DARK SIDE OF THE MOON

DARK SIDE OF THE MOON

dark voices inside

1

Cuando deshiele el espejo,

aletearás un brazo,

avanzarás tu pie más blanco

y tu pecho perderá lo amoratado.lado oscuro

Entonces, con todos tus dientes

comerás mi cuerpo insomne.

Mi alma -según la esotérica moda-

tiene la posibilidad de sobrevivir

como tu sombra.

2

La noche,

animal de soledades,

larga como ríos que nunca desembocan,

deja sus llagas, sus úlceras

en mis sienes, y sus delirios.

 

¡Pierde ya la piel, culebra!

SERPIENTE

Fosforéceme la carne

para que con su dolor y llanto

no se vaya, para que se estampe,

aunque como herida

en mi destino quede.

ahumada oscuro

Ricardo Landa, 1999-2016

Imágenes: Dark voices inside; El  lado oscuro; Serpiente mítica; Manuel Ahumada: oscuro; ilustración: Un traje rojo para el duelo. Destacada: Arturo Rivera, El jardín del edén.

untraje rojo paael duelo

Anuncios

Invisibles

Invisibles

A  la presencia de Revueltas, Huerta, Ahumada,

Gelman, Pacheco, Kuy  Kendall…

1219acteal2 cuarto oscuro

Los que se detienen para que pase el prepotente

Las que raspan con una lija la sangre que derramaron

Las víctimas que de repetirse en su llorar no cuentan

El recluso que se muere de solo sin sentencia

La que habitaba esa porción de la banqueta tan pisada

El joven que creció perdiéndose en la mona

El cantante que apenas susurra su canto de penas

La que agoniza en coma con las manos atadas y los ojos sellados

Porque nadie dice quién es y nadie pagará la cuenta hospitalaria

La última de la fila que rebasan todos sin protesta

El niño con el cuaderno deshojado y sin su nombre en la portada

La migrante a fuerza secuestrada comprada revendida y adicta al cristal para sentirse cubierta de miradas

El que viajaba sobre el tren y se lo llevó una rama de eucalipto

Invisibles no él la los las

Sólo unos y unas

Indeterminados vagos difusos

 

Por falta de voluntad y dejadez

Dicen los que no los vieron

Y ni quisieran hablar de ellos

 

Porque así les fue en el baile

Y perdieron

Dicen los que consideran perdedor

Al invisible que no accede

A la escala de su bolsa de valores

Porque esto es el sistema del borrón

y descuento de sus víctimas

en la indefensión aprendida

Invisible si no eres el que vence o quizás el que resiste

Hasta que te borran si antes no los derrotas

Entreviéndote al gritar tu nombre

Al abanderarte como su enemigo y pasar desapercibido

Al enmascararte y poner en tus manos el destino

Al enlazar más invisibles que resisten

Al crear otra realidad con luz debajo

Que hace ver lo grande que eres

Y el poco tamaño de quien borrarte

Quisiera aunque no puede

Quien se ha visto invisible

                                                       Y se apura a entenderlo

Sabe reconocerse

                                               Como semilla de ahuehuetes

Árboles gigantes que si se ponen ojos y se ven

Como lo que pueden ser

Se extienden por los campos y florecen.

invisibles-600x538 tomado web hernando cerdo

Ricardo Landa, 23 de febrero de 2012

Imágenes:  Acteal, cuarto-oscuro; Invisibles, web Hernando Cerdo; Galiapacchioni narraciones invisibles.

GALIAPACCHIONI_NARRACIONES-INVISIBLES

Externa-mente

Externa-mente 

(guía hacia umbrío)

ahumada limbo

externa
esa cajita de música
esa hendidura
que se come los tsunami

sea esa proa
esa concha
esa burka en albarda
que apenas
anuncia la mirada
contenida

esa manta que tiende
la de la capucha que subvierte al mundo

ese campamento ovoide
en la falda del monte
de la diosa del amor
revestimiento
vestíbulo
y desnudada lira
donde los poetas  lían

esa flor de loto
egipcia sí y levantada
ese trapecio
donde se cuelgan los milagros
hasta ir a dar
a otras manos
lugares mapas ojos
lenguas para convertir en idioma
al balbuceo del gozo
y al gemido del ansia

externamente
y siempre
se la lleva en la mano
fuera del equipaje
como eternos umbrales
al sombrío misterio
donde retumba
el meollo de la sangre.

colibriel canto delcolibriwordpress

Ricardo Landa, 17 de marzo de 2011. Imágenes: Cartón  Limbo de Ahumada. Internet: Colibrí, canto del colibrí.

Pulsaciones

jorge perez vega109  Pulsaciones

Primera
Se contrae, se distiende
El alma en este arrullo
De los pechos que amamantan
Con latidos lácteos
Estrellas que salpican
El cielo.
Dibujo-de-JPV-4-1
Segunda
Uno siente que se deshace
El nudo
Que se nos salen los adentros
Y de inmediato quiere atarlos:
Esfínteres amorosos
De inocentes soledades
Con los que uno aprende
El sentido del placer de estar con uno.

Tercera
Los labios pulsan
Y arden abultándose
Igual las yemas de los dedos
Que reconocen otros cuerpos
O que los adivinan en los pezones
Erguidos
Como sonámbulos de las tentaciones:
A la prójima palparla 
Con la más ferviente dicha.

DIBUJOJPV-13buenooo2Cuarta
El cerebro la sueña
El deseo está en vigilia
Hace latir el pene
Y lleva la mano
Al encuentro de uno
Los roces que nos turban
Los anhelos que nos oprimen
Y apresuran:
Va a la garganta del gallo
El salto de la fortuna.

Quinta
Puede ser en una playa
O en una cama casera
En un hotel con espejos
O en el rincón oportuno
Puede ser a piel entera
O a la  parte que se desnuda
Zonas que se relajan y entregan
Al pulsar de cada poro
Que se aproximan y frotan
Se agitan, se penetran
Para que tiemble el mundo
Y exhale, caracoles de amor,
El humo.
Francesca Woodman2
Sexta
Es la electricidad del cerebelo
Es otra vez la piel, sus pliegues,
La boca, el ano, el pene, la vagina.
Manarán pensamientos
Dislocados por millares
Antes y después del estallido:
Gozar es ser, saber y sentir con todos los sentidos,
Aunque mejor es sernos,
Amarnos y abolirnos
Contraídos y, por un segundo, extinguidos.

Ricardo Landa, 28 de noviembre de 2012. Imágenes: 1  2 y 3: Jorge Perezvega; 4: Francesca Woodman y Manuel Ahumada: Mi vida en el limbo.

La vida en el limbo

La correccional

La correccional

Dejen ustedes. Mi canto está mal hecho

como esta verdad, que está mal hecha.

Antonio Gamoneda: Cuestión de instrumento.

 

Busca los ojos de la madre
y el padrastro los eclipsa
busca la moneda del patrón
que mal paga su cansancio
busca la sonrisa de la maestra
pero la lección le dice
cuánto cala el silencio

Grita entonces
en la casa y en la escuela
en la panadería y en la iglesia
grita como perro 
que así le gritan
le echan agua y apalean
Decide morder
aullar y orinarse
sea en la harina
o en el bautisterio

Lo echan lo encadenan
le ponen en calabozo
de correccional
reza porque le obligan
canta desde el hígado
su dolencia

Raspa el hambre
el peltre en el hospicio
raspa el dolor 
en el piso de la letrina
raspa la cobija la nariz
con su podredumbre
raspa la oreja
el timbre que le ordena formación
a los muchachos

Y el muchacho llora
por la suela del zapato
llora por las costras
de sus codos
llora por el gis
que mastica cuando aprende
a dividir un pastel
en el pizarrón
entre cientos de bocas
saboreándose

Llora rabia el puño del muchacho

Y cuando escapa
lo espera el golpe del viento
sobre su cabeza a rape
lo espera
el silencio que lo echa de su casa
lo espera
la puerta parroquial
que lo tiene por bastardo
lo espera
la noche su amplio
y húmedo tejado
lo espera la luz de las patrullas

El muchacho escapa
del peltre del hambre
de la letrina y sus olores
de la cobija
y de las vidas que se pudren

Es un puño que corre
de sus miedos

Huye de la corrección con sangre
Aunque lloran sus zapatos
corre
         imparable escapa.

 

Ricardo Landa, 21 de junio de 2012. Imágenes: Murillo, fotos de muchachos y niños presos y cartón de Ahumada: Drogas.

Préstamos

Préstamos

A veces,
hoy por ejemplo,
no escribo yo, pero sí de mí
en la copia de versos favoritos
por claros y sentidos
como el ritmo de tus pechos.
 
En ti mi sombra a tientas busco
de mí dice  mi sombra autorizada:
Si estuvieras aquí de nuevo
a la mitad fugaz del canto.
Si solamente te alcanzara.

Pero no te apures...
Porque todo es prestado; se nos prestan
la casa, el despertar, la compañía, 
el sentimiento temerosos, el simple 
cambio de la amistad, y el júbilo 
de ganarse otra vez, y nuevamente
el alegre perder al encontrarse.

Lee en esas líneas
mi rostro en fuego consumado,
léeme el cuerpo y el corazón sin fondo,
lee mi caracol desposeído de casa y desnudo,
y lee en la poesía el único hilo
con el que de ti me prendo,
si no te has ido y te encuentro
aunque te pierdo en el giro lento
de cada surco, de cada hueco
de mi habitación en laberinto;
luego, si puedes leerme en cada paso,
hazlo, para que dé el siguiente.

Ricardo Landa, 10 de marzo de 2008. Con versos prestados y subrayados de Rubén Bonifaz Nuño de sus poemas: Albur de amor y Fuego de pobres. Imágenes: Cartones de Manuel Ahumada.