Zapatillas de mar y sol

Zapatillas de Mar y Sol

zapatos debailejpg

Cómodo y ligero

Tu pie izquierdo

Hace la zapateta

Con el ritmo de mis versos

Repica y suena zapatos-de-salsa-online-nacionales

Tamborilea

Esta tierra diosa

Sobre la que levantas

Alto y sutil

Tu cuerpo gótico

Piel con piel

Rimas

El ritmo de los versos

Son de delgada suela

Como leves son sus cintas

Que no cubren

Desnudan

Tus exactos Free-Shipping-Wholesale-Women-Black-Suede-LATIN-font-b-Dance-b-font-font-b-Shoes-b

Pies amarfilados

Les amparan la frescura

Aunque apenas

Arriba

Los muslos ardan

Friccionados

Por el vaivén Blog_20160229_Fono_BeneficiosBailar

De besos

En versos enmascarados

Los tobillos

Trazan el quiebre

Las plantas

Y esos diez senos

Boluditos zap baile salsa57-339

Que hundes

Que puntean

Para alzarte

En los talones

Y volcar su taconeo

Ah verso perverso

Este de bailar

Cómo creces

Cuando digo baile

Cómo ondeas

Tu cuerpo que abandera

En tu pecho

La respiración

Y cómo duele

Que tu barbilla foto anie leibovitz

Imite el filo del puñal

Y la cuchillera manera

De tu atisbar

Las zapatillas

Mar

Te mecen las caderas

Las zapatillas

Sol

Treman en tu pubis

Como flama

Zapatillas

Mar y Sol

Rumbean

Y un pie queda en alto

Y el otro

Te hace girar women-s-Latin-dance-font-b-shoes-b-font-female-high-heeled-soft-outsole-adult-ballroom

En 80 magias

Mil luceros

Bamboleas

Ritmas

En el mismo sitio

Donde cavo

Con un suspiro

Este hueco

Que deja en mi pecho

No atraparte en el vuelo

De la cabriola

De la pirueta

isabelle-felicienDe la rumba

Que eleva a lo inaudito

La libertad maciza

De tus piernas

                                                                                      A reposar sobre mis hombros

Las zapatillas

                                          Y anudarlas en mi nuca

Ya

                                                           No puedo detenerme

Viene

                                                             Viene

Tormentoso

El  verso

En un punto del deseo prolongado como aquel tango

Triste

Solitario

Y final.

Ricardo Landa, 18 de octubre de 2014.

Imágenes:diversos zapatos y zapatillas de baile; pareja en baile fotograma del video de una rumba: Isabelle-Felicien; ballet del Jardín de las delicias.

ballet el jardin de lasdelicias

CLAROSCUROS I- Luz en la oscuridad

Luz en la oscuridad

(Claroscuros I)

adrián mendieta Espinas-EG

Diderot no captó en su enciclopedia
las maneras de lograr luz en la oscuridad.
Ponga usted por ejemplo un disco de Jan Garbarek, 
cierre los ojos
y verá lo mismo ritos lejanos y fiestas, 
o aquél canto de pájaros pimienta en África
y cumbres y ríos y desiertos
a su antojo (igual alumbraban los hongos 
de María Sabina en su ritual).
Si no son hechos quemados por el sol, 
¿Qué decir de las conmociones que nos sacuden
con esos largos o entrecortados del saxofón soprano? 
O la ola violenta que nos ciega 
hasta que abre el camino 
el saxo bajo de John Coltrane.
Esprit de Diderot(4)
Pero por respeto a Diderot argüirá que esto es teología.
¿Y si fuera? No lo es, no importa, ahora
llaman mística o gimnasia emocional 
a sandeces con ejemplos parecidos.
Aunque sólo es música alta o ritual profundo.
O si le gusta otro ejemplo tomé una PC 
y busque en la Wikipedia
las páginas de la guerra contemporánea.
Sabrá así de aviones fantasmas, fugaces y asesinos,
drones criminales fuera del quirófano
o de radares y censores en las noches 
del desierto de Arizona 
o en los de Irak o Afganistán.
Y, lo más soez, 
el espionaje de su vivienda cuando provocan
un apagón masivo en la ciudad 
-hasta en la Ciudad Luz se ha probado, 
solo que ahí las fogatas de los barrios segregados 
a veces frustran la jugada. 
¿Y sabe para qué utilizan la forzada oscuridad
el Pentágono gringo o el Mossad israelí? 
Para vernos hasta las muelas cariadas y las vasectomías 
aplicadas con tardanza o con miedos.
Y es que la luz interior no proviene solo de los pasones
con la droga más barata o la del más sofisticado diseño 
en los laboratorios del imperio. Viene de hace siglos 
y se sostiene a contracorriente:
cuando rociamos con chicha a la Pachamama…
Si ofrendamos maíces de colores ajenos a Monsanto.
O si, en ese abrir y cerrar de ojos que acompañan 
los besos pausados entre amantes, 
se emiten lucecitas y destellos de conciencia.
adrian01
Este debate no es con el materialismo de Diderot, 
sino con quienes creen en las ínfulas 
de ciencia tan profusa
y no aventuran a mirar las luciérnagas 
como lamparillas amables de los pantanos, 
para no hundirse en una de esas.
Le propongo que encienda un cerillo en un cuarto oscuro.
Deje pasar el minuto o lo que arda su flama.
Vea el lento retorno a la oscuridad. 
Ahí atrás de usted hay otra llama,
en la parte trasera e interna de su cerebro 
algo se enciende 
cuando le pregunto: ¿Ve usted el rostro sonriente 
y el brillo en los ojos de su amada que lo espera? 
¿Esos luceros con los que ella lo aguarda en silencio
mientras usted vagaba por el diario de Diderot?
¿Ve la tersura de sus pómulos, 
la de sus hombros tan desnudos 
y la de sus rodillas apenas separadas? 
Bueno ahí está otra prueba de que en lo negro, 
en el punto donde la luz se sobrecoge, 
su más oscuro deseo luce tan hermoso.

Mery Arias. Fotografía analógica, película 35 mm. 2012-2013. 30 x 40 cm...

Ricardo Landa, 15 de octubre de 2007. Primero de la serie Claroscuros. Imágenes: Adrián Mendieta: Espinas;  Grabado: Espíritu de Diderot; Adrián Mendieta: Hojas de luz;  Grobe, Mery Arias fotografíada: Carlos Jurado:  Naturaleza muerta 1990.

Naturaleza-muerta-1990-carlos-juradol

 

Sin cuenta

Sin cuenta

caballo azul franz marc

Sin cuenta, los cincuenta otra vez,
ahora míos los números
como ceniza de aquel fuego.
 
Ayer imaginados como un larguísimo viaje,
hoy casi distraído los veo que pasan
sin inclinarme solemne ante sus bombos y platillos.
 fontana2
Aquí en mi mente se reitera
cincuenta veces el azul
de un cielo fijo en la bóveda de mi memoria.
 
Ciclorama azul de mis actos,
fondo para colgarle luceros,
azul de besos al viento y de adviento.
 Falda de flores
Azul de faldas corridas hasta las caderas,
azules párpados con tangos de Gardel,
azul lloroso, azules sombras.
 
Azules pétalos húmedos de sereno,
halo azul de la luna y de cuerpos frotándose
como en el experimento orgásmico de Reich.
 
Azules cincuenta, sin cuenta
los azules días en que azulearse
es azoro azul porque aún azul se vive.

Van_Gogh_3200

Ricardo Landa, ¿septiembre  de 1990, noviembre de 1998? Con remate de diciembre de 2013, redescubriéndome.

Imágenes: Caballo azul Franz Marc; Fontana: cielo y campo 2; internet: Falda de flores;  Van Gogh: patio de cárcel.

Otro sueño

Otro sueño

 
A la una llegué
a recostarme junto a ti
con las botas puestas.
Deslicé mi mano hacia tu vientre
y dormí con tus latidos en un puño.
A las tres fuiste a tu guardia
y al regresar te tendiste a mi lado
con las botas puestas
y pusiste mi mano en tu corazón.
A las seis despertamos todos
con gotas de rocío en los párpados.
Tras un sorbo de café,
llenos de vida,
estuvimos en línea
paralela a la milpa.
Ando seguro desde entonces:
al seguir la columna,
cuando subimos o bajamos las laderas
miras mi espalda,
apenas tres lugares delante de ti.
¡Tú y el lucero del día me protegen!
 
RL = Ricardo Landa,  febrero de 2003. Foto: Milicianos zapatistas: Araceli Herrera; Pintura: Botas,Van Gogh