Himnos por el amor de las amigas

Himnos por el amor

de las amigas

            y el sol de lluvia cambió de estado de ánimo,

            desordenó su propósito

y desató una lluvia de fuego

contra el mundo.

Enrique González Rojo Arthur: TERCERO SOL

A sus linderos,

salpicadero de voces en ráfaga

le alcanzan los gemelos de las pantorrillas,

pero ni a sus talones llegan.

 

Su andar lleva la premura

de sus caderas libertas

que tañen y tallan por un vibrar esbelto,

menos hosco y sin las ataduras

de las guerras por la ajena,

las que marcan con semen

los territorios y tatúan

la mirada de mujeres,

advertidas a gritos

que de ellos son o de nadie.

La cadencia de su cuerpo

sacude el ánimo de los volcanes

y de los miembros más inflamables

del ejército de urgidos.

Y aun así -porque ella lo sabe-

prefiere las vasijas de dos bocas,

su fluir de ríos,

la percusión con ecos del gemido

de los dedos al arpa en un sostenuto

y lo que las dulces lenguas digan.

Va a verse en ojos vista, -a mirarse

dilatadamente- con sus amigas,

sabe que ahí no será la poseída,

ni la intercambiada por mercancías,

será adornada no con gladiolos

sino con azucenas

y prevé que sus mejillas brillarán,

bruñidas por regocijos, regazos y jugueteos.

Adelante, hermana amiga,

muy amada ama de tu cuerpo amante.

La consigna es:

“Libre, linda y loca, no sumisa ni devota”

No obstante admite exponer mi ofrenda:

si luego de tu amistad, Amor brincos diera,

hazme saber si aún consiguiera ser contigo

el como quieras quiero,

sin el rito impuesto por padres beatos

de un ying por cada yang, ni del ojo por ojo

sino el más libre de lengua por yegua.

 

Ricardo Landa, 7 de noviembre de 2008

Imágenes: Safo de Lesbos; Otto Mueller: dos desnudos; Eguez, mujeres; Clarke: gladiolas; Steve Richard  y  Mamille: el espejo, los espejos.

Anuncios

Embriagada la mar

Embriagada la mar

Viejo océano, oh, gran soltero

Lautréamont

14977890-ola-turquesa-transparente-del-mar-rojo

 

Embriagada la mar

va sumando tumbos,

golpeándose la frente en los peñascos,

hundiendo sus rodillas en el lodo,

sin que se disipe su sonrisa oceánica.

ola%20gigante

Va feliz en su vértigo,

desabotonándose la blusa

canta a gritos su entusiasmo

y salpica con su espuma

el sueño de las nubes tendidas en la arena.

 

Tanto licor se le arremolina en los riñones,

olvidada del recato se levanta la falda

y orina sobre un faro hasta apagarlo…

mujer bajo las olas

que se desorienten todos,

que se hundan en mis senos,

que se sumerjan en mi vientre,

que me los coma a todos y empanzone,

que me humedezcan toda. Carcajea.

 

Se le cierran a la mar sus ojos,

recarga la cabeza en un islote

y se va quedando dormida, susurrando,

babea y adopta una mueca tonta,

completamente inútil, poética.

caballos_en_las_olas_restos890-147

 

Ricardo Landa, 27 de marzo de 2009

Imágenes: Foto de 1, Ola turquesa transparente del Mar Rojo; 2, Ola gigante; 3. Mujer bajo las olas; 4. Caballos en las olas y restos; y  5. pintura El caminante sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich

El-caminante-sobre-un-mar-de-nubes-Caspar-David-Friedrich

Descaminados-as

Descaminados

-migrantes008

Descaminados, desnudas

las partes de un cuerpo expropiado,

les queda a sus familias,

al final de un rastreo por rutas anti odisea,

la blusa, el saco descosido, la camiseta raída,

el deshilachado reboso,

la cinta del pelo o las de la cintura.

sebastiao-salgado-1

Descamisados, con la piel ardiendo

entre mares o desiertos, los sin suelo

no se tapan sus pobrezas,

ni el corazón que con ahínco vuela

de continente a contenciones, de un sur insondable

al norteado sueño. Con el plexo solar

seco, con el colon furibundo

y las mandíbulas constreñidas

por angustias que tapian la esperanza,

los y las descaminadas

casi se mastican la lengua

y el grito que llevan envuelto de tinieblas.

salgado

Es el tiempo de sus ahogos, sus volcaduras,

de ataques anti-migrantes con armas

de violencia masiva. Los quiere muertos

la lógica del excluyente mercado de brazos

y de vientres. Los quiere despojados

de papeles, de camisas, de afanes y de órganos.

Cuanto más los quiera contenidos

inflará el pecio de su paso, de su navegación,

de los oasis que incitan a  la aventura delirante,

al avanzar a todo costo, al tupido riesgo.

salgado9

Descaminados, dignos, siempre audaces,

intentan ligar al mundo sin fronteras.

Su paso suena a contrarrítmica, anti melódica travesía

que transgrede con sus ay, sus desgarres sin saliva,

las orejas de un mundo ensordecido,

que tiene por costumbre perseguir al ajeno,

tildarle de forastero, ilegal, extraño, descalzonado,

presa de caza, carne para perros, cuerpo esclavo,

mercancía de bandas, siervo de sicarios, judío errante,

basura retornable si sobreviven.

salgado11

Hombres o mujeres descaminadas, se encuentran,

se cubren el alma con la cálida red del auxilio

de quienes sí les ven, les animan,

les escuchan el acento del sueño

de despertar en el inicio del túnel, en la tripa del monstruo:

¡O se lo comen o serán consumidos!

Es ya otra historia, la abandonada camisa de quienes pasan, no la cuenta.

que hablen los muros

Ricardo Landa, 22 de junio de 2015

Imágenes: 1,  Dibujo migrantes; 2, 3, 4, 5, fotos de  migrantes, desplazados y refugiados de Sebastiao salgado; 6 grafiti : Que hablen los muros, 7, Brancusi: Balsa.

07/10/2011 Brancusi Balsa. La pinacoteca abrirá sus puertas el próximo día 9 de abril, lunes de Pascua CULTURA VIZCAYA PAÍS VASCO ESPAÑA EUROPA GUGGENHEIM

07/10/2011 Brancusi Balsa.
La pinacoteca abrirá sus puertas el próximo día 9 de abril, lunes de Pascua
CULTURA VIZCAYA PAÍS VASCO ESPAÑA EUROPA
GUGGENHEIM

Del éxtasis al arrepentimiento y al grito llano

Del éxtasis al arrepentimiento

y al grito llano

No te asolites (sutilices) tanto, que te despuntarás.

Miguel de Cervantes y Saavedra

catedral de toledo vitral analines

Poesía de las piedras,

las murallas, las catedrales, los acueductos.

Poemas cristalizados,

las mezquitas, los vitrales.

Versos entablillados, cargados de relieves y puntillas,

las sinagogas, los mosaicos.

Poéticas de las constelaciones,

La Alambra de los sultanes y las doncellas,

la voluptuosidad de los patios,

las fuentes, los laberintos.

Luego de siglos de romanticismo

y ateísmos clandestinos,

vendrían en versos libres

las blasfemias del Gaudí ahora beato

en su Pedrera, en los jardines del Parque Güell

y en esos muebles donde posaba las asentaderas.

 sevilla
Tanta revolución en el lenguaje,
tanto milagro en los fragmentos
que los imanes se dislocaron.
Pero le advino al beato acaso el kitsch del arrepentimiento,
y asustado el católico obediente a Roma,
a su interminable Sagrada Familia,
exuberante nube de piedras divinas y de yesos demoníacos,
la dejó caer encima, despiadado con sus copistas y truqueros.
 los pájaros dejan estelas nocturnas

Sálvenos el verso blanco

en el San Sebastián de los Chillida

para que se peine la melena el viento.

Y la poesía concreta en la nueva Euskara

con y más allá del Guggenheim.

Sálvenos Serra y los grafiti

de tanto rey liendre,

de los papas piojo y los papamóvil.

Sálvenos los fanzines ante a los franquistas chinches

y a los neonazis más virulentos.

 

Sálvenos la poesía salvaje y la libertaria

de los turistas con tantos euros

que sólo consumen la marca Rioja y los flamencos.

Sálvense con pintadas frases de los okupas

los desmoronados pisos con hipotecas

y los desalojos de más precarios

por los gobiernos de la izquierda ñanga.

 

y los desalojos de más precarios
por los gobiernos de la izquierda ñanga.
 morisco córdoba españa img_5016
En la precarizada España
con sus mares del sur y sus sierras agrestes,
sus barrios árabes, góticos, gitanos y judaicos
ya se sublevan pobres, parados
y migrantes de tantas lenguas.
Ahí persisten tras barricadas
como obreros de manos toscas y sin pensiones,
los constructores que en canteras verdes y enladrillados
dan nuevos cantos, de tan crudos y subversivos, bellos.
 

Ricardo Landa, 18 de Noviembre de 2010, tras un octubre por el estado español.   Fotos Ana Landa: Vitral catedral de Toledo; puerta en Sevilla; noche en el puerto de Barcelona; arte morisco, Córdoba; Museo Guggenheim, Bilbao.

guggenhaim analines

Este pan lleva de mí la noche común

Este pan lleva de mí la noche común

14-Panaderia

Este pan lleva de mí la noche común
El sueño que forja escaleras
Hacia el más limpio de los aires
 
El del grito perdido entre los gritos
 
Mi pan me sabe a cada uno de ustedes
Soñadores fermentos de tierra
Que se pisa que no se pisotea
 mujer con vela en el panteon mutschlechner
Tierra de trigales y maíces criollos
 
Hogar y hogaza  sendero de moronas
Hacia la libertad de los libertos
Esta tierra y el pan son mis trozos
 
De reivindicación de los hambrientos
 
Pan a puños libertad a los lechos
Que se salen del río y mojan
La noche del amante amasar
 
Es un pan dilatado con tu levadura
 pan
Esta hinchazón que late
Y que navega en nuestra sopa
De letras estrellas y caracoles
 
Este alimento terrestre démoslo hoy

escuelita-Panaderia_ColectivoMujeres

Ricardo Landa, 20  de noviembre de 2009.

Imágenes: Panadería nigeria; Mujer mixteca con vela, México, Mutschlechner; trabajadoras huelguistas de Pan Rico, España; Escuelita zapatista, panadería, Chiapas, Colectivo de muejres; Pobreza infantil y solidaridad, Cualquier lugar del mundo.

solidaridad