Con la lengua del lince

Con la lengua del lince

De la serie  Claroscuro IV

“El lince parece bastante menos inteligente de lo que creíamos que era. Quizá tenga muy buena vista, pero después en sus conductas es un animal que corre muchísimo, y al correr muchísimo hay veces que no ve, no se para a ver adonde tiene que ir y por eso en vez de ir por debajo va por arriba. Yo no he comprobado que haya pasos, pero a mí se me ha dicho y me lo creo.”

Sra. Secretaria General del Medio Ambiente del Gobierno del Reino de España, doña María del Carmen Martorell Pallás. Citada en el artículo: Sobre la agudeza del lince, versión Ecoportal. Net

Alguna vez quise ser lince

Pero mi vista es tan corta

Que casi huelo la pantalla

O el libro y sus pegaduras tan saladas como amar/

Pero ello no me quitaba la rapidez

Y si me estiraba en la cama

Frente al espejo

Con mis lunares esparcidos

Y la pelambre blanco prematuro/

Me imaginaba ser ese felino

Supuestamente sagaz y/ sin duda

Pronto en llegar a ninguna parte/

Pero/ aunque no fuera apropiado ni correcto

Según las funcionarias de la naturaleza

Comparar con un lince a un ser “superior” como el hombre/

Es de mi gusto echar la legua

Con la lengua/ sólo con ella y sus alcances.

Por eso me dedico/ con la lengua del lince

A sacarla

A dejarla ir sin ritmo

Enrollándome la vida.

 

Lengua de lince miope/ dirás/

Estirado y de pecosa apariencia/ como habrás visto/

De pelambre más bien rala/

Pero  bigotón/

Habrás pensado subsiguiente/

Aunque tiene su olfato para dejar palabras

Que te hacen presa/ no tan fácil es cierto

Pero su presa/ sin más asombro

Que lo que su lengua dicte

Interminable en su sin son ni ton

Sin orden pero como un mundo común.

Una babel de lenguas/ no va mal en  tiempos de silencios.

 

Con la presión de la sangre agitándome la lengua y cerrándome los ojos.

Ricardo Landa, 3 de mayo de 2008,

Fotos de linces de Marina Cano y la penúltima sobre el frenesí sexual de los linces en la internet.

El amor y la lógica

EL AMOR Y LA LÓGICA

venus y marte boticelli

No son compatibles, son adversos.
 
Sobre el uno va la otra
con sus tabúes trenzados.
 
Por qué‚ la mujer griega común
no se nos da en esculturas,
si no era diosa o hetaira o virgen.
Y por qué el ano era el conducto de la amistad
de los hombres, si no era por ser menos misterioso
que la vagina y no inquietaba al logos.
 ometeotl vibora2
Así, rapaban los montes de venus
para no avergonzarse,
sellaban las aberturas femeninas
para poderlas trazar con decencia
en las paredes de los templos.
 
El mundo se les abismaba
a un sexo femenino poblado de tinieblas.
 4-ometeotl
El amor náhuatl, en cambio
era “divina pareja”, Ometeotl,
el dios y su esposa o al revés, también.
 
Fuera de la lógica antigua, reproducida
en las convenciones judeo cristianas,
el amor no tiene partes vergonzosas
y el placer sexual nos hace felices,
venga como se prefiera el disfrute.
 
La violencia sobre el amor
es lógica del poder atroz, pequeño.
 
Cuando los amantes unen su abdomen
la vieja lógica respinga y cojea.
Cuando se chupan los cuerpos,
los jugos les limpian las venas de angustia.

Piero Cosimo - Venus y Marte (1490) Berlín

Ricardo Landa, 1992. Imágenes: Boticelli, Venus y Marte; Escultura azteca: Ometeotl víbora y Ometeotl dioses pareja: Piero Cosimo, Venus y Marte; Apotheosis del amor y la  androginia.

apotheosis