Contraluz (III) Los borradores

Contraluz (III)

Los borradores

Precisamente en este periodo escribe Marx los últimos cuadernos de sus Grundrisse – observatorio privilegiado para seguir el desarrollo de la concepción del autor – y decide publicar su obra en fascículos, el primero de los cuales, editado en julio de 1859, lo intituló Para la crítica de la economía política. En el plano personal esta fase se caracteriza por la “lacerante miseria”: “no creo que algún otro haya escrito sobre el dinero con tanta carencia del mismo”. Marx lucha desesperadamente para que la precariedad de su propia condición no impida llevar a buen término su “Economía” y declara: “Yo debo lograr a toda costa mi intento sin permitir a la sociedad burguesa transformarme en una money-making machine”. Sin embargo, aunque se dedicó totalmente a la redacción del segundo fascículo, éste jamás aparecerá, y para la conclusión del primer libro de El Capital, el único terminado, será necesario esperar hasta 1867. La parte restante de su inmenso proyecto, contrariamente al carácter sistemático con el que se le ha constantemente caracterizado, será realizada de manera parcial y permanecerá extraordinariamente llena de manuscritos abandonados, esbozos provisorios y proyectos inconclusos.

 

 

Cada que te escribo borro con digital presteza

las cicatrices de nuestras batallas

por comer al día,

por comprarnos una película pirata

y hacernos de cuatro cervezas para destensar la tarde

y, cuando es posible, después o interrumpiendo alguna escena,

envolvernos en un abrazo tibio hasta que hierva

ante este frío desolador en el que se congelan nuestros sueños.

 

No es que seamos pobres.

Es una decisión antigua el desarraigarnos de bienes,

no dejar herencias -me falló la genética, bendito sea

el señor doctor que trajo al mundo a mi parentela-

y nos negamos, como Marx  decía,

a ser money-making machine.

Porque no ganamos si no ganan los que sí trabajan.

Otra manera de traer a Don Tomás Flores

regenerando a sus hijos con aquél:

“Todo es de todos”.

Y bueno, si de Borradores se trata,

¿por qué no borramos las lágrimas y los dolores

con un pestañeo?

¿Por qué no fantaseamos a que esto es un paraíso

(Si quieres un esbozo de paraíso)

con entrada gratuita y sin pagar la salida con esa cueriza

que el ángel de Jehová propinó a la pareja originaria?

Simplemente porque no hay paraíso ni adelante ni detrás,

Me dice desde sus cenizas El Moro: sólo la posibilidad

de dejar de sufrir como bestias

para sufrir como hombres (¡Humanas!, corriges

mi pésima traducción o memoria;

cómo se deprecia un poema si no halla la cita correcta).

 

Esto se queda en un tachonado archivo provisional

que no tiene para cuando tener un amigo

rico y barbón como el Federico.

(Era el proyecto de versos a contraluz, lo pongo en la bandeja

de borradores por si acaso el trabajo asalariado,

el costo del gas y el pago de impuestos nos lo permiten…)

Ricardo Landa, Octubre 7 del 2007

Imágenes: Pintura de minero en el Museo de medicina laboral de Real del Monte; Muchacha con perro blanco, Lucien Freud;  Terremoto de  Pedro Meyer; Anathema de Pedro Meyer; Árbol de nube de Chema Madoz y retratos de W. Kendridge.

Anuncios

No es ésta una promesa

No es ésta una promesa

pina

No es ésta una promesa
es un ejercicio de perspectiva
de un cavado profundo y congruente
bajo la ola del tiempo impuesto sobre los mares
por la mano autoritaria del Poder
 
Te vi comer esta mañana con los niños en la escuela comunitaria
te vi rasgando la Gibson eléctrica y nos hiciste sacudir el polvo
te miré despintar la pobreza y colorear los trazos de armonía
te vi cómo saltabas el muro de allá hasta este lado libre
y recuperaban el país los mexicanos
expulsando a los invasores de Irak
y de cuántos otros lados también
 minele
Y las radios leían poemas en todas las lenguas
y menguaban los casinos hasta perderlo todo en su apuesta
y los voceadores gritaban PODER POPULAR
y LO QUEREMOS TODO PORQUE ES DE TODOS
 
Las hijas tenían novios que las querían y ellas a ellos y a los siguientes
Tan sencillo será el mundo de las personas sencillas
Y amábamos sin detenernos o sólo se pausaba para leer un poema
dedicado a las lunas fugaces que  iluminan el horizonte
más allá de la era del neón que oculta la larga noche
y de los espectaculares de las bebidas de cola
que se habían ido al drenaje
junto con la putrefacción de las hamburguesas
 rage againts the machine
No es ésta una promesa
es la esperanza agazapada en el penar
y en la lucha secreta y humilde
que se aloja en los huecos del planeta
una idea en la que no caben cárceles
ni  sobran asambleas o fiestas
ni permite envenenados ríos azules y mares negros
ni acepta gobernantes pálidos de droga y fofos de voracidad
 
No no es lo que es ahora
tampoco es mi sueño ni un delirio común y veloz
de los que causa la falta de pensión y medicinas
es sólo un proyecto que se dibuja
con las manos y los ojos colectivos
y con los de cada quien
desde abajo y aquí en el arco
de los territorios donde hablan las raíces
y hacen que los bosques y la hierbita del desierto
crezcan al tamaño de la esperanza.
 

Atletas ingleses nus 3_thumb[3]

Ricardo Landa, diciembre de 2007. Imágenes: Ballet de Pina Bausch; Mineros en lucha en España; Rage Againts The Machine; Atleta inglés.