Buscador de tormentas

Buscador de tormentas*

Lo que pasa entre ese cuerpo y ese muro,

lo que no pasa,

me traspasa de dolor, me hace escribir.

Hélène Cixous

La tempestad del mar

se solaza en el barco de papel,

naufraga el amor entre las aguas

no queda una parte seca en la hoja

donde pueda escribir este mensaje.

Solo estoy y la botella no ha de llegar:

 

antes de hundirnos en la pena

escuchaba al Vivaldi armónico

y las flautas eran el único viento a babor

alzamos nuestras velas

y enfrentamos el oriente

quedaban atrás las olas del apuro

puertos bulliciosos de truhanes

y cargas de alucinógenos

mercadeadas desde el poder

nuestro barco no era amplio

pero nos cabía lo indispensable:

pan amor remos y plumas

con tinta suficiente para cantar la odisea

al contarnos historias antiguas

encontramos nubes al poniente

que nos perseguían engrosando

con una mancha oscura su amenaza

remamos sin dejar de hacer y contestar

nuevas preguntas mas sin vernos a los ojos

 

(Una larga nota de Miles Davis azul

confrontada con la verde hondura

del saxofón de John Coltrane

con un lento piano rasguñado apenas por un bajo:

eso éramos en esa hora, arando olas de ansiedad)

 

la oscuridad vino a perdernos el azul

comenzamos a llorar o llovía

no pasábamos del mismo sitio

a pesar de sacudirnos de cresta en cresta

las preguntas incontestables

 

una ráfaga de viento nos separó

no te vi más

el barco de papel se adelgazaba

mi tinta ennegrecía

el fondo de las cosas

pasó una hora de tormenta

cuando cesó el papel mojado rechazaba mi escritura

es un naufragio y no sé cómo fui a perderte,

no encuentro cómo decírtelo

-quizás las estrellas pudieran-

que al tocar la orilla de esta pena

hallé la respuesta a tu pregunta:

no soy ese que has pensado,

es la primera vez que navegaba,

no fui marino ni soy domador de tempestades,

soy un náufrago torpe que llora

por no saber adivinarte.

Ricardo Landa, 31 de marzo de 2010.

*Nombre de la imagen final.

Imágenes : Tormenta eléctrica; 2, Portada del disco de Simone Held; 3, Barro rojo: Cartas de otoño; 4, coreografía El príncipe de madera de Bela Bartok, ballet Pal Frenak; 5, Kia Henda (obra); 6,  imagen: Buscador de tormentas, internet.

 

Descaminados-as

Descaminados

-migrantes008

Descaminados, desnudas

las partes de un cuerpo expropiado,

les queda a sus familias,

al final de un rastreo por rutas anti odisea,

la blusa, el saco descosido, la camiseta raída,

el deshilachado reboso,

la cinta del pelo o las de la cintura.

sebastiao-salgado-1

Descamisados, con la piel ardiendo

entre mares o desiertos, los sin suelo

no se tapan sus pobrezas,

ni el corazón que con ahínco vuela

de continente a contenciones, de un sur insondable

al norteado sueño. Con el plexo solar

seco, con el colon furibundo

y las mandíbulas constreñidas

por angustias que tapian la esperanza,

los y las descaminadas

casi se mastican la lengua

y el grito que llevan envuelto de tinieblas.

salgado

Es el tiempo de sus ahogos, sus volcaduras,

de ataques anti-migrantes con armas

de violencia masiva. Los quiere muertos

la lógica del excluyente mercado de brazos

y de vientres. Los quiere despojados

de papeles, de camisas, de afanes y de órganos.

Cuanto más los quiera contenidos

inflará el pecio de su paso, de su navegación,

de los oasis que incitan a  la aventura delirante,

al avanzar a todo costo, al tupido riesgo.

salgado9

Descaminados, dignos, siempre audaces,

intentan ligar al mundo sin fronteras.

Su paso suena a contrarrítmica, anti melódica travesía

que transgrede con sus ay, sus desgarres sin saliva,

las orejas de un mundo ensordecido,

que tiene por costumbre perseguir al ajeno,

tildarle de forastero, ilegal, extraño, descalzonado,

presa de caza, carne para perros, cuerpo esclavo,

mercancía de bandas, siervo de sicarios, judío errante,

basura retornable si sobreviven.

salgado11

Hombres o mujeres descaminadas, se encuentran,

se cubren el alma con la cálida red del auxilio

de quienes sí les ven, les animan,

les escuchan el acento del sueño

de despertar en el inicio del túnel, en la tripa del monstruo:

¡O se lo comen o serán consumidos!

Es ya otra historia, la abandonada camisa de quienes pasan, no la cuenta.

que hablen los muros

Ricardo Landa, 22 de junio de 2015

Imágenes: 1,  Dibujo migrantes; 2, 3, 4, 5, fotos de  migrantes, desplazados y refugiados de Sebastiao salgado; 6 grafiti : Que hablen los muros, 7, Brancusi: Balsa.

07/10/2011 Brancusi Balsa. La pinacoteca abrirá sus puertas el próximo día 9 de abril, lunes de Pascua CULTURA VIZCAYA PAÍS VASCO ESPAÑA EUROPA GUGGENHEIM

07/10/2011 Brancusi Balsa.
La pinacoteca abrirá sus puertas el próximo día 9 de abril, lunes de Pascua
CULTURA VIZCAYA PAÍS VASCO ESPAÑA EUROPA
GUGGENHEIM