El tren y la lluvia

El tren y la lluvia

 

 A  la música Heitor Villa lobos

villalobos lampiao y maria bonita

En el tren de Villalobos

 

Y en el andar del tren
con su estela de papalote

Y en el andar del humo
con su testa despeinada que araña los hombros del bosque

Y en el andar del hombre
con sus avenidas de ríos para sumergirse

Un viaje de pianos y flautas a las ningunas partes

Un viaje lento en las volutas
de un sueño que se busca en los bolsillos
la moneda de la suerte

Villa-lobos

Otra vez llueve Villa lobos

 

Hojas doradas y sangrantes
Notas al piano-piano
A la flauta tímida
Al inmenso olear del piélago
Hilvanan los poros de la piel

Su pausado andar, machucando la hojarasca

Un quedo latir que intenta en el silencio repetirse
Llenarse de vidas
Para otear el horizonte cada tarde
Y soñarlo por la noche de otro color
Con otro encanto para la esperanza
Con otro estímulo para la rabia

Saudades sí, gotas apasionadas tiradas al cielo

Fluye y remueve este acendrado aprendizaje
Altera los sentidos
Da a la percepción un motivo para cambiar de vestuario

Danos el pan de teclas cotidiano
Y una feliz extremaunción que nos incinere modulando.

 alambrada y lluvia

Contrastes de la historia

rueda
rueda
la cabeza del hombre cae y rueda

vuela vuela vuela vuela
la cabeza de la mujer en el aire, revuela.

lluvia de otro modo APIC3419

Ricardo Landa, 22 marzo de 2007. Imágenes: Villalobos, Lampaio y María Bonita; Portada Villalobos y tren; alambrada y lluvia; ilustración: Lluvia de otro modo; Charlie Haden (qepd) y Egberto Gismonti tocan Tren de Caipiria

Charlie-Haden-und-Egberto-Gismonti

Anuncios

Al paso, verso

Al paso, verso

ralph gibson entrecruces

1

Soy el persistente que tañe tu puerta

desde el último diluvio,

sólo porque mis nudillos

escribieron ahí

una centena de versos

y esa muda barrera

se transformó en un libro,

de metal oscuro y frío,

pero al cabo,

en un libro abierto.

2

En cambio tú,

luna del destierro,

cada hora de silencio

dejas una siembra de cruces

que me entristece la frente.

Por eso evito leerme el rostro

ante el espejo,

y traduzco las cruces en mi memoria

como las x con las que me marcabas a besos.

Así vuelvo a tocar la puerta del exilio

cada noche,

así labro como mendigo verso tras verso

así burlo tus fronteras entre nubes de letras

y tú me sientes sin verme,

y llega a ti mi calor

aunque me imagines muerto.

ralph gibson

3

Pero esa tormenta de grava sobre tus muros

tendrá un fin,

siento más que presiento:

o me abres plena la puerta

y desando las distancias a tus labios

o este muñón desgastado

quedará hecho cenizas,

reposo aparente del fuego,

palabras que irán a tus ojos al tiempo,

versos de humo,  se te volverán aliento.

4

Paso con retumbos en el pecho

a escribir los versos

que derrumben tu clausura:

el agua de nuestras raíces

no se la lleva el viento

el agua es el hilo largo de abrazos que nos viste,

es la lengua que nos habla, nos acerca.

ralph gibson sombraandante

Ricardo L anda, 12 de diciembre de 2004.

Imágenes: Fotos  de Ralph  e imagen de Andrew Wyeth 

andrew wyethTanningDorotheaBirthday

Well you needn’t

trompeta001Well you needn’t

 

Bueno, sí, ¿Thelonious?
No estoy ahora para pedirte nada
Solo que no vuelvas a escribir: ¡tan, tan!

¿Sabes tocar el piano? Entonces
Date una vuelta por la noche más oscura,
Cántale a las ventanas abiertas.
La mía se cerró.
Y si este veneno me sale por los poros
No te preocupes de recuperarlo
Y beberlo. Los suicidas no huyen,
Toman su lugar y apuntan directo
Sin importarles si se peinaron.
No les tiembla la lengua para ahorcarse.
Así que tú, ahorcado no serás de ti,
Ni menos tendrás agujeros en el suéter.
Nada misterioso me sucede,
Sólo que dejé de bailar a tu son.
Sólo que un maleficio gozoso te borró de mi lista.
Y si te hablo en verso es porque las tonterías
No se acaban con jalarme los pelos,
Y los remedios no vienen sino convocados
Por un rito como éste
Que mató a tantos poetas de tristeza.
Y ya, sí: nones, nuncas, nel sin pastel.
Se terminó, well you needn’t.
Pa’ qué quieres penar si ni a muerto apestas.

Ya el Thelonious verdadero va en el cielo de Epistrophy 
Después de esto, me merezco una mecedora de esas.

en-el-humo

Ricardo Landa, en un noviembre a nuestros muertitos del 2007 e ilustrado el 26 de julio de 2012 para y por analineas. Imágenes: Trompeta, En el humo y  Shit,  foto del concierto Wall de Ana Landa.

analines shit


			

Tarde de samba

Tarde de samba

Danza aquí

Samba-2

Al mismo compás de la canción

Danza y suelta el suelo

Deja atrás el cansancio,

Sigue el compás, su revuelo.

Un peso leve salta a lo ancho

Del sueño

No bebe el veneno rancio

Del empeño

Vuela el poema de larga cola

Alta su estrella

Y en el brillo de su aureola

Cada palabra es ella

Estrella

A pesar de mí

samba

La tristeza se fue

La abrazó un cuervo delirante

La meció la luna en la punta de su cuerno

La enredó en sus olas el océano y la arropó de espuma

La alegró el canto que brota vibrante de la tierra  y se vuelve humo de volcán con ella

Me dejó la samba de la tristeza.

Para dejar de llorar

2097nota

La hierba, como una sola,

Como filón de oro en el desierto

Atrae ojos, manos, bocas

Y dientes que la mastican y la hacen algodón,

Energía,

Un goteo renovado de la sangre que afina la cabeza,

Que levanta la frente

Y anima la vida.

Como aquella que llaman ombligo de Venus.

Hierba, hierba, hierba, hilera de sueños en tus brazos verdes de mujer

Que oscilas columpiándote en el viento.

mark-laita-serpientes-L-ksWXpM

Ricardo Landa, Tarde de Samba del 8 de febrero de 2007. Imagenes: 1, 2 y 3 pinturas de samba brasileña; 4: Mark Laite, Serpientes.

Este vaho zigzagueante

Este vaho

Esta cápsula de humo
Esta neblina que desdibuja
y que él llamó El Trapo Negro
nos aleja del mundo
y existe porque nos estamos viendo

Zigzagueante

Emerge
         Pajarea
Se rehunde
          Vuelve con un coral en los labios imaginables
                              Vuela
El sol la enciende
                  Caen sus varas de bengala
                             Cava un cráter en mi pecho
Suspiro...

Ricardo Landa, 2001. Fotografía de  Manuel Álvarez Bravo: El Trapo Negro.