PRECAUCIONES PARA METERME ENTRE TU PELO

PRECAUCIONES PARA METERME

ENTRE TU PELO

Para Yoko y Abel

 

Si el lenguaje

este modo austero

de convocarte (…)

Fuera

el modo

(…)

De meterme en tu pelo.

Cristina Peri Rossi: Invocación

Conti pelo

1

Llevo un mapa de las veredas que te hizo el viento

2

Tomé agua suficiente para humedecer con mi lengua

los claros que el sol quema

3

Aprendí a llevar la cuenta

de los hilos y las silabas

de tu copiosa cabellera

4 Boubat hablar en sus cabellos

Obtuve un entrenamiento

en ese deporte de alto riesgo

que es deslizarse

con los ojos cerrados

por el torrente de tus remolinos

5

Llevo luciérnagas,

cardillos y fósforos,

para que venza mi arrojo

la densa neblina de tus misterios.

6

Caminaré muy despacio

por si una fiera,

por si un fantasma,

por si un recuerdo,

me detuvieran

7Yampolski manos y cabellos

Señalaré

con mi dedo fosforescente

cada ruta,

cada sendero

por donde se trafiquen

otros destinos, otros sueños falsos,

cubiertos de velos y de recatos

8

Me sometí a un adelgazamiento

en esa parte de mí

que engola la voz,

cuando más bien se trata de que emita

un suspiro, excitado

pero ligero,

en el instante preciso en que te encuentre

Yapolsky el pelo de la madre

9

Y mi plan,

entre tanta cautela y pericias,

está dispuesto

a colocar la audacia

en la vanguardia de mis virtudes:

treparé primero

las

lianas

sueltas

de tus árboles más altos,

ubicaré tus manglares

y daré un rodeo a tus marismas

trenzándoles trencitas a tus denuedos,

tocaré la piel

de puntas como un flamenco

y salto a saltito,

pues sé cuánto minas tus territorios,

y tras un juego de cosquillas inocentes,

me hundiré suavecito

hasta las raíces de tu pelo,

para injertarme

y ser en él,

uno más,

pero entero.

Cano bosques capilares

Ricardo Landa, 19 al 26 de octubre de 2008.

Imágenes: Conti, Boubat, Yanpolsky, Cano y Flor Garduño.

 

flor garduño pelo y flor

 

Anuncios

Algunos viajes

Algunos viajes

Algunos viajes
nos dejan abiertos los poros
a la intensidad de la vida
la nuestra y la cada vez menos ajena
que se nos adhiere como la brisa
como el olor de los pastes
y el pan de nata 
como el polvo de las piedras
la humedad del túnel
que busca con su diamante helado
una veta en la frente
de nuestros cuerpos

en esos viajes se fraguan
nuestros más profundos sueños
que brotan o se hunden
por esas bocas de sombra
como tiros de las minas
como ballenas de Ahab
o del Jonás despertado
en otra dimensión de su sino

los viajes por el mar del saber
y el bosque de los sentidos
nos dejan muescas
como pistolas disparadas
para alejar el miedo
desprender una estrella
del árbol de la noche
o como los prismas de basalto
que horada el agua 
acariciadora y limpia
agua que nos desafía 
con su cubeta de sorpresas
a seguir el viaje
sin ver cuál de los cielos pisa 
nuestro pie de avanzada
mientras el pie de apoyo nos soporta.

Ricardo Landa, 29 de julio de 2011. Fotos de Ana Landa: 1:Porto, Portugal;  3:Parque Gaudí, Barcelona. 2: Marco A. Hernández Badillo: Horca y contrahorca de mina, Real del Monte, Hidalgo; 4: Frida Landa: Prismas basálticos, Hidalgo, México.