El sabor de la ceniza

El sabor de la ceniza

camile claudel

Se pega al paladar,

llama a la memoria,

busca su raíz y al fin encuentra

cal, vigas húmedas, la cama de tablas

estrecha al lado de mi madre,

o de mi abuela cuando mi padre regresa

y, como Ulises, hace como que la sirena le habla,

y él, imperturbable, fuma tras de tomar lo suyo,

como si lo mereciera.

Pero siempre un pan nos quita la amargura,

pan chiquito, pero bendito

pan de ceniza sin queso

aunque con nata,

cocol de ajonjolí, regado de anís,

caliente por el brasero

o por los frijoles hervidos con epazote.

Así la vida bien valía la pena.

Las penas con pan son buenas.

 

Y cuando tuve una hermana

Y vivimos lejos de la casa unos meses en la sierra,

también ella pedía su pan

y lo sopeaba en la leche o el atole.

Y nos reíamos viéndola sorber el bolillo.

Más grande que ella, pero más pequeño

que nuestra esperanza de verla

tan plena como creciera.

Y  uno se sube a las nubes

y como papalote rosa de papel de china

inventa un camino para vedar

la pesadilla y el susto de quedarse solo,

sin pan, ni madre, ni abuela, ni hermana.

 

(No escribo sobre mi hermanito, mi amigo el ronco,

Ni de mi maestro-compañero,

porque ellos se fueron un ratito a leer este poema)

Y en ese camino, las huellas que en la ceniza dejo

tienen el sabor del pan duro para el susto

que un día me dio mi abuela

no llore nomás recuerde y ande a jugar

que vive como quisiera.

 

Así sea, así fue, así es y bien vale su huella.

Ricardo Antonio Landa Guevara. 10 de enero de 2018-11de enero de 2020.

Imágenes: Cothe, escultura de Camile Claudel; Kentridge:  padre con niño en brazos; Elefante de chaquira y madera, arte wixárika; Hada, Paula Rego; Casas, S. Modling; Tronco sangrando, dibujo japonés; Luz que la flor muerde, foto internet.

Blog: htps://www.elrojodelalengua,wordpress.com

 

Sólo en casa solo

004-Donis,-Roberto.-El-tiempo-de-la-luz

Sólo en casa solo

 juan franciso elba fragmento de corazónIMG_0309

 

Este fragmento late solo

para ti sólo.

 

Sólo de sonar por ti

ensordece al mundo, él solo inunda

tus venas con su torrente.

relo2

Un  fragmento solo, repito.

 

Arribo con sólo él al escenario,

pues me pinta solo.

 

Es un pedacito por el que me he quedado solo,

aunque con él hago sólo lo que quiero.

 Paul Klee (Suiza) Casas rojas y amarillas en Túnez

Y bien pudiera no ser sólo él

desde el que te angustie,

es sólo un departamentito

en tu enorme unidad habitacional.

 

Un fragmento que ahora es un dolor

solo en la cabeza -¿o sólo en la memoria?-

que no viene sólo con el orgasmo

eso es imaginación, rencor solo.

 sayonara__araki_sensei____by_silvenger-d4i164a (1)

Un fragmento solo, sí para ti,

pero entero, eso sólo tú lo sabes.

 

Ricardo Landa, 1989 (versión 2014). Imágenes: Roberto Donis: El tiempo de la luz; Juan francisco Alba; fragmento corazón; reloj 2; Paul Klee: casas rojas y amarillas en Túnez; Araki: cómic: sayonara; y araki: foto: niña 

araki

Deshojes

Deshojes

Respira todo el otoño en una sola flor.

Oskar  W. Milosz: La musa

Flor Garduño_hoja elegante

1

Desconocía este latir del mar:

Ella viste de rojo, enseña las pantorrillas y los pies desnudos.

2

Camina adelante, yo recojo sus pensares.

Míralos respirar en el jarrón del escritorio.

3

Estoy solo y cada mañana miento

al saludarme en el espejo.

4

Es una musa ajena; aunque tampoco es de ella,

y va al alza en la subasta.

5

Sus guiños confunden,

abisman.

6 mujer otoño

Tropieza con un suspiro.

7

Escala mi puerta el sonido de sus pasos

y el ritmo de mi espanto.

8

Lágrima, océano de mil ríos

desbocados.

9

La revolución y tú

son causa y camino: fluimos.

10

En la montaña lluviosa, el invierno

y el verano se alcanzan en los cuerpos.

11

Flechados por el violín de Ji-Hae Park,

los usuarios del metro olvidamos

que la ansiedad de primavera viaja en un vagón

colmado hasta las lámparas.

Jie hae park en la estación primaverera de chabacano

12

Ni en sueños, el sol escuece tu sombra.

13

El frescor de tu lengua abrasa.

14

La noche, la noche, siempre la noche

es el frasco donde topan

la mosca, el pez y el hombre deshojado.

a_eternidade_e1_dia

Ricardo Landa, 22 de marzo de 2014. Imágenes: Flor Garduño: Hoja elegante; red: Mujer otoño;  Foto La Jornada: Ji -Hae Park en el metro Chabacano;   Angelopuolos: fotograma La eternidad y un día.

Noches en ínsulas de espanto

Noches en ínsulas de espanto

una

Comer solo, comer

Sin tu palabra, y ese mirar

Me hospitaliza

Hecho un harapo.

Ni un guiño de ti me nutre.

El corazón se ha vuelto un hueso

Difícil de roer.

dos

Amar sin piedad,

Desquiciarse abundando

En pasiones sin puerta de salida.

Trepar la escala incansable

Del fragor y soltarse a punto de llegar

Para enredarnos en un nuevo vuelo…

Así nos veíamos

Antes del año bisiesto en que un sanatorio

Nos puso la rienda:

Un hilo que nos despegara

Y el freno hasta llegar,

Ahora sí, al punto muerto.

tres

Decapitados

Los cuerpos de los amantes

Yacen en basureros y calles

Donde quedaron las promesas

Como pastillas esparcidas en bolsas de los supermercados.

El tribunal tiene su versión:

Todo el crimen comenzó

Cuando se preguntaban en los instantes de placer:

¿En qué piensas? Así acallaban el rubor de sus mejillas.

cuatro

Impredecibles

Tormentas

Amenazan

Los sueños.

Despertar es el nuevo desafío.

cinco

Tomarlo con calma

Para no morir de sed

De ti, agua amarga.

seis

Tanto amar y solo, ante tanto horror en esta isla…

Ricardo Landa 21 de febrero de 2008. Imagenes: Edward Munch: Melancolía; Wifredo Lam: Amantes; Ana Landa : Tortugas, San Sebastían.