Homocromía y Monocromía del Yo

Homocromía y Monocromía del Yo

A José Lezama Lima

1

El yo es permeable para el espacio negro,

no lo es para el espacio claro.

JLL (Diarios)

 

La algarabía de las calles,

la claridad del coro,

de la exclamación de luces en la plaza,

se diluyen cuando

vuelo en el verso

-el vaso oscuro donde me hallo.

Luego, frágil la voz,

mido las sílabas

con las venas hinchadas

de la negra sangre del cuervo.

2

Algunos insectos rutilantes

tienen olores nauseabundos.

JLL (Diarios)

 

Así la vi:

esplendente luciérnaga,

despejándose de velos

con su mano lenta

y acariciada por mis ojos.

Con una silva vino bailando,

húmeda, directa.

Mas cuando abierta en canal

convocó a mi lengua,

un tufo a pantano

hizo devolverme

hacia el oscuro suelo

donde el humus esparcido

me aromó con los restos

de una tiniebla antigua,

luz ahogada en el enigma.

Derrota del aire al deseo.

 

Ricardo Landa, septiembre 2010- junio de 2017. Epígrafes tomados de anotaciones de José Lezama Lima en Diarios (1939-1949/ 1956-1958).

Imágenes: 4 bocetos de Akira Kurozawa para sus filmes y un fotograma de su filme: Los siete samurais.

 

DARK SIDE OF THE MOON

DARK SIDE OF THE MOON

dark voices inside

1

Cuando deshiele el espejo,

aletearás un brazo,

avanzarás tu pie más blanco

y tu pecho perderá lo amoratado.lado oscuro

Entonces, con todos tus dientes

comerás mi cuerpo insomne.

Mi alma -según la esotérica moda-

tiene la posibilidad de sobrevivir

como tu sombra.

2

La noche,

animal de soledades,

larga como ríos que nunca desembocan,

deja sus llagas, sus úlceras

en mis sienes, y sus delirios.

 

¡Pierde ya la piel, culebra!

SERPIENTE

Fosforéceme la carne

para que con su dolor y llanto

no se vaya, para que se estampe,

aunque como herida

en mi destino quede.

ahumada oscuro

Ricardo Landa, 1999-2016

Imágenes: Dark voices inside; El  lado oscuro; Serpiente mítica; Manuel Ahumada: oscuro; ilustración: Un traje rojo para el duelo. Destacada: Arturo Rivera, El jardín del edén.

untraje rojo paael duelo

Región distante y oscura

Región distante y oscura

Una molécula, un corpúsculo
o quizás un gen muy suyo
fue abordado por un extraño
objeto del deseo.

En esa región,
en esa minúscula comunidad,
se concentró la química y el misterioso
encadenamiento de la alquimia.

Afrontar el deseo
le coagularía la sangre
como memoria del momento.

Antes, en su cerebro
y en la tensión de su piel
-con dureza en la cúpula de sus senos-,
ella sintió cómo se erguía el ansia
en un rincón oscuro de su ADN.

Fue entonces, cuando
-en la veintemilésima
de su arcón genético-
oyó que en la sombra
latía otro corazón,
un eco de lo ausente y lo dolido,
un otro cerebelo preciso
con el control de sus reacciones.

No lo supo, lo intuyó
como el vórtice de la tormenta
en la punta de sus pechos,
en los suspiros librados del ahogo,
en el fluir lúbrico lloviéndole 
en la alianza de las piernas.

No era más la oscuridad un desierto,
otra noche sin luna ni estrellas,
una cámara vacía sin dramas
ni pianos ni cellos.
Había ahí un propósito definido:
llevarla y traerla del placer
a gozar el instante,
a acometer al fantasma
y a encajarlo en cada orificio
hasta adquirir la alegría de morirse
en el estruendoso relámpago del orgasmo.

Ricardo Landa, 19 de septiembre de 2012. Imágenes de genes en internet y pintura: Hilo Rojo.