Alegrías

Alegrías

 feria sta catarina1

1

Rocío de chinampinas:

frunces la nariz,

achinas los ojos

y extiendes la boca

con tus labios de sandía

sin temor a delatar

lo dispareja que es la vida.

 feria sta catarina6

2

Barritas de amartanto :

Se ponen el granito de alegría

en la punta de la lengua,

lo ruedan en alfombras de saliva.

En su vaivén, la perla del dulzor

en su toma y ten y toma,

se derrite, derrama.

 

3

Se les ceban los versos,

pues los escriben para no quedar

enfrente del torito,

para que truene lejos su tope ágil,

para creer que levantan faldas

o incendian pantalones,

para burlar, por fin, el miedo a darse.

Se  mofan o le gritan al cohetero,

pero sus versos, se les ceban.

 feria sta catarina7

4

Ella dijo: ya hueles a pólvora.

El contestó: no dejes que estalle.

Ella le tomó y le mojó la mecha.

En vano creyeron negado el riesgo.

Mira: son una sombra que se incendia.

 

5

Cohetes con coronitas dejan caer

su aguacero de carcajadas.

Sus varas opacas hieren las sombras,

mas esos humildes rayos de otate

provienen del árbol prohibido.

¡Corre, ven a jugar con fuego!

 feria sta catarina2

Ricardo Landa  para Miniaturas de Fiesta de Analines,

Ciudad de México, 29 de junio de 2008.

Fotos: Ana Landa: parte serie fotográfica feria popular de Sta. Catarina, DF.

feria sta catarina 4

Anuncios

No es ésta una promesa

No es ésta una promesa

pina

No es ésta una promesa
es un ejercicio de perspectiva
de un cavado profundo y congruente
bajo la ola del tiempo impuesto sobre los mares
por la mano autoritaria del Poder
 
Te vi comer esta mañana con los niños en la escuela comunitaria
te vi rasgando la Gibson eléctrica y nos hiciste sacudir el polvo
te miré despintar la pobreza y colorear los trazos de armonía
te vi cómo saltabas el muro de allá hasta este lado libre
y recuperaban el país los mexicanos
expulsando a los invasores de Irak
y de cuántos otros lados también
 minele
Y las radios leían poemas en todas las lenguas
y menguaban los casinos hasta perderlo todo en su apuesta
y los voceadores gritaban PODER POPULAR
y LO QUEREMOS TODO PORQUE ES DE TODOS
 
Las hijas tenían novios que las querían y ellas a ellos y a los siguientes
Tan sencillo será el mundo de las personas sencillas
Y amábamos sin detenernos o sólo se pausaba para leer un poema
dedicado a las lunas fugaces que  iluminan el horizonte
más allá de la era del neón que oculta la larga noche
y de los espectaculares de las bebidas de cola
que se habían ido al drenaje
junto con la putrefacción de las hamburguesas
 rage againts the machine
No es ésta una promesa
es la esperanza agazapada en el penar
y en la lucha secreta y humilde
que se aloja en los huecos del planeta
una idea en la que no caben cárceles
ni  sobran asambleas o fiestas
ni permite envenenados ríos azules y mares negros
ni acepta gobernantes pálidos de droga y fofos de voracidad
 
No no es lo que es ahora
tampoco es mi sueño ni un delirio común y veloz
de los que causa la falta de pensión y medicinas
es sólo un proyecto que se dibuja
con las manos y los ojos colectivos
y con los de cada quien
desde abajo y aquí en el arco
de los territorios donde hablan las raíces
y hacen que los bosques y la hierbita del desierto
crezcan al tamaño de la esperanza.
 

Atletas ingleses nus 3_thumb[3]

Ricardo Landa, diciembre de 2007. Imágenes: Ballet de Pina Bausch; Mineros en lucha en España; Rage Againts The Machine; Atleta inglés.

Humildes y altaneros

Humildes y altaneros

20convict13

Los humildes
aprendieron a escuchar la palabra
en el vientre de sus madres,
por eso no suben la voz
hasta que su dignidad
los bautiza de insurgentes.
 
En cambio, las y los soberbios
ostentan su voz de mando,
sea que llamen al perro,
maltraten a la servidumbre
o al que crean será su alumnomadre payasita 043n1soc-1_mini
o súbdito permanente.
 
Pero la humildad se pega
y crece pujante
desde el vientre del país,
por lo que los perros muerden,
ya no se dobla la que sirve por un salario,
y al que estudia no le alumbra
ni espanta la ronca
o la tipleada voz de los altos profesores,
sátrapas y mandones.
 
Las y los sencillos,
muchas veces despojados,
convierten sus manos
en cuencas de ríos de frescura
y pueden con los pechos
inventar sonajas, tambores y cántaros de leche
para sus amantes e hijos.
 
Por contra, los soberbios y mandamases
esperan, inútiles, que una botella,pole_dance
la cuchara o aquel vaso,
tan comunes instrumentos,
se les rindan a su boca,
les suplan las manos y por algunas monedas
colmen ese vientre
que se les hincha, se les pudre
y, al final de su mito, se leprosa.
 
Usos humildes y sabios por unos
del hermano plato y de la amiga silla,
frente a los abusos de altaneros
que aún sueñan que caerán parados.

Ricardo Landa, 15 de mayo de 2013.

Imágenes: Buster Keaton: Convictos;

Foto  de La Jornada, madre payasita;

Pole dance, en ópera Héctor Berlioz; Antonio Turok: Semilla.

turok_semilla