Duelos

Duelos

Goya Duelo a Garrotazos1

De dos espadachines

dos pistoleros

dos sicariosjose ribera duelo demujeresESD00710

dos amantes en la pelea final

dos boxeadores con las narices sangrando

por el honor

o por la paga deshonrosa

o porque uno estorba al destino del otro

las espadas y un corazón en trozos

un corazón bifurcado pendiente de cada punta

horadado por los disparos de una sobre otro

sangrante.

 

duelo de lenguas

Duelos después por el

corazón herido o el arrojado

a algún sitio vacío

hasta que lo llenen las moscas zumbantestoledo duelo escultura

sobre el órgano con el tambor muerto

moscas del mal recuerdo

o bueno quizás para las moscas

que se empalagan

con esa sanguaza de diabético y melifluo

poeta

que ya se fue

que ya no está

que perdió Francisco toledo duelopor las muertesIMG_6779

y lo desapareció

el duelo.

 

 

 

Ricardo Landa, 2011.

Imágenes: Goya, duelo a garrotazos; José Ribera, duelo entre mujeres; Internet, duelo de lenguas; Francisco Toledo: duelos de muertes, escultura 1 y escultura 2; Van Gogh: Hombre afligido.hombre-afligido-de-van-gogh

Anuncios

Las mujeres de Degas después del baño

Las mujeres de Degas después del baño

edgar-degas-desayuno-despuc3a9s-del-bac3b1o-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

  
Después del baño
llevan el olor del  jabón a la cama
y pintan con él su silueta.
Queda en la sábana, en la almohada,
en la humedad de la toalla,
en la mano conocedora
que sopesa los senos.
 
Preferido de todos los lugares
donde el jabón de baño vuelca el sahumerio
es el recinto floral,
el sexo lamido y frotado,
boca, piano y tambor de comuniones.
 edgar-degas-despues-del-baño-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri
Tras el baño de amores,
llega el placer del chocolate
y, en el sopor,
sobre la sábana crece
el ámbar de la gota
que pende de la entrepierna .
 
Ahí trocan el soplo espumoso
al bálsamo de perfume ungido
en el que las envuelve un baño nuevo,
de tan amable sacramento.
 

Ricardo Landa, 11 de agosto de 2013. 

PINTURAS Y MONOTIPO : EDGAR DEGAS

edgar-degas-banistas-obras-maestras-de-la-pintura-juan-carlos-boveri