Zapatillas de mar y sol

Zapatillas de Mar y Sol

zapatos debailejpg

Cómodo y ligero

Tu pie izquierdo

Hace la zapateta

Con el ritmo de mis versos

Repica y suena zapatos-de-salsa-online-nacionales

Tamborilea

Esta tierra diosa

Sobre la que levantas

Alto y sutil

Tu cuerpo gótico

Piel con piel

Rimas

El ritmo de los versos

Son de delgada suela

Como leves son sus cintas

Que no cubren

Desnudan

Tus exactos Free-Shipping-Wholesale-Women-Black-Suede-LATIN-font-b-Dance-b-font-font-b-Shoes-b

Pies amarfilados

Les amparan la frescura

Aunque apenas

Arriba

Los muslos ardan

Friccionados

Por el vaivén Blog_20160229_Fono_BeneficiosBailar

De besos

En versos enmascarados

Los tobillos

Trazan el quiebre

Las plantas

Y esos diez senos

Boluditos zap baile salsa57-339

Que hundes

Que puntean

Para alzarte

En los talones

Y volcar su taconeo

Ah verso perverso

Este de bailar

Cómo creces

Cuando digo baile

Cómo ondeas

Tu cuerpo que abandera

En tu pecho

La respiración

Y cómo duele

Que tu barbilla foto anie leibovitz

Imite el filo del puñal

Y la cuchillera manera

De tu atisbar

Las zapatillas

Mar

Te mecen las caderas

Las zapatillas

Sol

Treman en tu pubis

Como flama

Zapatillas

Mar y Sol

Rumbean

Y un pie queda en alto

Y el otro

Te hace girar women-s-Latin-dance-font-b-shoes-b-font-female-high-heeled-soft-outsole-adult-ballroom

En 80 magias

Mil luceros

Bamboleas

Ritmas

En el mismo sitio

Donde cavo

Con un suspiro

Este hueco

Que deja en mi pecho

No atraparte en el vuelo

De la cabriola

De la pirueta

isabelle-felicienDe la rumba

Que eleva a lo inaudito

La libertad maciza

De tus piernas

                                                                                      A reposar sobre mis hombros

Las zapatillas

                                          Y anudarlas en mi nuca

Ya

                                                           No puedo detenerme

Viene

                                                             Viene

Tormentoso

El  verso

En un punto del deseo prolongado como aquel tango

Triste

Solitario

Y final.

Ricardo Landa, 18 de octubre de 2014.

Imágenes:diversos zapatos y zapatillas de baile; pareja en baile fotograma del video de una rumba: Isabelle-Felicien; ballet del Jardín de las delicias.

ballet el jardin de lasdelicias

Dulcinea baila La guantanamera

Dulcinea baila La guantanamera

Dulcinea de Toboso=Dulse nena de to’ goso.
Supuesta pronunciación del cubano
Julián Orbón, autor de La guantanamera
según Guillermo Cabrera Infante: Guantanamerías

 

dulcinea otra

Harto gozo sin disimulo,

mi Dulcinea potranca, nombre

más galopante que mi Rocín y el Rucio juntos.

 

Dulcinea de mi delirio,

delicada planta olorosa

que –dícese- crece en los pozos de golondrinas,

de donde emerge el son de sus caderas,

la vibración de sus pechos en racimo

y la oscilación de sus hombros de tembleque.

sofía loren en don-quijote-y-dulcinea-del-toboso-804299_w650

Dame acá tu mano guía,

condúceme sin espuelas,

suave me he de descoyuntar

sin salir de mi armadura,

dado que el peligro siempre acecha.

Dulcinea

Qué chéveres contoneos, mi dulse nena

de to’ goso: me sacuden los extremos,

se me nubla la conciencia por mi anemia

y la taquicardia no la guarda mi entrepierna.

 

Voy al paso, voy al trote

que me marca tu abanico,

Aunque debiera, no suspiro,

llevo el ansia de enlazarme con tu ritmo.

 

Guantanamera,

guajira guantanamera,

guajirita de Tobozo, calos verdial guantanamera

lecherita de La Mancha

doncella de mil sismos,

cisma de inconfesables y confesos,

palmera de los buenos aires.

No son motes frívolos ni ripiosos,

son loas a tu nobleza,

quijotismos que en la ínsula

que gobierna mi escudero,

certifican tu estatura,

tus medidas y mis goces.

 

¡Dulcinea, santísima danzonera,

prodigiosa como el dulce de membrillo

que, ay, cómo se menea!

mrodriguez25guantanamera

Ricardo Landa, 8 de febrero de 2014.

Imágenes:  1. Dulcinea de Toboso, pintura de época; 2. Sofía Loren en El Quijote de la Mancha y Dulcinea de Toboso, fotograma; 3. Dulcinea con el Quijote, pintura; Guantanamera de Carlos Verdial, pintura; Mariano Rodríguez, Guantanamera; Mi guajira,  makam Arte.

mi-guajira-makam-art

 

Manda la palabra*

Manda la palabra*

Para el pincel de Ana Landa imperio de los signos 100-4-i

¿Ser A?**

Pasan las olas, pasan ofreciendo conchas de caracol a los cangrejos.

barthes el imperio de los signos 9782757806456

 

¿No ser A?

Qué distante está el mar esta noche y tú despierta.

Ni A ni no A

La alta luna tiembla en la humedad de su vientre.

Lo que A desconoce no calla

Los ojos que brillan: aves fugándose de la cabellera del bosque, y el bosque grita.

¿Quién pudiera ser si no es A?

Las palabras escritas en japonés llueven sobre las montañas de la estampa.

A somos todos

El ritmo de las sombras de las hormigas, llevando granos de azúcar.

cinepd-Sobre-The-Pillow-Book-e11546525

A sin A

Cubre la nube a la luna y las aguas en el lago murmuran.

A la vez A y no A

Al principio del poema, un rostro sereno nos lee, cuando nos ha leído, sonríe.

 

 

Ricardo Landa, 8 de septiembre de 2015

Kanji 42-17376041

*Título traducido de una obra del saxofonista  nórdico Jan  Garbareck que toca acompañado  del brasileño Nana Vasconcelos con sus instrumentos de cuerda y percusión ancestrales.

** Juego con la evocación en los subtítulos del texto de Roland Barthes: “La exención del sentido”, dentro de su libro ilustrado sobre el Japón: El Imperio de los signos, al referirse a las proposiciones del Zen y al “paradigma  perfecto” de la lingüística estructural. Editorial Mondadori.

Imágenes: acuarela,  imperio de los signos; portada libro: Barthes, El imperio de los signos; estampa sobre The pillow book; Kanji: pajaritas y signos en papel; Y Hokusai: gansos en el Fuji.

hokusai-fuji-cranes

Ombligos

OMBLIGOS

ODALISQUE IN PANTS

1
En el centro del cráter
se levanta otro volcán de fuego:
es el botón cortado de tu ombligo.

2 araki pez y embarazada
Del ombligo sobresale
un grifo de agua dulce
que tu cántaro vierte
cuando el suave pié izquierdo de tu huésped
tamborilea tu abdomen.

3
Robert Maplethorpe alumbra tu ombligo,
disuelve apenas la luz de tu pezón izquierdo,
asombra con la sinuosidad de tus caderas
y el abismo cálido de tu vientre.
El foco del fotógrafo mapea los puertos del gozo
y nutre mi borroneada carta de navegación.

Poema+de+Rosario+Castellanos_+Imagen+de+Flor+Gardu%C3%B1o_+Noctambulario+blogspot_+Mayo+2009

4
Para tus labios
todas las lluvias todos los torrentes
para tus senos
minuciosas misiones a la cúspide
para tus ingles
el obsequio fresco del viento sur
para tus hendiduras
los coyotes del desierto olisqueando
para tu ombligo
una primera gota derramada
pero para tus hombros
la infinita mirada al horizonte.

ombligo detalle Birth_of_Venus-Botticelli

5
Ese dedal que llevas
como blanco y centro de tu costura,
envolvía su índice y su uña
mientras contaba en tu abdomen
las sílabas de su abrazo
y pegaba tu espalda en su pecho,
internándose cuanto más podía
en busca de un ritmo
tembloroso y suave
para sus versos.

Ricardo Landa, 2000. Imágenes: Henri Matisse: Odalisca; Araki: Pez y embarazada; Flor garduño: mujeres en un cielo de flores; Boticelli: detalle ombligo de El nacimiento de Venus; Quino: Ombligo de Mafalda.

ombligo mafalda images

Al desacompasado ritmo del DF

Al desacompasado ritmo del DF

ambos analines
 
1
Valle rodeadoanalines favorita
de una cordillera de nubes,
en el centro el sol
y tú oculta en el obligo
de la luna.
 
2
La velocidad de un Metro
es la inversa
de su masa
a la séptima impotencia.
 
3
La velocidad del deseo
la sujeta,
como contra tendencia,
el vernos en este vagón
tan cerca y tan lejos
en la hora pico.velocidad en el metro
 
4
Andamos a destiempo.
Corro a alcanzar el último Metro
a tu casa; lo abordo,
pero se detiene, se repleta, se desborda
en cada estación del sueño.
 
En lo profundo del túnel no puedo avisarte.
 
Nos quedamos dormidos los usuarios.
Cuando un policía nos despierta
estamos en la terminal de la línea, entre llamas judas  analines
cuatro estaciones más allá de tu casa.
Vuelvo a correr ahora en busca de un taxi.
Hurgo mis bolsillos buscando monedas
y descubro que enviaste un mensaje
a la pantalla azul de mis tristezas:
 
Te esperé hasta que solas se apagaron las velas.
Donde estés y con quien te encuentres,
pásala mejor. Y no inventes más pretextos:
¡Hipócrita!

 el baño de la pasion analines

Ricardo Landa, 12 de agosto de 2013.

Fotos: Flickr analines =Ana Landa.