielo de mil formas

p2-the_castle_in_the_pyrenees-magritte_xlg-502x800

No era la falda

Ni la blusa

Ni eran los jeans aquellos

Solo el cielo de mil formas

matisse desnudo azulh2_2002-456-58 

Y si se nubla

Y si el viento sopla en mi mente

Y si llueve a torrentes

Y si no oyera lo que dices

No se borrará el cielo nunca

 

Va contigo en ti

 

Como un manto

En donde esté  me cubre

En donde duerma

Amanecerá puro 

Sonriente

E intangible

 

El azul del cielo que me diste al verte.

 cerca del vuelo analines

Ricardo Landa. 6 de septiembre de 2008.

Pintura: Magritte; dibujo: Matisse:y Foto: Ana Landa y foto final: Fontana.

fontana b2623063dc356b2003664542a129f169