Contraluz (III) Los borradores

Contraluz (III)

Los borradores

Precisamente en este periodo escribe Marx los últimos cuadernos de sus Grundrisse – observatorio privilegiado para seguir el desarrollo de la concepción del autor – y decide publicar su obra en fascículos, el primero de los cuales, editado en julio de 1859, lo intituló Para la crítica de la economía política. En el plano personal esta fase se caracteriza por la “lacerante miseria”: “no creo que algún otro haya escrito sobre el dinero con tanta carencia del mismo”. Marx lucha desesperadamente para que la precariedad de su propia condición no impida llevar a buen término su “Economía” y declara: “Yo debo lograr a toda costa mi intento sin permitir a la sociedad burguesa transformarme en una money-making machine”. Sin embargo, aunque se dedicó totalmente a la redacción del segundo fascículo, éste jamás aparecerá, y para la conclusión del primer libro de El Capital, el único terminado, será necesario esperar hasta 1867. La parte restante de su inmenso proyecto, contrariamente al carácter sistemático con el que se le ha constantemente caracterizado, será realizada de manera parcial y permanecerá extraordinariamente llena de manuscritos abandonados, esbozos provisorios y proyectos inconclusos.

 

 

Cada que te escribo borro con digital presteza

las cicatrices de nuestras batallas

por comer al día,

por comprarnos una película pirata

y hacernos de cuatro cervezas para destensar la tarde

y, cuando es posible, después o interrumpiendo alguna escena,

envolvernos en un abrazo tibio hasta que hierva

ante este frío desolador en el que se congelan nuestros sueños.

 

No es que seamos pobres.

Es una decisión antigua el desarraigarnos de bienes,

no dejar herencias -me falló la genética, bendito sea

el señor doctor que trajo al mundo a mi parentela-

y nos negamos, como Marx  decía,

a ser money-making machine.

Porque no ganamos si no ganan los que sí trabajan.

Otra manera de traer a Don Tomás Flores

regenerando a sus hijos con aquél:

“Todo es de todos”.

Y bueno, si de Borradores se trata,

¿por qué no borramos las lágrimas y los dolores

con un pestañeo?

¿Por qué no fantaseamos a que esto es un paraíso

(Si quieres un esbozo de paraíso)

con entrada gratuita y sin pagar la salida con esa cueriza

que el ángel de Jehová propinó a la pareja originaria?

Simplemente porque no hay paraíso ni adelante ni detrás,

Me dice desde sus cenizas El Moro: sólo la posibilidad

de dejar de sufrir como bestias

para sufrir como hombres (¡Humanas!, corriges

mi pésima traducción o memoria;

cómo se deprecia un poema si no halla la cita correcta).

 

Esto se queda en un tachonado archivo provisional

que no tiene para cuando tener un amigo

rico y barbón como el Federico.

(Era el proyecto de versos a contraluz, lo pongo en la bandeja

de borradores por si acaso el trabajo asalariado,

el costo del gas y el pago de impuestos nos lo permiten…)

Ricardo Landa, Octubre 7 del 2007

Imágenes: Pintura de minero en el Museo de medicina laboral de Real del Monte; Muchacha con perro blanco, Lucien Freud;  Terremoto de  Pedro Meyer; Anathema de Pedro Meyer; Árbol de nube de Chema Madoz y retratos de W. Kendridge.

Fisuras y Juntamientos

Fisuras y juntamientos

El placer del texto es ese momento

 en que mi cuerpo comienza a seguir sus propias ideas

–pues mi cuerpo no tiene las mismas ideas que yo.

Roland Barthes: El placer del texto

Juntamientos

Arcipreste de Ita: El libro del buen amor

04vang11

*

Aquí estamos: cenizas que la erupción dispersa entre las sábanas.

*

Enrojecidos, los gritos, las banderas, los lanzallamas y las molotov:

también los pómulos de la comunera. pina_wenders_bild4-534x348_opt_opt

*

En la frase más antigua del amor galante/ irrumpes/ gota de sal entre tus pechos.

*

El papel y la tinta turquesa del plumón delgado que subraya

el empinado júbilo de amarte.

*

¡Cómo despreciar el contexto! Cuerpos adheridos/ concentrados en un ya basta rabioso y festivo/ Pero valen también las contingencias:/ el frío, la noche,  las fogatas y las ganas que traíamos escapándose de las mochilas.

cuerpos

*

Tintinea al interior de esta mancha de tinta la palabra no dicha/y es la que piensas.

*

El placer de su boca/cultura con que emboca ¿Y el goce? El brío con que invoca que le diga sí/ sí admito mis confines.

*

Y si digo sí  sí es y será sí/ aunque por hábito lo niegue.

*

Y donde él pone la mano y anuncia/

la virgen  en su dulzura /simulará la irritación

de saberlo sólo un ángel de amplias alas.

angel de alas blancas

*

Si de vernos destruiríamos nuestra imagen /mejor/ vernos aquí /en el perfecto espejo que nos guarda.

*

Destruye el espejo/en sus fisuras/

sangra el goce de no vernos.

la-camara-lucid-roland-barthes-1-638

*

Escribí amantes separados… es un error: amantes separa  dos… o simplemente amantes.

*

Su piel no suaviza/endurece y suaviza.

*

Somos destruidos en la gratuidad de la muerte

y en el oneroso costo del placer.

*

Leanlasfisuras/como el  pájaro/ p i c o t e a  s u  a l p i s t e .

Cómo pajareando,

lean.

souichi furusho

*

Les chupaba  /con ternura y vicio/ el meñique izquierdo

Y

Se

Iban

Al

Sumidero

Insondable.

*

Y en sus pantalones de mezclilla (ajados) lustrosos/y untados a sus piernas,

un segmento de la piel de los muslos.

EKO-EX-LIBRIS-Roland-Barthes

*

Propaganda y sus adictos: pide más el beodo al despertar con el rostro hundido en su veneno.

*

Ella no camina/tantea/ como cuando busca el botón los ojales /y yo me enhebro.

*

Su cintura y el golpe de caderas

A su paso

En la bahía

Pleonasmo redundancias

Exceso de cobijo a bravuras oceánicas.

Cuba-IsabelMunoz_SeriedanzaCubana_1995

*

Ah devenir

Ha de venir

Ah de venir.

*

Besos/bombas de potasio/los cuerpos ruborosos / amadores /arden las venas /queman la cúpula del abdomen/No paran de besarse.

 

Ricardo Antonio Landa, 10 de enero de 2015:

Imágenes: 1, Van gogh. 2, Ballet de Pina bausch y cinematografía de Win Wenders. 3, Cuerpos desenfocados. 4, Foto  de ángel de blancas alas. 5, fotoseleccionada en La cámara lúcida de Roland Barthes. 6,  Foto de Souchi Furusho. 7, EX LIBRIS, cartón de EKO para Roland Barthes. 8,  Isabel Muñoz, foto de la serie danza cubana. ), Imagen doble de ilustración dell Libro del buen amor de Arcipreste de Ita

Sin títuloli buen amor doble

A la orilla (3)

A LA ORILLA 3*

lucía mancillaLa_casa_del_arbol_75x105_web

Hasta que tuvo un hijo de mí

me acerqué a su casa una noche fría.

Habíamos estado los tres mirando

las luces de la navidad en el Zócalo.

 

Ella me señaló cual era su casa.

 jose hierro dibujp sem-rostro

No entré sino trece años después,

cuando nuestro hijo cumplía años

y comimos tostadas con su familia.

 

Esa noche vi cuál era su cuarto.

 

Conocí su habitación otro día,

cuando nos quedamos juntos

porque temprano habría que pintar

en los muros de una cárcel:

QUEREMOS LA LIBERTAD.

 libertad_1

Su cama era amplia y tibia.

Y su piel hizo la noche muy tersa.

 

La he vuelto a ver a lo lejos

en el mitin donde habló

de no rendirnos.

Todavía imagino cuán amplia

sería la vida con ella.

manuel álvarez bravo tres árboles y una casa

Ricardo Landa, 2 de agosto de 2014. *De la serie A la orilla.

Imágenes: Lucía Mancilla,  Casa del árbol; José Hierro, dibujo su rostro; Mujeres Creando: Libertad; Manuel Álvarez Bravo, Tres árboles y una casa; Grafiti: Sin mujeres no hay revolución.

mujeres_lucha-400x320

La música de las nieves eternas

La música de las nieves eternas

salgado_sumario_normal

Antecedente del hombre
La música de los glaciares
El agua y el viento ensamblados
Crearon montañas de hielo
 
El mundo dando un paso adelante
En la escalada del tiempo
 
El tiempo del tintinear
Horadando silencios
Llamando al fuegoivorypressrongronginri2 fundidor del témpano
 
Y luego el hombre y la mujer
Abrazándose en el frio
Concertando una música de roces
Rasgueos en la guitarra de sus vientres
 
La historia no fue así
Este es un contrapunto
Al silencio
Y al tiempo mal curvado
 
Los glaciares se deshielan aún
-Derrumbándose peligrosamente
Es cierto también-
 
Suena cálida música
No se quema como el planetaglaciar rompiendo
Que casi deshacemos
 
Al principio el deshielo
Abrió a la yerba su compás
Como una nota en Sol
En la pauta de la tierra
 
Valió la pena la espera
Que agita aún las cuerdas
De tanto instrumento
Como la lengua cuando pide amor
Canta ensueños y leve
Danza en el caracol de las orejas
 relatos ni
Valió la pena descubrir
El tropel de manos sobre la piel
Batucadas de maderas
Y de metales antes yertos
 
Ya lo habían hecho los árboles
El viento sobre las cuevas
Los pájaros en las ramas
Y el río siempre el río de la música
 
Ahora somos un río de ruido
Que nos ahoga los oídos
Y carcome los cerebros
Aunque al fondo de su cauce aún gotea
El primer derretimiento
Y  el trémulo verde
De savias verdaderas
 tumblr_m7leocP2nR1rwxhnfo1_500
Buenos tonos significa buenos días
Buenas noches son notas deliciosas
 
Buen tiempo el del aliento
Que gime el saxo en el sexo más próximo
 
Acompasados  arpegios armónicos
Y melodiosos descongelamientos
De las nieves perpetuas del silencio.
 

salgado 250784-970x600-1

Ricardo Landa, 3 de abril de 2013. Fotos 1. Sebastiao Salgado: Glaciar;2. Ivory press; 3. Glaciar rompiendo; 4. Relatos Ni; 5.  Sebastiao Salgado: Amazonas.

Horror en el tren azul

Horror en el tren azul

“La muchedumbre de muertos”

La Odisea, atribuida a Homero,

Canto XI: “La evocación de los muertos”

kenyan train blue

Así llora el Tren azul su llegada,
porta en sus vagones ruidosos
y en repisas abiertas,  
como en las recamaras infantiles,
a cientos de muñecas rotas.
horror en Kenia wreed la jornada
Las de este año vienen de Kenia,
de Nairobi y Kisumu y huelen a gas
del que deja lágrimas resecas, estalactitas
en la garganta y blues en sus caritas.

Huelen a guerra, y bajo de la guerra a pobreza.

Sus píes de cadáver asoman
con botas rojas navideñas 
o verdes para esperar que las llenen Los Reyes.

John Coltrane no soporta ver a las más descalzas 
con las piernas quebradas, y frena:
¿Por qué no mueven los ojos y hablan las muñecas?
Quizás por el tapón de sangre en su nariz
o la cortada en el pecho. Otros periódicos
muestran niñas decapitadas.

Van rígidas y sin caja de regalo,
no las despierta el silbato azul del tren.
Conservan sus cobertores revueltos,
sus boinas de hilo para aliviar el frío,
sus calcetines rayados para andar la muerte.
Mucho han caminado las vías de la muerte.
sem-kenia3
Jhon Coltrane detiene su locomotora.
Se va mejor a morir de pena por los rieles
y deja que Miles Davis pregunte al abismo
y a la muchedumbre de muertos: 
¿So what?

 kenia

Ricardo Landa: al mirar en La Jornada: Horror en Kenia, de las niñas y niños muertos por la represión de Estado, apilados en la morgue de Nairobi traidas por en El tren azul; 4 de enero de 2008. Imágenes: Tren Azul de Kenia; Horror en Kenia, Niños muertos apilados, La Jornada; Niño  Kenia3; Niños de Kenia; y Miles Davis y John Coltrane juntos en ¿So what?

miles-coltrane