PRECAUCIONES PARA METERME ENTRE TU PELO

PRECAUCIONES PARA METERME

ENTRE TU PELO

Para Yoko y Abel

 

Si el lenguaje

este modo austero

de convocarte (…)

Fuera

el modo

(…)

De meterme en tu pelo.

Cristina Peri Rossi: Invocación

Conti pelo

1

Llevo un mapa de las veredas que te hizo el viento

2

Tomé agua suficiente para humedecer con mi lengua

los claros que el sol quema

3

Aprendí a llevar la cuenta

de los hilos y las silabas

de tu copiosa cabellera

4 Boubat hablar en sus cabellos

Obtuve un entrenamiento

en ese deporte de alto riesgo

que es deslizarse

con los ojos cerrados

por el torrente de tus remolinos

5

Llevo luciérnagas,

cardillos y fósforos,

para que venza mi arrojo

la densa neblina de tus misterios.

6

Caminaré muy despacio

por si una fiera,

por si un fantasma,

por si un recuerdo,

me detuvieran

7Yampolski manos y cabellos

Señalaré

con mi dedo fosforescente

cada ruta,

cada sendero

por donde se trafiquen

otros destinos, otros sueños falsos,

cubiertos de velos y de recatos

8

Me sometí a un adelgazamiento

en esa parte de mí

que engola la voz,

cuando más bien se trata de que emita

un suspiro, excitado

pero ligero,

en el instante preciso en que te encuentre

Yapolsky el pelo de la madre

9

Y mi plan,

entre tanta cautela y pericias,

está dispuesto

a colocar la audacia

en la vanguardia de mis virtudes:

treparé primero

las

lianas

sueltas

de tus árboles más altos,

ubicaré tus manglares

y daré un rodeo a tus marismas

trenzándoles trencitas a tus denuedos,

tocaré la piel

de puntas como un flamenco

y salto a saltito,

pues sé cuánto minas tus territorios,

y tras un juego de cosquillas inocentes,

me hundiré suavecito

hasta las raíces de tu pelo,

para injertarme

y ser en él,

uno más,

pero entero.

Cano bosques capilares

Ricardo Landa, 19 al 26 de octubre de 2008.

Imágenes: Conti, Boubat, Yanpolsky, Cano y Flor Garduño.

 

flor garduño pelo y flor

 

Las mujeres de Jan Vermeer

Las mujeres de Jan Vermeer

 vermeer-la-joven-de-la-perla-1665-detalle
 
Son luz indomeñable
y su contrapunto
en la cámara oscura
 Woman reading a letter  *oil on canvas  *46.5 x 39 cm  *ca. 1662 - ca. 1663
También son la plenitud de presencias
entre las delicias
de la vida: la leche
la costura
el turbante que mantiene limpio
el pelo y luminoso el gesto
la lectura en silencioJan Vermeer 1657 joven dormida en la mesa leo MMA New York
fuente de rubor y de bordados
la perla
el sueño
y la sonrisa en labios entreabiertos
 
En su asomo
su mirar sin tapias
nos inquiere
nos mide luego de reconocer
el peso de su espíritu en la balanza
por si acaso descubrimos
los desatentos mujer-sosteniendo-una-balanza-johannes-vermeer-1664
que a más de sus cuidados
al mundo que los hombres jerarquizan
y navegan
ellas son seres de la aurora
 
Mujeres que saben de su enigma
encantador en las pinturas
como la libertad que guardan
cual lámpara votiva
al amarse a sí mismas
como han de amar al semejante
 
Con su relámpago 11969_Woman_Peeling_Apples_f
la llama de su mirar reconstruye
el horizonte horizontal
por la ira quebrantado
Tejen un suelo emparejado
 
Antes sin embargo
su fuego va incendiando
los caserones de patriarcas
donde crecían incontenibles
mujeres fulgurantes
como las que fascinaron a Vermeer.vermeer fullimage_vermeer-girl-with-the-pearl-earring_public_560x350

Ricardo Landa, 2 de abril de 2013. 

Pinturas de mujeres en Delft de Jan Vermeer.