Claroscuros V Dulces sueños

Claroscuros V

Dulces sueños

“El mango es la más feliz de todas las frutas dulces”

La Biblia

Anoche te soñé iluminada

por la alegría de comerte

un mango con las manos pegajosas,

untándose en tu rostro

ese sol jugoso que escurría liberado

y te endulzaba los gestos.

 

Yo me acercaba a tu felicidad

y de pronto era tu perro y te lambía

cada poro, cada vello, cada ojo, cada ceja

y el mango no se acababa

-como la zanahoria del cuento de mi abuela-,

pero este era un contento

no una burla, ni un castigo:

solo un perfume perfumado.

Come orgullosa tu mango interminable,

deja que caigan otros y rueden por el suelo

como tambores de latidos amarillos y verdes.

Deja que se pudran, púrpuras y negros,

y que te crezca su aroma, que te enrede su piel

y broten sendos mangos en tu pecho.

 

Si luego de esta guerra florida me asombro,

si pasado el festín en tus jardines

parezco perdido en un paraíso de Sri Lanka,

o la Amazonía,

despiértame con unas gotas de mango apenas fermentado

para que estallen mil fogatas en mis labios

y reviente en mi lengua

el hueso limpio del placer.

Ricardo Antonio Landa. Octubre 9 del 2007.

Imágenes:Paul Gauguin: La mujer del mango y La mujer de los mangos; Elena Casas: mangos al aire libre; Sebastían Díaz: mango y brocha.

Anuncios

Sólo en casa solo

004-Donis,-Roberto.-El-tiempo-de-la-luz

Sólo en casa solo

 juan franciso elba fragmento de corazónIMG_0309

 

Este fragmento late solo

para ti sólo.

 

Sólo de sonar por ti

ensordece al mundo, él solo inunda

tus venas con su torrente.

relo2

Un  fragmento solo, repito.

 

Arribo con sólo él al escenario,

pues me pinta solo.

 

Es un pedacito por el que me he quedado solo,

aunque con él hago sólo lo que quiero.

 Paul Klee (Suiza) Casas rojas y amarillas en Túnez

Y bien pudiera no ser sólo él

desde el que te angustie,

es sólo un departamentito

en tu enorme unidad habitacional.

 

Un fragmento que ahora es un dolor

solo en la cabeza -¿o sólo en la memoria?-

que no viene sólo con el orgasmo

eso es imaginación, rencor solo.

 sayonara__araki_sensei____by_silvenger-d4i164a (1)

Un fragmento solo, sí para ti,

pero entero, eso sólo tú lo sabes.

 

Ricardo Landa, 1989 (versión 2014). Imágenes: Roberto Donis: El tiempo de la luz; Juan francisco Alba; fragmento corazón; reloj 2; Paul Klee: casas rojas y amarillas en Túnez; Araki: cómic: sayonara; y araki: foto: niña 

araki

hamaca el amor el viento

hamaca el amor el viento

MUJER EN HAMACA

hamaca el amor el viento
sopla su llamita azul de yema colorada
 
pende el placer de un millón de hilos
 
red que abraza en vaivén
los hechizos que asoman
vuelven y empujan a otros encantos
a sus extremos más redondos
 
pinta en las pieles latidos
 
filtra flores de sangre  luciérnagas  chispazos
cenizas de pétalos y suspiros
 
y en su vibrar 
                          imita el temblor del arpa
su temple
armonías del aire
 anguiano-la-hamaca-
en una de tantas les crece un fruto 
les patalea o duerme en su arrullo
y grita cuando el viento 
mal pariente
huye a zarandear 
              buques 
             y palmeras
a tirar borrachos  a empolvar manteles
o a guardarse en otra cuna  a soñar 
lo hermoso que es hacer el amor 
en una hamaca
 
hamaca el amor del viento.

 tina modotti hamaca

Ricardo Landa, 17 de octubre de 2008.

Imágenes: Dibujo: Mujer en hamaca; Raúl Anguiano: La hamaca; Tina Modotti, Foto: Hamaca; Mariano Rodríguez: mujer en hamaca.

hamaca-mariano rodríguez

Zarabanda por el latir del ojo

Zarabanda por el latir del ojo*

zarabandaimg2-25

Quizás llegue a la edad
en la que el águila
desecha viejas uñas,
pico y plumas
y renueva
-después de un reposo-
vuelos, sueños clase_danza_degas-1
y vida a tiempo.
 
Quizá deje como ella
de pensar en presas
y en cualquier tipo
de cautiverios,
aunque lo vivido
seguirá en el latido del ojo 
-que es la lengua
según piensa un poeta-,
órgano de precisión asombrosa
para un íntimo acercamiento. 
 
Ocuparé mis insomnios200px-Pieter_Bruegel_the_Elder_014_detail1
-con el resto de energías
y plumas grises-
en llevar a lo más alto de la página
el oficio agreste y placentero
de evocar  y recrear sin límites
el baile sabio del ave solitaria
que esparce incendios
sobre cuerpos, sobre mundos.

201204_impresionantes-ilustraciones-digitales61

Ricardo Landa, 13 de junio de 2010.

Imágenes: Zarabanda renacentista; Clase de danza, Edgar Degas; Pieter Bruegel el viejo;  e impresionantes ilustraciones en internet.

* Con la Zarabanda de Handel.

Pulsaciones

jorge perez vega109  Pulsaciones

Primera
Se contrae, se distiende
El alma en este arrullo
De los pechos que amamantan
Con latidos lácteos
Estrellas que salpican
El cielo.
Dibujo-de-JPV-4-1
Segunda
Uno siente que se deshace
El nudo
Que se nos salen los adentros
Y de inmediato quiere atarlos:
Esfínteres amorosos
De inocentes soledades
Con los que uno aprende
El sentido del placer de estar con uno.

Tercera
Los labios pulsan
Y arden abultándose
Igual las yemas de los dedos
Que reconocen otros cuerpos
O que los adivinan en los pezones
Erguidos
Como sonámbulos de las tentaciones:
A la prójima palparla 
Con la más ferviente dicha.

DIBUJOJPV-13buenooo2Cuarta
El cerebro la sueña
El deseo está en vigilia
Hace latir el pene
Y lleva la mano
Al encuentro de uno
Los roces que nos turban
Los anhelos que nos oprimen
Y apresuran:
Va a la garganta del gallo
El salto de la fortuna.

Quinta
Puede ser en una playa
O en una cama casera
En un hotel con espejos
O en el rincón oportuno
Puede ser a piel entera
O a la  parte que se desnuda
Zonas que se relajan y entregan
Al pulsar de cada poro
Que se aproximan y frotan
Se agitan, se penetran
Para que tiemble el mundo
Y exhale, caracoles de amor,
El humo.
Francesca Woodman2
Sexta
Es la electricidad del cerebelo
Es otra vez la piel, sus pliegues,
La boca, el ano, el pene, la vagina.
Manarán pensamientos
Dislocados por millares
Antes y después del estallido:
Gozar es ser, saber y sentir con todos los sentidos,
Aunque mejor es sernos,
Amarnos y abolirnos
Contraídos y, por un segundo, extinguidos.

Ricardo Landa, 28 de noviembre de 2012. Imágenes: 1  2 y 3: Jorge Perezvega; 4: Francesca Woodman y Manuel Ahumada: Mi vida en el limbo.

La vida en el limbo