Alabanza a una muchacha imposible

Alabanza a una muchacha imposible

1

No puede ser,

ella no está aquí

hace años murió

pero sus pasos

andan en este polvo,

se hunde apenas en el sillón

donde se deja caer, liviana,

con el plumaje mustio,

y se queda dormida de cansancio.

2

Descifro su presencia

en esta página azul

donde la noche se avecina.

3

Hacía falta que vinieras,

da tanta sed tu ausencia.

 

4

Al azar te trajo el viento, al azar

azotaba la ventana y la calma

de este encierro.

El siseo del lápiz

y el roce de mi mano en el papel

iniciaron este requiebro.

5

Las alas que te cubren

vienen húmedas,

habrás cruzado una tormenta

o volado desde el mar.

Ahora eres una caracola

con barro en las mejillas

y en los pies descalzos.

Quizás llovió en tu tumba.

6

Cuando te fuiste no pude verte,

no alcanzaron mis uñas

para encontrarte.

Me dijeron que estabas pálida

y contrastaba con tu cara

un hilillo de sangre.

No tenías alas entonces

¿quién las produjo tan tarde para el caso?

Pero te hacen más bella, pajarita.

 

7

Sé que no se remedian las alas rotas,

pero si te consuela,

cuando despiertes

me pondré de pié a tu lado

y saltaremos de gusto,

quién sabe si al albur

el viento nos levante.

8

Por ahora ella duerme,

es la hora en que los pájaros

sueñan el día que viene

y aprenden la canción próxima.

Yo la adivino leyendo sus labios

que musitan otro adiós

sin llanto ni pena ni muerte.

9

(Si lo imposible parece dislate

aquí queda esta alabanza,

a la visita breve de la muchacha

que trae alas para no quedarse,

sino como sombra de pajarita).

Ricardo Landa, 4 de mayo de 2009.

Imágenes: Gadhirian: Mimo;  Luna rosa; Tarkovski: El rezo, Rueda y muñeca; Internet: Mujer columpiándose; Modigliani: Desnudo; y de internet: Luna con velo de viuda.

Anuncios

Samba del ritornelo

Samba del ritornelo

 sebast salgado

Sambita y peloncita

una muñeca sin peluca

unas piernitas torcidas de baile y de amor

una niña de sabores antiguos

una cabecita que dice mamita mía

“ahorita vuelvo” Rene_Portocarrero._Mujer_en_la_ventana_full

una voz que dice “papi esté tranquilo

que este baile lo se bailar”

una mano y unos brazos que les dicen

a quienes te levantan sus pañuelos como redes con salmones

“son ustedes un guisado de amor”

una arremolinada tierra de nadie

(y del tequila en manos de Jack Daniel’s)

grita que será de todos o de nadie

y espera tu descenso en alfombra persa

o en hoja de arce

o en tlayuda con asiento

o en un soplo de fuego.

 Falero_Fiesta_de_Brujas

Vienes cargada de maletas de sonrisas pero con los ojos

bien puestos en el cielo

sea que llueva o que brille

sea que te cases distraída con algún novio pasajero

o que te encuentres al pié del avión a un sapo

y lo beses rendida por su encanto

y te conviertas de golpe en sapita

samba y peloncita bailadora y rebelde

a los huevos de serpiente

a las botas pardas del fascismo

más corriente que un gobierno de changarro

de a diez pesos o del verdólar firmado con chapopote

a un presidente pirata o a uno ignaro

de que se ve mal arrodillado

dicen niñas y niños al verlo por la tele queriendo asustarles

con la cruz del santo oficio sin beneficio

o con las barras de estrellas que protege con gomas de bala.

 a berni manifestaci__n 1951

Bienvenida a otro Vietnam.

¡Encomiéndate a Plutón o a Jesús Malverde

nuestros santitos descontinuados,

pero que resisten en plantón o barricadas

con sus molotov preparadas con mezcal y mole negro!

sirena con escoba

 

Aquí se construye comunidad

y se defiende sabrosamente con un abrazo  los territorios.

visita-inesperada-1959-remedios-varo 

RL 29 de agosto de 2006- 21 de agosto de 2014.

Imágenes: 1, Sebastiao Salgado: vigía amazonas; 2, René Portocarrero: mujer en la ventana; 3, Falero: fiesta de brujas; 4, A, Berni: manifestación 1951; 5, s/n: sirena con escoba; 6, Remedios Varo: visita inesperada-

GIRAR Y PERMANECER

GIRAR Y PERMANECER

Trompo detalle rw  09JPG

uno de niño
aprende con dificultad
a atar el trompo
a endurecer la cuerda
a tomarlo luego con la punta en alto
y la cabeza al suelo
a lanzarlo al sueño virando la muñeca
para que gire y gire y permanezca
entre tanto se fue mi abuela
no llegó más mi padre
algún amigo se fue de pobre y de enfermo
será que es difícil lograr que el trompo
gire se duerma y permanezca
 
joven uno encuentra
que hay juegos donde girar no basta
para que la suerte lleguetrompo-382x300
hay que tenerse confianza
y girar la moneda en la mesa
o en el aire volando con angustia
hasta que caiga y nos diga
si es cara o cruz sol o águila
aunque entre una o por otra apuesta
se va la novia se nos desaparece un amigo
un empleo se va a la mierda y otro está del carajo
se va uno de la casa a ver qué encuentra
y mi madre se me va como durmiendo
 
más adelante uno se entera
que en la vida uno pone y toma
a veces es poco lo que se entrega
y mínima la alegría que nos llega
 perinola índice
y si uno se atreve a jugar en grupo
al pon todo y al todos ponen
no se siente el sacrificio
porque sin importar que nos oigan
dioses patrones y gobiernos
gritamos desde nuestra furia
lo queremos todo
y vamos al combate hechos bola
en la punta de la perinola
y mientras duerme y culmina su cábala
soñamos que un día nos sale un toma todo
aunque quisiéramos que nos dijera
para todos todo
 
 
si bien al dedicar impulsos
a cambiar la fortuna
y convertirla en júbilo cotidiano
la vida nos ordena al atajar la perinola
pon uno dos o tres o todos ponen
por eso se nos van sin soñar los masacrados
se llevan a los ejecutados por decisiones poderosas
sacan del juego a desaparecidos
a las abandonadas los exiliados
a tantos presos torturadas
los despojados en este maldito juego
 TOUPIE2
así se aprende a vivir y a malvivir
a saber lanzar los sueños
en trompos monedas y perinolas
arte y destreza para que lo bueno ocurra
alguna persona amada se quede
o una pasión colectiva
a pesar de mil intentos y derrotas
permanezca girando en nuestro sueño
hasta la victoria siempre
 
nunca es tan fácil como se dice
la vida va feneciendo en su danza
las opciones escasean
a algunos el juego les agota
le temen a otra apuesta colectiva
a otro amor o al mismo
que se frustra en el lance
o cuando la cuerda se tuerce
queda para distintos quizás a nuevos
lanzar su moneda al aire
bailar su propio trompo
y apostar la vida
al toma y da del peón contra la reina.

 trompos de colores 4225750_249px

Ricardo Landa, 22 de diciembre de 2010.

Imagen: dibujos de tompo detalle; trompo;  perinola;Topie locomotive; trompos de colores; Teatro Danza de Pina Bausch.

bausch_rite_1434716c

Horror en el tren azul

Horror en el tren azul

“La muchedumbre de muertos”

La Odisea, atribuida a Homero,

Canto XI: “La evocación de los muertos”

kenyan train blue

Así llora el Tren azul su llegada,
porta en sus vagones ruidosos
y en repisas abiertas,  
como en las recamaras infantiles,
a cientos de muñecas rotas.
horror en Kenia wreed la jornada
Las de este año vienen de Kenia,
de Nairobi y Kisumu y huelen a gas
del que deja lágrimas resecas, estalactitas
en la garganta y blues en sus caritas.

Huelen a guerra, y bajo de la guerra a pobreza.

Sus píes de cadáver asoman
con botas rojas navideñas 
o verdes para esperar que las llenen Los Reyes.

John Coltrane no soporta ver a las más descalzas 
con las piernas quebradas, y frena:
¿Por qué no mueven los ojos y hablan las muñecas?
Quizás por el tapón de sangre en su nariz
o la cortada en el pecho. Otros periódicos
muestran niñas decapitadas.

Van rígidas y sin caja de regalo,
no las despierta el silbato azul del tren.
Conservan sus cobertores revueltos,
sus boinas de hilo para aliviar el frío,
sus calcetines rayados para andar la muerte.
Mucho han caminado las vías de la muerte.
sem-kenia3
Jhon Coltrane detiene su locomotora.
Se va mejor a morir de pena por los rieles
y deja que Miles Davis pregunte al abismo
y a la muchedumbre de muertos: 
¿So what?

 kenia

Ricardo Landa: al mirar en La Jornada: Horror en Kenia, de las niñas y niños muertos por la represión de Estado, apilados en la morgue de Nairobi traidas por en El tren azul; 4 de enero de 2008. Imágenes: Tren Azul de Kenia; Horror en Kenia, Niños muertos apilados, La Jornada; Niño  Kenia3; Niños de Kenia; y Miles Davis y John Coltrane juntos en ¿So what?

miles-coltrane

Sé que volverás

Vuelve-el-invierno-a19441548

Se que volverás

con el cuerpo convertido

en un sendero labrado

con inscripciones comestibles

de alpiste y linaza

en un cuaderno de dibujos

decodificables con la lengua

en un templo de misterios

con el lago apacible en un ojo

y bosques dorados en el otro

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Retornarás con la huella de la tasa

del café kurdo en tus labios

y con aretes de nieve

llorando en tus ojeras.

Volverás con las mejillas

más besadas y rojas de tu historia

y  el tejido de tus miradas

a las calles y a las casas de tu barrio

lo llevarás impreso en el torso.

En tu vientre cabrán diez baúles de ternuras musicales

traerás sabores mezclados en los dedos

y el aroma en tu pelo

recogerá pensamientos en contraste

para beberlos cada vez que la sed de recuerdosleonora-carrington-laberinto-1991-oleo-sobre-tela-300x248

te palpite en la nuca.

Y aquel cielo lo atarán tus amigos

a tus muñecas

y las amigas pondrán cintas de amor

en tus tobillos.

Con toda la fuerza de tus muslos y riñones

darás  un paso tras otro por el río

que aquí desemboca.

Jalarás contigo caravanas de días espléndidos

y cuánta noche de soledad

Penelope-and-her-Suitors-1906-JohnWilliamWaterhouse

se te iba al corazón en sorbos de cerveza

creándote nubes violáceas de nostalgias

vapores de otras marcas otros mitos

signos que calcó en tu cuerpo la memoria

de este territorio de pájaros migrantes al que regresas.

Volverás con paisajes de sonrisas y de penas

llevados a cuestas.

Y antes de tocar la puerta

te detendrás con el temor de quien se olvida de algo

pero tras la duda darás el paso

con la certeza inquietante de tanto que pones en juego

porque sabes que como dijo el Moro:

todo lo sólido se desvanece en el aire

pero se impregna.

Imagen 2

Ricardo Landa, 20 de abril de 2008. Imágenes: de internet alusivas al retorno y la espera.  Pinturas: Laberinto de Leonora Carrington y  Penelope y sus pretendientes de John William Wathehouse.