OMERTÁ

Omertá*

Yo me rebelo contra los tres mandamientos del neocapitalismo,
que son: votar, callar y ver la televisión.
Pedro Casaldáliga

omerta-photo

Conspira en el umbrío
la mirada oblicua,
la mejilla que se tuerce,
el dedo que tapia la boca,
el aura de lo intocable,
el bostezo del escritorio.

Conspiran de esos modos
unos y otros poderosos
que, recusantes y asimétricos,
nos recluyen en la mudez
y nos obligan al sigilo. omerta

Conspira en el umbral en tanto
el aviso de unos labios entreabiertos,
una nubosidad que se distiende,
un alerta desde la palma limpia
que sin suavizarse por entero
sólo da la señal discreta del ya se puede.

Conspira así el silencio subversivo,
la anunciación del parto de la rebeldía,
la construcción de la montaña
en el debajo y en silencio.

Conspira ya en el amanecer
la línea de luz tibia
que deshiela agua, verdores y capullos;
el dar el paso fuera de uno mismo
y exponerse ataviado de otras caras,
andar sin coraza aunque avispado.

Conspira el camaleón cambiándose de blusa.

vincent-van-gogh-tres-pares-de-zapatos-1886-1887-621x309

Conspira en los senos de los pueblos
la montaña, la creciente del arroyo,
el ave de las variaciones de Bach y de Vivaldi,
el destacamento de avanzada
de unos ojos que ven y nombran
al amor que resguardaban en las sombras.

Sin conspiraciones afectadas,
lejos ya de sellos y candados,
la omer’ta rebasará a la mafia
del Poder en el silencio
y saldrá a la plaza a conspirar
desde mil cabezas con el ánimo,
la sonrisa y la esperanza,
tan comunes en los barrios y en los pueblos.

americareblde

Cómo mejorar esos abrigos,
esos techos cálidos,
esas balsas que navegan
hasta hundir en lo vano de la historia
al régimen que ordena
votar, callar y ver la tele. per-anderson-litografia-cam-suenos3

Y dados en gastos,
los sencillos insurrectos,
como hubieron de hacerlo
en Teherán, en Atenas o en Lisboa
-convocados desde sus móviles
o desde sus gritos de hambre
y cólera en Puerto Príncipe-
cantan lo que cargaban
escondido en un pañuelo:

no se calla al amar
no se calla a la mar
no se calla la mar
no se calla amar
no se encalla al mar
no se cae al amar
los días son la noche
y las noches dan el día
ni se estancan ni se enmudecen:
la mar y el amar aguardan
el derrame de sus noches
con una sorpresa eficaz…
un buen día de estos.

analines-grafiti-en-san-cristobal_o

Ricardo Landa, 7 de diciembre de 2010.

Foto: La Pedrera, Gaudí, Ana Landa.

*Omertá = Omer’ta, del italiano: código del silencio, practicado por la mafia; conspiración de silencio. En psicología se aplica: callar desagrados y agravios por conservar mandamientos, códigos y normas de familia, pareja o grupo social enlazado como red de apoyos, de abusos y de afectos. En términos sociológicos
correspondería a una de las formas de la violencia simbólica: justificar agresiones y daños a nosotros por norma o mandamiento convenido o asumido como propio.

Imágenes: Omertá, foto; Omerta, logo; Vincent Van Gogh: tres pares de zapatos,1886-1887; América rebelde grabado, foto; Per Anderson, Litografía  de sueños; Analines: Grafiti en San Cristóbal Las casas , Chiapas; Portada de la Película Omerta de Pavel Giroud.

260px-pelicula_omerta_portada

Lo que me dice de ti la sabiduria ajena

Lo que me dice de ti la sabiduría ajena

Los salmones suelen sentirse heridos
si no se les presta atención
dice un mito de pueblos
originarios del Norte de América
 
No caerán más en el anzuelo
 
Se cuidan en sus saberes y apegos
Se dan sus tiempos
 
Parecen arrogantes
solo nadan en espacios propios
que surcaron al salto de los días 
más largos de su vida
 
Son y serán fuego sobre el agua
bricando cada tronco que quiera detenerles
 
Cuando la luna mengua
los salmones cambian
se deshacen de lo innecesario
Sudan lo indeseado 
 
Luego con luna negra
se van un instante de todo
a mirar con sus labios las semillas
de un día menos dilatado
 
Maduran en el verano su calidez
y abren sus labios
confiados por dejar detrás arriba o al lado
amenazas y dolores de parto
 
Son frutos intensos del río
Si puedes acarícialos al paso
que nada interrumpa su sino
 
Verlos crecer saltar y deslumbrar 
puede parecer un martirio
Si quieres que acaben masticados en tu boca
apetécelos sin hacerlos tuyos
desean sentirse precisos
 
No los lastimes más
ni les quites el agua que es su nido
No los olvides no les pidas nada 
dales amor.

Ricardo Landa,  25 de julio de 2005. Imágenes: salmon zodiaco norte de América; salmón dibujo; oso con salmón en Canadá.