DARK SIDE OF THE MOON

DARK SIDE OF THE MOON

dark voices inside

1

Cuando deshiele el espejo,

aletearás un brazo,

avanzarás tu pie más blanco

y tu pecho perderá lo amoratado.lado oscuro

Entonces, con todos tus dientes

comerás mi cuerpo insomne.

Mi alma -según la esotérica moda-

tiene la posibilidad de sobrevivir

como tu sombra.

2

La noche,

animal de soledades,

larga como ríos que nunca desembocan,

deja sus llagas, sus úlceras

en mis sienes, y sus delirios.

 

¡Pierde ya la piel, culebra!

SERPIENTE

Fosforéceme la carne

para que con su dolor y llanto

no se vaya, para que se estampe,

aunque como herida

en mi destino quede.

ahumada oscuro

Ricardo Landa, 1999-2016

Imágenes: Dark voices inside; El  lado oscuro; Serpiente mítica; Manuel Ahumada: oscuro; ilustración: Un traje rojo para el duelo. Destacada: Arturo Rivera, El jardín del edén.

untraje rojo paael duelo

Anuncios

Tatuada en la espalda

Tatuada en la espalda

Me inclino tan sencillamente, que el cielo puede reflejar

esta espalda tatuada de hábitos terrestres.

Juan Bañuelos: Salmo del agua que duerme como un ojo

durero8

Llevo tatuada en la espalda la vida
en su cama de tablas,
en su camisa de manta,
con la punzada del petate,
con el oleaje abrupto de mi colchón de pobre.

Lleva inscrita la mano pequeña de mi madre
y el áspero cinto paterno.
Trae el callo del pupitre
y de las reglas de obediencia.
Disfruta el muelle de la butaca
en que todavía me hundo, ahíto de imágenes,
perdido en una matinée perenne.

Lleva las bocas amantes y sus dientes,
el arañazo de mil fiebres,
el desgrane del sexo boca arriba,
lijada por las sábanas
donde lloviznaban pezones
y caían rayos de los vientres
alzándome al cielo, cual serpiente invertebrada.
tumblr_mdyfj2P9SS1rehddco1_500
Aún supura el agua bendita,
emponzoñada por las púas del remordimiento.
Le hincó un surco el tolete
y le irrita todavía el empujón del uniforme.

Se impregnó de arena y de espuma
en playas morenas y en las de pepitas de oro.
Cala el vendaje en las costillas blandas.
Le estallan en sangre treinta lunares,
avisos de la fuga de los pájaros,
si no canto, si no escribo, si me rindo.

Le quedan las huellas de las mochilas
que retaron mis riñones.
Queda el filo de los libros que creí leer soñando.
Guarda la inmersión suave de los senos,
y el abrazo de almohadas emplumadas,
mis leales compañeras en la bruma.

Y permanece el servir de cabalgadura
de frutos y deshijes
que ahí aprendieron a otear el horizonte.

Y la llovizna y el soplo frío y el sol,
ahí están marcados como el miedo
y el temblor de las angustias y tanto denuedo.
man ray
Entre las heridas por la retirada
de ojos y corazones,
la tatuaron los fuetes de silencios,
ni siquiera el ninguneo duele de ese modo:
los silencios son ácidos
con los que oscurece a sus castigos el olvido.

Si los ángeles carecen de espalda
y apenas vemos lo excelso de sus alas,
yo en cambio cargo en la espalda una piedra
que ya vence mis rodillas.

Me arrojo a comenzar de nuevo,
la levanto en vertical,
abierta a abrigar la uña de cuanto venga,
siempre que sea para existir libre,
con el afán modesto de enamorar la vida.

charlot de espaldas

Ricardo Landa, en la víspera de 2010. Imágenes: Alberto Durero; Arañazo espalda, internet; Man Ray;  y Charlot de espaldas, Ch. Chaplin.

Un vaso de agua en una tormenta

Un vaso de agua en una tormenta

Horacio es como un  vaso de agua en una tormenta

 La Maga, Julio Cortázar, en Rayuela, cap. 17

rayuela2
Te quiero tanto
Como al caballito de juguete que te inflama los pezones
Al surco 268 (¿?) de un Parker que se raya
Al estropicio que causa tu mirada
A tu voz sin erres que se me atora en la garganta
Al Pont des Arts por donde nunca pasamos abrazados
(Y tú sí Maga, clocharde, y desembocabas ahí con tu delgada silueta
En busca del fondo del Sena)
Al color de Jawlenski (¿qué pensaría Cortázar?) y al de Miró
Y a la voz de la Juliette y a tus dolores de huesos y a tus zapatos rotos tan perfectos
Y al móvil que ayudabas a Horacio a pintar
Y a la máscara con que te apersonas y
Al Poe primer autor citado en el casillero 41 de Rayuela
 
Toco tu boca
De deseo
De ventanita Braque
De elección del grito
De ansia y azar que coinciden
De dibujo en el agua
De nostalgia con la lluvia y ay del reuma que endurece los labios
De mohína en la madrugada sin cigarros
O cuando me salgo del abrazo y me caigo
 Cortazario - Julio Cortazar - Graffiti Stencil (16)
Navego una barca egipcia
Cuando vas alegre con tus remeros balseando
Cuando recuerdas el sabor oculto en algún beso
Cuando te meces en la hamaca o cuando se mecen los álamos
O cuando los tablones mecen el cuerpo semidesnudo de tu copia circense
Y ninguna sombra cubre tu barca egipcia que nos rebasa rebosante de sonrisas
Y tanto cuando que de tan efímeros te subliman
 
Para que el corazón no se levante como testigo en contra mía repito:
Mi diagnóstico es sencillo/sé que no tengo remedio.
Horacio recordó a Betinoti el payador de ese vals irresistible.
Como el club de la serpiente digo
Es más fácil entender a Horacio por sus citas
Que por sus meandros personales.
 
Y ese suplicio de no creerse en armonía
Sólo tú Maga lo traduces:
Horacio es como un  vaso de agua en una tormenta.
 
Y lo bebes, a sorbos lo bebes, y lo rellenas de tormenta.

corta21

Ricardo Landa, 28 de junio de 2013. A los cincuenta de Rayuela. Imágenes: rayuela o tiera y cielo; Cortazar e I. Dunlop.

 

El amor por los suelos

El amor por los suelos

amantes e wolf

 
Tanto del suelo tiene el amor
Que se arrastra cuando lo recuerda
Que rasca con sus uñas buscándola
Que rueda como planeta visitante de la Tierra
Acariciándose cada poro con la humedad
Que produjeron abrazos antiguos
Y la hierbita de los recientes

Al suelo van de boca los amantes
Los hombros y las rodillas quedan marcados
Por los signos de la tierra

Abrazarse y perseguirse
En el suelo nos repone
Como ciudadanos de los tres  reinos
Animales en simbiosis
Plantas enredaderas y helechos
Minerales de colores esplendentes
A más de los opacos y terrosos
fotos flor garduño
Besarse ahí es besar un suelo
Es tener piso
Enlodarse de deseos
Y resurgir gozosos en la pureza del orgasmo

Aunque hay suelos alfombrados
Los mármoles refrescantes
Y las piedras quemantes de las costas
Amarse en ellos es el ciclo de la vida
Reptar erguirse volar y caer
Como cinceles o semillas

El amor por los suelos
No es necesariamente una pena
Es templar el cuerpo  los cuerpos
Como se sosiegan las esculturas en la mente
Creando volúmenes extraños
Gráciles relieves

Marcan un territorio común los que se aman
Sin superficialidades
Amantes a ras de suelo
Sinceros y humildes habitantes
Hermanos del conejo  de la hormiga y la serpiente.
nicoletta-tomas-amantes-13
Ricardo Landa, 20 de enero de 2013. Imágenes: 
Amantes, Egon Schiele; Foto, 
Flor Garduño; Amantes 3, Nicoletta Tomas.

Tarde de samba

Tarde de samba

Danza aquí

Samba-2

Al mismo compás de la canción

Danza y suelta el suelo

Deja atrás el cansancio,

Sigue el compás, su revuelo.

Un peso leve salta a lo ancho

Del sueño

No bebe el veneno rancio

Del empeño

Vuela el poema de larga cola

Alta su estrella

Y en el brillo de su aureola

Cada palabra es ella

Estrella

A pesar de mí

samba

La tristeza se fue

La abrazó un cuervo delirante

La meció la luna en la punta de su cuerno

La enredó en sus olas el océano y la arropó de espuma

La alegró el canto que brota vibrante de la tierra  y se vuelve humo de volcán con ella

Me dejó la samba de la tristeza.

Para dejar de llorar

2097nota

La hierba, como una sola,

Como filón de oro en el desierto

Atrae ojos, manos, bocas

Y dientes que la mastican y la hacen algodón,

Energía,

Un goteo renovado de la sangre que afina la cabeza,

Que levanta la frente

Y anima la vida.

Como aquella que llaman ombligo de Venus.

Hierba, hierba, hierba, hilera de sueños en tus brazos verdes de mujer

Que oscilas columpiándote en el viento.

mark-laita-serpientes-L-ksWXpM

Ricardo Landa, Tarde de Samba del 8 de febrero de 2007. Imagenes: 1, 2 y 3 pinturas de samba brasileña; 4: Mark Laite, Serpientes.

y la pasión corre descalza

y la pasión corre descalza

hacia el calor de amar,
con cascabeles 
y colmillos
inspecciona los deseos
de hombres y mujeres
que se satisfacen
con una pauta llana y limpia:
amar para empezar,
ansiar para seguir,
arder al terminar
y re-anudar 
la viveza de amancebarse
sólo porque sí
porque así  
en el fuego lento la serpiente se descabeza
desnuda y descalza se desliza 
al oasis
así 
    así así así aaaasssssss iiiiiiiiííí...
Ricardo Landa, 2006-2012. 
Fotos: serpiente y senos; serpiente de dos cabezas;
y pubis arbóreo.