Alabanza a una muchacha imposible

Alabanza a una muchacha imposible

1

No puede ser,

ella no está aquí

hace años murió

pero sus pasos

andan en este polvo,

se hunde apenas en el sillón

donde se deja caer, liviana,

con el plumaje mustio,

y se queda dormida de cansancio.

2

Descifro su presencia

en esta página azul

donde la noche se avecina.

3

Hacía falta que vinieras,

da tanta sed tu ausencia.

 

4

Al azar te trajo el viento, al azar

azotaba la ventana y la calma

de este encierro.

El siseo del lápiz

y el roce de mi mano en el papel

iniciaron este requiebro.

5

Las alas que te cubren

vienen húmedas,

habrás cruzado una tormenta

o volado desde el mar.

Ahora eres una caracola

con barro en las mejillas

y en los pies descalzos.

Quizás llovió en tu tumba.

6

Cuando te fuiste no pude verte,

no alcanzaron mis uñas

para encontrarte.

Me dijeron que estabas pálida

y contrastaba con tu cara

un hilillo de sangre.

No tenías alas entonces

¿quién las produjo tan tarde para el caso?

Pero te hacen más bella, pajarita.

 

7

Sé que no se remedian las alas rotas,

pero si te consuela,

cuando despiertes

me pondré de pié a tu lado

y saltaremos de gusto,

quién sabe si al albur

el viento nos levante.

8

Por ahora ella duerme,

es la hora en que los pájaros

sueñan el día que viene

y aprenden la canción próxima.

Yo la adivino leyendo sus labios

que musitan otro adiós

sin llanto ni pena ni muerte.

9

(Si lo imposible parece dislate

aquí queda esta alabanza,

a la visita breve de la muchacha

que trae alas para no quedarse,

sino como sombra de pajarita).

Ricardo Landa, 4 de mayo de 2009.

Imágenes: Gadhirian: Mimo;  Luna rosa; Tarkovski: El rezo, Rueda y muñeca; Internet: Mujer columpiándose; Modigliani: Desnudo; y de internet: Luna con velo de viuda.

Anuncios

PRECAUCIONES PARA METERME ENTRE TU PELO

PRECAUCIONES PARA METERME

ENTRE TU PELO

Para Yoko y Abel

 

Si el lenguaje

este modo austero

de convocarte (…)

Fuera

el modo

(…)

De meterme en tu pelo.

Cristina Peri Rossi: Invocación

Conti pelo

1

Llevo un mapa de las veredas que te hizo el viento

2

Tomé agua suficiente para humedecer con mi lengua

los claros que el sol quema

3

Aprendí a llevar la cuenta

de los hilos y las silabas

de tu copiosa cabellera

4 Boubat hablar en sus cabellos

Obtuve un entrenamiento

en ese deporte de alto riesgo

que es deslizarse

con los ojos cerrados

por el torrente de tus remolinos

5

Llevo luciérnagas,

cardillos y fósforos,

para que venza mi arrojo

la densa neblina de tus misterios.

6

Caminaré muy despacio

por si una fiera,

por si un fantasma,

por si un recuerdo,

me detuvieran

7Yampolski manos y cabellos

Señalaré

con mi dedo fosforescente

cada ruta,

cada sendero

por donde se trafiquen

otros destinos, otros sueños falsos,

cubiertos de velos y de recatos

8

Me sometí a un adelgazamiento

en esa parte de mí

que engola la voz,

cuando más bien se trata de que emita

un suspiro, excitado

pero ligero,

en el instante preciso en que te encuentre

Yapolsky el pelo de la madre

9

Y mi plan,

entre tanta cautela y pericias,

está dispuesto

a colocar la audacia

en la vanguardia de mis virtudes:

treparé primero

las

lianas

sueltas

de tus árboles más altos,

ubicaré tus manglares

y daré un rodeo a tus marismas

trenzándoles trencitas a tus denuedos,

tocaré la piel

de puntas como un flamenco

y salto a saltito,

pues sé cuánto minas tus territorios,

y tras un juego de cosquillas inocentes,

me hundiré suavecito

hasta las raíces de tu pelo,

para injertarme

y ser en él,

uno más,

pero entero.

Cano bosques capilares

Ricardo Landa, 19 al 26 de octubre de 2008.

Imágenes: Conti, Boubat, Yanpolsky, Cano y Flor Garduño.

 

flor garduño pelo y flor

 

AMAR ES ASOMBRARNOS

AMAR ES ASOMBRARNOS

 JuxtapozSamHaskins07

Puede mudarse el mundo

cuando revienta el fruto,

cuando se cae maduro

y se anhela una boca

que muerda y cicatrice

las rupturas del nido,

la savia abandonada.

 

Así cambia la tierra:

arar y arar su polvo,

mojar la semilla,

levantar la espiga,

florecer de mañana

y alumbrar los luceros

al compás de cien grillos.

 sam haskins ecolombligo

No son cifras y cuentas

las líneas espirales

que alejan del ombligo.

No son grados, pues saltan

en mudares de casas,

cabellos, pieles y amores.

Son historias que se hacen.

 JuxtapozSamHaskins03

Cambiar por pertinaz

sutil hilo de araña

u ocasionar sorpresa

– los besos acontecen –

nada está dicho y es voz

que levanta el murmullo.

 

Rompes y ases la paz.

 

Giras y haces revueltas.

 

El caos es plan y azar.

 

¿Ley emancipadora?

Amar es asombrarnos.

 JuxtapozSamHaskins20

Ricardo  Landa, 2007. Imágenes: fotos 1, 2 , 3  y 4 de Sam Haskins en juxtapos; Ilustración final: Patt Andrea para libro de Cortazar.

ilustra Patt Andrea libro de julio cortazar

HILO

Hilo

KUMI-YAMASHITA-Y-SU-ARTE-DE-HILOS-2

¿Es amor este hilo azul
que me prolonga, devana y tensa
tras tu huella,
las orillas de tu falda
y el oscuro brillo de tu mirada?
 
¿Son amor los algodones del cielo
que te dan sombra,
que te mojan y resguardan?
 
¿Es amor este soplo
que acompaña
mi saludo infantil
con un guiño,
los labios apretados,
las sonrisas?
 index sebastian preschoux
¿Hilo o espina?
¿Nubes o devaneos?
¿Soplo o acoso?
 
No lo sé,
sólo se expande,
me desnuda,
me incinera.

KUMI-YAMASHITA-Y-SU-ARTE-DE-HILOS-1

Ricardo Landa, 4 febrero de 2004.

Imágenes: 1, 3 y 4: Kumi Yamashita: arte de hilos;

2: Sebastián Preschoux: instalación con hilos.

yamashita 403220n

Horror en el tren azul

Horror en el tren azul

“La muchedumbre de muertos”

La Odisea, atribuida a Homero,

Canto XI: “La evocación de los muertos”

kenyan train blue

Así llora el Tren azul su llegada,
porta en sus vagones ruidosos
y en repisas abiertas,  
como en las recamaras infantiles,
a cientos de muñecas rotas.
horror en Kenia wreed la jornada
Las de este año vienen de Kenia,
de Nairobi y Kisumu y huelen a gas
del que deja lágrimas resecas, estalactitas
en la garganta y blues en sus caritas.

Huelen a guerra, y bajo de la guerra a pobreza.

Sus píes de cadáver asoman
con botas rojas navideñas 
o verdes para esperar que las llenen Los Reyes.

John Coltrane no soporta ver a las más descalzas 
con las piernas quebradas, y frena:
¿Por qué no mueven los ojos y hablan las muñecas?
Quizás por el tapón de sangre en su nariz
o la cortada en el pecho. Otros periódicos
muestran niñas decapitadas.

Van rígidas y sin caja de regalo,
no las despierta el silbato azul del tren.
Conservan sus cobertores revueltos,
sus boinas de hilo para aliviar el frío,
sus calcetines rayados para andar la muerte.
Mucho han caminado las vías de la muerte.
sem-kenia3
Jhon Coltrane detiene su locomotora.
Se va mejor a morir de pena por los rieles
y deja que Miles Davis pregunte al abismo
y a la muchedumbre de muertos: 
¿So what?

 kenia

Ricardo Landa: al mirar en La Jornada: Horror en Kenia, de las niñas y niños muertos por la represión de Estado, apilados en la morgue de Nairobi traidas por en El tren azul; 4 de enero de 2008. Imágenes: Tren Azul de Kenia; Horror en Kenia, Niños muertos apilados, La Jornada; Niño  Kenia3; Niños de Kenia; y Miles Davis y John Coltrane juntos en ¿So what?

miles-coltrane

Apartarse -ha escrito

Apartarse -ha escrito

A Beto

sombras (Kumi Yamashita)


Buscar en el silencio
el abrigo 
En la niebla
la cobija
En el soplo del viento
la cura
o quizás al menos el remedio
Y recuperar una a una 
las plumas
que mordió la fiera
que atizó de brasas
el verdugo

(Silencio apenas roto
por el olisqueo perseverante,
la nariz mojada
de unos canes ventrílocuos
que, a saltos, le recuerdan voces,
roces de mejillas y cabellos)

Silencio para reescribir con los dientes
la carta inconclusa
que destiñó la infamia
de contenerme el goce
Destemplarme
Mil veces sustraído
para servir al dueño
Al amo del hilo de mi muerte
pajaro caido
Él muerde en los labios
las palabras de esta carta, que le sueño:
Me fugué al silencio
a recomponer el trino
A darme alpiste
para el vuelo

Y explica:
Ahora ensayo el aleteo
leve débil
como la gota de agua
sumada a la corriente
Porque en vuelo podré al fin
convertirme en crisálida 
del sigilo
En flor de noche nunca vista
mas aromáticamente cierta.

Y cuando firma… sangra.

5121829-la-mariposa-de-color-rojo

Ricardo Landa, 7 de enero de 2013. Imágenes: Sombras de Yumi Kamashita; Pájaro caido de Abu Nawaf; y mariposa rojinegra.