Embriagada la mar

Embriagada la mar

Viejo océano, oh, gran soltero

Lautréamont

14977890-ola-turquesa-transparente-del-mar-rojo

 

Embriagada la mar

va sumando tumbos,

golpeándose la frente en los peñascos,

hundiendo sus rodillas en el lodo,

sin que se disipe su sonrisa oceánica.

ola%20gigante

Va feliz en su vértigo,

desabotonándose la blusa

canta a gritos su entusiasmo

y salpica con su espuma

el sueño de las nubes tendidas en la arena.

 

Tanto licor se le arremolina en los riñones,

olvidada del recato se levanta la falda

y orina sobre un faro hasta apagarlo…

mujer bajo las olas

que se desorienten todos,

que se hundan en mis senos,

que se sumerjan en mi vientre,

que me los coma a todos y empanzone,

que me humedezcan toda. Carcajea.

 

Se le cierran a la mar sus ojos,

recarga la cabeza en un islote

y se va quedando dormida, susurrando,

babea y adopta una mueca tonta,

completamente inútil, poética.

caballos_en_las_olas_restos890-147

 

Ricardo Landa, 27 de marzo de 2009

Imágenes: Foto de 1, Ola turquesa transparente del Mar Rojo; 2, Ola gigante; 3. Mujer bajo las olas; 4. Caballos en las olas y restos; y  5. pintura El caminante sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich

El-caminante-sobre-un-mar-de-nubes-Caspar-David-Friedrich

Anuncios

CLAROSCUROS I- Luz en la oscuridad

Luz en la oscuridad

(Claroscuros I)

adrián mendieta Espinas-EG

Diderot no captó en su enciclopedia
las maneras de lograr luz en la oscuridad.
Ponga usted por ejemplo un disco de Jan Garbarek, 
cierre los ojos
y verá lo mismo ritos lejanos y fiestas, 
o aquél canto de pájaros pimienta en África
y cumbres y ríos y desiertos
a su antojo (igual alumbraban los hongos 
de María Sabina en su ritual).
Si no son hechos quemados por el sol, 
¿Qué decir de las conmociones que nos sacuden
con esos largos o entrecortados del saxofón soprano? 
O la ola violenta que nos ciega 
hasta que abre el camino 
el saxo bajo de John Coltrane.
Esprit de Diderot(4)
Pero por respeto a Diderot argüirá que esto es teología.
¿Y si fuera? No lo es, no importa, ahora
llaman mística o gimnasia emocional 
a sandeces con ejemplos parecidos.
Aunque sólo es música alta o ritual profundo.
O si le gusta otro ejemplo tomé una PC 
y busque en la Wikipedia
las páginas de la guerra contemporánea.
Sabrá así de aviones fantasmas, fugaces y asesinos,
drones criminales fuera del quirófano
o de radares y censores en las noches 
del desierto de Arizona 
o en los de Irak o Afganistán.
Y, lo más soez, 
el espionaje de su vivienda cuando provocan
un apagón masivo en la ciudad 
-hasta en la Ciudad Luz se ha probado, 
solo que ahí las fogatas de los barrios segregados 
a veces frustran la jugada. 
¿Y sabe para qué utilizan la forzada oscuridad
el Pentágono gringo o el Mossad israelí? 
Para vernos hasta las muelas cariadas y las vasectomías 
aplicadas con tardanza o con miedos.
Y es que la luz interior no proviene solo de los pasones
con la droga más barata o la del más sofisticado diseño 
en los laboratorios del imperio. Viene de hace siglos 
y se sostiene a contracorriente:
cuando rociamos con chicha a la Pachamama…
Si ofrendamos maíces de colores ajenos a Monsanto.
O si, en ese abrir y cerrar de ojos que acompañan 
los besos pausados entre amantes, 
se emiten lucecitas y destellos de conciencia.
adrian01
Este debate no es con el materialismo de Diderot, 
sino con quienes creen en las ínfulas 
de ciencia tan profusa
y no aventuran a mirar las luciérnagas 
como lamparillas amables de los pantanos, 
para no hundirse en una de esas.
Le propongo que encienda un cerillo en un cuarto oscuro.
Deje pasar el minuto o lo que arda su flama.
Vea el lento retorno a la oscuridad. 
Ahí atrás de usted hay otra llama,
en la parte trasera e interna de su cerebro 
algo se enciende 
cuando le pregunto: ¿Ve usted el rostro sonriente 
y el brillo en los ojos de su amada que lo espera? 
¿Esos luceros con los que ella lo aguarda en silencio
mientras usted vagaba por el diario de Diderot?
¿Ve la tersura de sus pómulos, 
la de sus hombros tan desnudos 
y la de sus rodillas apenas separadas? 
Bueno ahí está otra prueba de que en lo negro, 
en el punto donde la luz se sobrecoge, 
su más oscuro deseo luce tan hermoso.

Mery Arias. Fotografía analógica, película 35 mm. 2012-2013. 30 x 40 cm...

Ricardo Landa, 15 de octubre de 2007. Primero de la serie Claroscuros. Imágenes: Adrián Mendieta: Espinas;  Grabado: Espíritu de Diderot; Adrián Mendieta: Hojas de luz;  Grobe, Mery Arias fotografíada: Carlos Jurado:  Naturaleza muerta 1990.

Naturaleza-muerta-1990-carlos-juradol

 

ABRA CADA ABRA

ABRA CADA ABRA

horizonte mar 17401_1

Allá

en el horizonte

se alza cual cabecitas de cerillas encendidas que avanzan a saltos hacia la luz que las acera y arma

un ejército de sombras que agrupa caballerías y cañones

se expande con saltos de furia acomete la bahía

rompe las piernas al continente

levanta andamios y murallas

olas zburzonemorze1

 crea un cerco rumoroso que espanta con trompetas plateadas

y calma con gladiolas de tallo verde y corolas espumeantes

se abalanza y se viene encima

aplasta

la arena

y ante la sorpresa del golpe

asombra ver cómo se arrodilla

se desarma suavemente  se aproxima

besa los pies delicados de la amada

posa la lengua en sus tobillos

abandonados

en

v

antonio cano la voluptuosa036500

y sin dar la espalda

se recoge se lleva mansos sus caballos

domesticadas sus bestiales maquinas de muerte

que no asustan ni a las aves que se clavan en su seno

a pescar los corazones

del tesoro

que hinchan el vientre con medusas nostálgicas y tiburones hambrientos

la sal escuece sus mejillas y sonroja con más cerillas el horizonte salta su luz le devuelve el agitado anhelo de volver

con tanta fuerza de ocupación masiva

a besar humilde

tímido

nina-en-la-playa-sorolla

los tobillos y las pantorrillas de la amada

que le espera murmurando un deseo  c a b a l í s t i c o  inacabable…

abracadabra abra cada abra  a b r a   c a d a   a b r a  abra cada abracadabra

abra en cada abra el hueco que el mar al amar abre

y con espumeante fulgor

llena

y

lle

n

a.

Noctambulario.+Blog+de+poesi%CC%81a+arte.+Abril+2013..+Imagen+de+Lucien+Clergue

Ricardo Landa, 5 de junio de 2013. Fotos y pinturas: Horizonte mar; Olas-zburzone; Antonio Cano: La voluptuosa; Sorolla: Niña en la playa; y Lucien Clergue.

En el espejo de la mar

En el espejo de la mar

A la impaciente inteligencia de Luis Ernesto

manuel dorda naufragio 1854

Fui al mar de fondo,

Pensando, iluso, en comprenderlo.

Ante él, soy un poco más

Que un grano de arena;

Eventualmente, una sombra

Arrojada al paso de la luna

Acunándose en la balsa.

Sombra sí, aunque húmeda,

Ornada por la espuma, coubert paisaje marino

Elegante en mis giros,

Mas de delgada piel, corteza nimia,

Levantada y dejada caer por la ola que me empuja.

Veo lo que soy ante él, el omnímodo.

Y si no me place un mar así, como lo dijera Martí

Con odio.  Y si su prepotencia  de mar total

Me ofusca,

No por ello seré un poco más que arenas,

Quizás, si se quiere, finísimas arenas.

Así diga, condescendiente, la ciencia optimista

Que, como humano, pudiera ser polvo de estrellas.

Turner Naufragios 35U

Ricardo Landa, 5 de enero de 2013. Imágenes: Manuel Dorda: Naufragios; G. Courbert: paisaje marino; William Turner: Naufragio.