Se queja el viento entero

Se queja el viento entero

Se queja el viento y el fuego de los hogares.

Es una ola estridente de frío

por los cadáveres que ambulan,

mal refrigerados, pestilentes,

en los tráileres de la muerte.

En ruta contraria, las gargantas arden

reclaman ante a las fosas comunes,

o frente a las oficinas oficiosas

de la falsedad y la injusticia.

Alzan numerosos torbellinos

quienes queman las mechas

y lanzan las molotov hirviendo

sobre las puertas de cuarteles,

encima de los muros que resguardan

los hornos donde incineran a desaparecidos.

Dejan de creer en la autoridad

para empezar a creer en sus cercanos.

Son  brigadas organizadas que buscan y vengan

a mujeres y jóvenes que soñaban con vivir al temple

de sus dignos cuerpos, pensantes y combatientes.

 

Es la queja entera del viento que nadie calla.

Ricardo Antonio Landa,octubre -noviembre de 2019.

Imágenes: 1. Estudio de tela para “El diluvio”, Anne Louise Girodet; 2. Momia Peruana; Foto movilización del pueblo mapuche, Chile; foto: defensa indígena popular en Ecuador;  Foto: defensa de la Wiphala contra el golpe fascista en Bolivia.

Salmones girasol

Salmones girasol

van gogh obras-impressionistas

Esta tarde

hay salmones en el cielo

a contracorriente

y saltan

aletean

el río de recuerdos

cuesta arriba sunflowers-in-tuscany

febriles

por hallar

al sol naciente

que no se olvida

de adorarlos.

Como-se-orientan-los-salmones-para-volver-al-rio-donde-nacieron-3

Salmones girasol

-últimas nubes

a contracorriente-

huyen al final del día

a toparse

con el centro de la nada

a chispear

sobre este valle

un sol que nos alumbre.

gaugin-vincent-pintando-girasoles

Ricardo Landa, 10 de enero de 2014

Imágenes: 1, Van Gogh; 2, foto: girasoles en la Toscana 3, foto salmón rojo de Canadá; 4, Paul Gauguin: Van Gogh pintando girasoles; 5, foto: puerta en Valparaíso , Chile. 

valparaíso chile

Deshojes

Deshojes

Respira todo el otoño en una sola flor.

Oskar  W. Milosz: La musa

Flor Garduño_hoja elegante

1

Desconocía este latir del mar:

Ella viste de rojo, enseña las pantorrillas y los pies desnudos.

2

Camina adelante, yo recojo sus pensares.

Míralos respirar en el jarrón del escritorio.

3

Estoy solo y cada mañana miento

al saludarme en el espejo.

4

Es una musa ajena; aunque tampoco es de ella,

y va al alza en la subasta.

5

Sus guiños confunden,

abisman.

6 mujer otoño

Tropieza con un suspiro.

7

Escala mi puerta el sonido de sus pasos

y el ritmo de mi espanto.

8

Lágrima, océano de mil ríos

desbocados.

9

La revolución y tú

son causa y camino: fluimos.

10

En la montaña lluviosa, el invierno

y el verano se alcanzan en los cuerpos.

11

Flechados por el violín de Ji-Hae Park,

los usuarios del metro olvidamos

que la ansiedad de primavera viaja en un vagón

colmado hasta las lámparas.

Jie hae park en la estación primaverera de chabacano

12

Ni en sueños, el sol escuece tu sombra.

13

El frescor de tu lengua abrasa.

14

La noche, la noche, siempre la noche

es el frasco donde topan

la mosca, el pez y el hombre deshojado.

a_eternidade_e1_dia

Ricardo Landa, 22 de marzo de 2014. Imágenes: Flor Garduño: Hoja elegante; red: Mujer otoño;  Foto La Jornada: Ji -Hae Park en el metro Chabacano;   Angelopuolos: fotograma La eternidad y un día.

Al paso, verso

Al paso, verso

ralph gibson entrecruces

1

Soy el persistente que tañe tu puerta

desde el último diluvio,

sólo porque mis nudillos

escribieron ahí

una centena de versos

y esa muda barrera

se transformó en un libro,

de metal oscuro y frío,

pero al cabo,

en un libro abierto.

2

En cambio tú,

luna del destierro,

cada hora de silencio

dejas una siembra de cruces

que me entristece la frente.

Por eso evito leerme el rostro

ante el espejo,

y traduzco las cruces en mi memoria

como las x con las que me marcabas a besos.

Así vuelvo a tocar la puerta del exilio

cada noche,

así labro como mendigo verso tras verso

así burlo tus fronteras entre nubes de letras

y tú me sientes sin verme,

y llega a ti mi calor

aunque me imagines muerto.

ralph gibson

3

Pero esa tormenta de grava sobre tus muros

tendrá un fin,

siento más que presiento:

o me abres plena la puerta

y desando las distancias a tus labios

o este muñón desgastado

quedará hecho cenizas,

reposo aparente del fuego,

palabras que irán a tus ojos al tiempo,

versos de humo,  se te volverán aliento.

4

Paso con retumbos en el pecho

a escribir los versos

que derrumben tu clausura:

el agua de nuestras raíces

no se la lleva el viento

el agua es el hilo largo de abrazos que nos viste,

es la lengua que nos habla, nos acerca.

ralph gibson sombraandante

Ricardo L anda, 12 de diciembre de 2004.

Imágenes: Fotos  de Ralph  e imagen de Andrew Wyeth 

andrew wyethTanningDorotheaBirthday