Caligrafía letal

Caligrafía letal

Abre una vieja agenda

con motivos de culturas ancestrales:

glifos, fragmentos de códices

encabezan una serie de textos

para ayudar a la memoria a atenuar

el fracaso en sus intentos.

 

Se detiene ante los nombres en racimo,

algunos ilegibles o maltrechos,

escritos quizá con indiferencia,

o tal vez, por serle harto conocidos.

Encuentra sorprendido las señas de amigos,

compañeras, maestros y amores.

Lee sus nombres y apellidos completos

-algo que ya no hace al llenar nuevas agendas-

y le conmueve el haber olvidado esos detalles.

 

Inquieto, le asalta la pregunta

de si será tan largo como el nombre leído,

el camino que ha andado esa persona,

o si se le interrumpió la vida como hace

la letra que falta como un balazo en la palabra.

Tal vez se unió ese otro a una secta con códigos extraños

como aparece en ese nombre sobrepuesto.

¿Y si carece de algo básico en la vida

al que le faltó un acento en su apellido?

 

Absurdos pensamientos, se dice,

y pronuncia en voz alta

los nombres completos para calmarse.

 

Quisiera le contestaran

que aún están presentes en el mundo

para deshacerse del miedo que le turba,

que lo escuece de culpa

si acaso hubiese vaticinado

fatalidades con su mala letra,

o  si condenó a alguien a castigos

que la memoria guardaba en el olvido.

 

¡Ah! ¿y si en la agenda se hallara su nombre?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ricardo Landa, 10 de marzo de 2017

Imágenes: 1 al 4: caligrafías japonesa;  de pintura de Jackson Pollock; escritura farsi; manual de caligrafía; 5: dedicatoria de Virgilio Piñera a Julio Cortázar y Aurora Bermúdez;  6 imagen de una caligrafía japonesa; 7: Croquis y viñetas atribuidas a Arthur Rimbaud.

Anuncios

Cuándo imaginé

Cuándo imaginé

…bondadosamente me dieron el grado inferior de cronista

Zbigniew Herbert en Informe sobre la ciudad sitiada

003n1pol-1

¿Cuándo imaginé

que escribiría la historia que otros hacen?

 

¿Servirá acaso quitar el nosotros

antes de decir ganamos,

resistimos?

 

La historia es una sopa que hierve  al anochecer

y repone la fuerza del paso,

la marcha

que permite encontrar en su jugoJosé Revueltas

el sabor de cada maniobra,

los aromas del combate,

del coraje, la alegría de sobrevivir

para y con los nosotros…

 

Y yo que la sazono en letras y versos,

no puedo negar

que me sabe a nostalgia,

sorbo de gracias libadas,

sencillas enjundias prestadas al escribidor.

 Layout 1

 

Ahora sé que me toca la guardia

de las 3 30 y debo mantenerme alerta,

porque cómo regocija cuidar el campamento.

 

Ricardo Landa, 8 de marzo de 2014

Imágenes: Foto campamento de indignados; foto  de José Revueltas,  Nidal El.Kairí: diseño de portada: Poemario; Ana Landa, pintura oleo y cartón: Luna de Noche.

Ana Landa Luna de noche