Como penden las arañas

Como penden las arañas

louisa buorguais Araña-Fotografía-de-David-Benavent

1

Pende

la araña

patas arriba

Simula

la nervadura

de los pétalos

de una rosa

Viene

el insecto

zumba hasta la descompostura

y

muere

embriagado de amor

por las flores del mal

por la rosa de los vientos

TELARAÑA...COMU

2

Cuelga

del silencio

la

araña

cabeza abajo

Sólo le saltan los ojos

porque quiere decirnos

que bien visto así

el mundo

valdría

la pena

araña2 (1)

3

Temeraria

pende

su vida

de un soplo

Mas falta la brisa

y la araña

aplaza

el poder absolutista de la ley de gravedad

El cuarto que la araña ocupa

está deshabitado

sin luz

aparente

Cerrado

como los párpados

de un cadáver

telarañamujer (2)

4

Ayer

tejió

la araña

ese pulóver

que tan bien le va

a la mosca

arte de las arañas(1)

5

Aquí pasan los años

quedan

en la tela

mil

nudos

de recuerdos

Fusión

6

Así las palabras

penden

se columpian y viajan

entre la luz y la sombra

entre la lágrima y el sudor de los cuerpos

que trenzan su tela

y atrapan

al aire

en el abrazo

rítmico

en la bíblica saliva con que las arañas escribieron los versículos

que guardan las arbóreas bibliotecas del saber

ellas

minuciosas

trazaron mapas

de ciudades recuperadas de invasores

y dibujaron territorios donde la libertad abunda como la leche

son las invisibles  

las silenciosas

estrategas de comunidades

tejedoras y parteras

de historias

en seda de plata

que nos atrapan

son nanas

que

m e c i é n d o n o s

nos guarecen.

tela de araña

Ricardo Antonio Landa, 26 de diciembre de 2014

Imágenes:  1,Araña escultura monumental, Louise Bourgeois; 2, telaraña común, foto; 3, araña, foto;

4, telaraña-mujer, instalación; 5. arte de las arañas, foto; 5. fusión, instalación; 6. tela de araña, instalación; 7,  Akira Kurozawa: fotograma, árboles cubiertos de telarañas.

kurozawa floodtree-thumb-600x400-120564

Anuncios

Historia de M (de Pétalos de una rama negra y húmeda)

(Historia de M)*

adrián mendietaDesnudo-antiguo

La halló derrumbada
Una cadena de vértebras pálidas
contrastaba la negrura de su cabello

No le vio los ojos
escondidos mojando el muro
agrietando la levedad de sus pómulos
inundaba de llanto sus piernas desnudas

La besó en la nuca
ella tardó en volver el rostro
aún sacudido por decenas de sollozos

Sus ojos ardíanlucian freud muchacha desnuda
congestionados  tristes
aunque entre las nervaduras
crecía la exquisita flor de la lujuria

Ella le tendió los brazos
y se enredó a su cuerpo largamente
luego le asaltó con los labios la oreja
y le mordió el mentón

Tenme sin llorar esta noche y cuídame en tu mente

Sus caderas estrechas agotaron el baúl de placeres
que él llevaba aprendidos

No la volvió a ver ni supo dónde ella compartirá tanta sabiduría.

 
1586537407_extras_albumes_0_1024

Ricardo Landa, 1995.* De la serie Pétalos de una rama negra y húmeda.

Imágenes: foto: Adrian Mendieta: espalda de mujer y alcatraces; copia en blanco y negro de pintura de Lucian Freud: muchacha desnuda; foto en sepia de mujer en ella.

hamaca el amor el viento

hamaca el amor el viento

MUJER EN HAMACA

hamaca el amor el viento
sopla su llamita azul de yema colorada
 
pende el placer de un millón de hilos
 
red que abraza en vaivén
los hechizos que asoman
vuelven y empujan a otros encantos
a sus extremos más redondos
 
pinta en las pieles latidos
 
filtra flores de sangre  luciérnagas  chispazos
cenizas de pétalos y suspiros
 
y en su vibrar 
                          imita el temblor del arpa
su temple
armonías del aire
 anguiano-la-hamaca-
en una de tantas les crece un fruto 
les patalea o duerme en su arrullo
y grita cuando el viento 
mal pariente
huye a zarandear 
              buques 
             y palmeras
a tirar borrachos  a empolvar manteles
o a guardarse en otra cuna  a soñar 
lo hermoso que es hacer el amor 
en una hamaca
 
hamaca el amor del viento.

 tina modotti hamaca

Ricardo Landa, 17 de octubre de 2008.

Imágenes: Dibujo: Mujer en hamaca; Raúl Anguiano: La hamaca; Tina Modotti, Foto: Hamaca; Mariano Rodríguez: mujer en hamaca.

hamaca-mariano rodríguez

Sin cuenta

Sin cuenta

caballo azul franz marc

Sin cuenta, los cincuenta otra vez,
ahora míos los números
como ceniza de aquel fuego.
 
Ayer imaginados como un larguísimo viaje,
hoy casi distraído los veo que pasan
sin inclinarme solemne ante sus bombos y platillos.
 fontana2
Aquí en mi mente se reitera
cincuenta veces el azul
de un cielo fijo en la bóveda de mi memoria.
 
Ciclorama azul de mis actos,
fondo para colgarle luceros,
azul de besos al viento y de adviento.
 Falda de flores
Azul de faldas corridas hasta las caderas,
azules párpados con tangos de Gardel,
azul lloroso, azules sombras.
 
Azules pétalos húmedos de sereno,
halo azul de la luna y de cuerpos frotándose
como en el experimento orgásmico de Reich.
 
Azules cincuenta, sin cuenta
los azules días en que azulearse
es azoro azul porque aún azul se vive.

Van_Gogh_3200

Ricardo Landa, ¿septiembre  de 1990, noviembre de 1998? Con remate de diciembre de 2013, redescubriéndome.

Imágenes: Caballo azul Franz Marc; Fontana: cielo y campo 2; internet: Falda de flores;  Van Gogh: patio de cárcel.

Un hilo a la raíz más honda

Un hilo a la raíz más honda

Mis dedos retorcidos no dibujan,
aunque como Tántalo en cada poema copio
una flor parecida a tu cáliz de pétalos
con sus labios múltiples,
de mujer bejuco. Tejo con la enredadera
mi destino. Y yerro y borro para volver a la flor
a libar su jugo de lucidez: licor de los desesperanzados,
de los que no se urgen de casa propia sino de campos,
tierras de humedal,
resquebrajaduras de la naturaleza recargadas de trigo:
cañadas con frutas, ríos de peces, ciudades inundadas,
monstruosamente bellas
cuando desecan a gotas el deleite,
de saliva cambiada entre de mujeres y hombres
que habitan la ciénaga de donde emergen,
iguales a dioses, sus hijos.
La flor con sus pétalos levanta banderas
y las zarandea para que una diga hola
otra ven, una más soy tuya
y más allá amémonos cantarán sus capullos.
Milagro lingual,
LETRONES
que se cuelan
por el tallo
UN
HILO
A
LA
RAÍZ

MÁS
HONDA
a la causa del deletreo de mis rodeos
para entrar en ti, extendiendo el agua de los cuerpos
para inseminarnos, fértiles, tiernos, abrigados por la noche subterránea
la que provocó en mi ocio, en la soledad en llamaradas
que un oboe excitara al verso
a crear como flor del limo:
LA VOZ
HARMONIOSA,
ECO
DEL AMOR.

Ricardo Landa, 1994- 2012. Imagoema