Contraluz (III) Los borradores

Contraluz (III)

Los borradores

Precisamente en este periodo escribe Marx los últimos cuadernos de sus Grundrisse – observatorio privilegiado para seguir el desarrollo de la concepción del autor – y decide publicar su obra en fascículos, el primero de los cuales, editado en julio de 1859, lo intituló Para la crítica de la economía política. En el plano personal esta fase se caracteriza por la “lacerante miseria”: “no creo que algún otro haya escrito sobre el dinero con tanta carencia del mismo”. Marx lucha desesperadamente para que la precariedad de su propia condición no impida llevar a buen término su “Economía” y declara: “Yo debo lograr a toda costa mi intento sin permitir a la sociedad burguesa transformarme en una money-making machine”. Sin embargo, aunque se dedicó totalmente a la redacción del segundo fascículo, éste jamás aparecerá, y para la conclusión del primer libro de El Capital, el único terminado, será necesario esperar hasta 1867. La parte restante de su inmenso proyecto, contrariamente al carácter sistemático con el que se le ha constantemente caracterizado, será realizada de manera parcial y permanecerá extraordinariamente llena de manuscritos abandonados, esbozos provisorios y proyectos inconclusos.

 

 

Cada que te escribo borro con digital presteza

las cicatrices de nuestras batallas

por comer al día,

por comprarnos una película pirata

y hacernos de cuatro cervezas para destensar la tarde

y, cuando es posible, después o interrumpiendo alguna escena,

envolvernos en un abrazo tibio hasta que hierva

ante este frío desolador en el que se congelan nuestros sueños.

 

No es que seamos pobres.

Es una decisión antigua el desarraigarnos de bienes,

no dejar herencias -me falló la genética, bendito sea

el señor doctor que trajo al mundo a mi parentela-

y nos negamos, como Marx  decía,

a ser money-making machine.

Porque no ganamos si no ganan los que sí trabajan.

Otra manera de traer a Don Tomás Flores

regenerando a sus hijos con aquél:

“Todo es de todos”.

Y bueno, si de Borradores se trata,

¿por qué no borramos las lágrimas y los dolores

con un pestañeo?

¿Por qué no fantaseamos a que esto es un paraíso

(Si quieres un esbozo de paraíso)

con entrada gratuita y sin pagar la salida con esa cueriza

que el ángel de Jehová propinó a la pareja originaria?

Simplemente porque no hay paraíso ni adelante ni detrás,

Me dice desde sus cenizas El Moro: sólo la posibilidad

de dejar de sufrir como bestias

para sufrir como hombres (¡Humanas!, corriges

mi pésima traducción o memoria;

cómo se deprecia un poema si no halla la cita correcta).

 

Esto se queda en un tachonado archivo provisional

que no tiene para cuando tener un amigo

rico y barbón como el Federico.

(Era el proyecto de versos a contraluz, lo pongo en la bandeja

de borradores por si acaso el trabajo asalariado,

el costo del gas y el pago de impuestos nos lo permiten…)

Ricardo Landa, Octubre 7 del 2007

Imágenes: Pintura de minero en el Museo de medicina laboral de Real del Monte; Muchacha con perro blanco, Lucien Freud;  Terremoto de  Pedro Meyer; Anathema de Pedro Meyer; Árbol de nube de Chema Madoz y retratos de W. Kendridge.

Samba del ritornelo

Samba del ritornelo

 sebast salgado

Sambita y peloncita

una muñeca sin peluca

unas piernitas torcidas de baile y de amor

una niña de sabores antiguos

una cabecita que dice mamita mía

“ahorita vuelvo” Rene_Portocarrero._Mujer_en_la_ventana_full

una voz que dice “papi esté tranquilo

que este baile lo se bailar”

una mano y unos brazos que les dicen

a quienes te levantan sus pañuelos como redes con salmones

“son ustedes un guisado de amor”

una arremolinada tierra de nadie

(y del tequila en manos de Jack Daniel’s)

grita que será de todos o de nadie

y espera tu descenso en alfombra persa

o en hoja de arce

o en tlayuda con asiento

o en un soplo de fuego.

 Falero_Fiesta_de_Brujas

Vienes cargada de maletas de sonrisas pero con los ojos

bien puestos en el cielo

sea que llueva o que brille

sea que te cases distraída con algún novio pasajero

o que te encuentres al pié del avión a un sapo

y lo beses rendida por su encanto

y te conviertas de golpe en sapita

samba y peloncita bailadora y rebelde

a los huevos de serpiente

a las botas pardas del fascismo

más corriente que un gobierno de changarro

de a diez pesos o del verdólar firmado con chapopote

a un presidente pirata o a uno ignaro

de que se ve mal arrodillado

dicen niñas y niños al verlo por la tele queriendo asustarles

con la cruz del santo oficio sin beneficio

o con las barras de estrellas que protege con gomas de bala.

 a berni manifestaci__n 1951

Bienvenida a otro Vietnam.

¡Encomiéndate a Plutón o a Jesús Malverde

nuestros santitos descontinuados,

pero que resisten en plantón o barricadas

con sus molotov preparadas con mezcal y mole negro!

sirena con escoba

 

Aquí se construye comunidad

y se defiende sabrosamente con un abrazo  los territorios.

visita-inesperada-1959-remedios-varo 

RL 29 de agosto de 2006- 21 de agosto de 2014.

Imágenes: 1, Sebastiao Salgado: vigía amazonas; 2, René Portocarrero: mujer en la ventana; 3, Falero: fiesta de brujas; 4, A, Berni: manifestación 1951; 5, s/n: sirena con escoba; 6, Remedios Varo: visita inesperada-