Es la mañana

Es la mañana

fotos-edgar-00

Es la mañana 
los pájaros relatan el paso
del viento llevándose sus nidos.
 
Silban en busca de su pareja:
¿dónde estás,
 dónde reposa tu espalda,
qué llevas en las alas
y en las orejas que repica,
en qué rostros quedó el tatuaje
de tus labios, con quién aprietas
los pechos para detener el vuelo,
en qué vasos bebes las horas del aire?
Joan_miro_albacete                    
Las aves exponen al sol
sus heridas nocturnas.
 
Llevo cosido en la lengua
el sabor de su sangre .
 
La risa se prende al techo,
la ropa que se puso el viento
nos dejó desnudos
y en jaulas separadas,
ya ni los sueños
nos calientan la fiebre.
 
Ya es mañana, y la sed de ti no cede .
 

¿Vale-más-pájaro-en-mano-...prefiero-verlos-volar

Ricardo Landa, 3 de enero de 2008. Imágenes: Edgar, foto de grafiti;Joan Miró, Albacete;  Jacobo Silva Nogales: Vale más pajaro en mano, prefiero verlos volar.

Anuncios

Tatuada en la espalda

Tatuada en la espalda

Me inclino tan sencillamente, que el cielo puede reflejar

esta espalda tatuada de hábitos terrestres.

Juan Bañuelos: Salmo del agua que duerme como un ojo

durero8

Llevo tatuada en la espalda la vida
en su cama de tablas,
en su camisa de manta,
con la punzada del petate,
con el oleaje abrupto de mi colchón de pobre.

Lleva inscrita la mano pequeña de mi madre
y el áspero cinto paterno.
Trae el callo del pupitre
y de las reglas de obediencia.
Disfruta el muelle de la butaca
en que todavía me hundo, ahíto de imágenes,
perdido en una matinée perenne.

Lleva las bocas amantes y sus dientes,
el arañazo de mil fiebres,
el desgrane del sexo boca arriba,
lijada por las sábanas
donde lloviznaban pezones
y caían rayos de los vientres
alzándome al cielo, cual serpiente invertebrada.
tumblr_mdyfj2P9SS1rehddco1_500
Aún supura el agua bendita,
emponzoñada por las púas del remordimiento.
Le hincó un surco el tolete
y le irrita todavía el empujón del uniforme.

Se impregnó de arena y de espuma
en playas morenas y en las de pepitas de oro.
Cala el vendaje en las costillas blandas.
Le estallan en sangre treinta lunares,
avisos de la fuga de los pájaros,
si no canto, si no escribo, si me rindo.

Le quedan las huellas de las mochilas
que retaron mis riñones.
Queda el filo de los libros que creí leer soñando.
Guarda la inmersión suave de los senos,
y el abrazo de almohadas emplumadas,
mis leales compañeras en la bruma.

Y permanece el servir de cabalgadura
de frutos y deshijes
que ahí aprendieron a otear el horizonte.

Y la llovizna y el soplo frío y el sol,
ahí están marcados como el miedo
y el temblor de las angustias y tanto denuedo.
man ray
Entre las heridas por la retirada
de ojos y corazones,
la tatuaron los fuetes de silencios,
ni siquiera el ninguneo duele de ese modo:
los silencios son ácidos
con los que oscurece a sus castigos el olvido.

Si los ángeles carecen de espalda
y apenas vemos lo excelso de sus alas,
yo en cambio cargo en la espalda una piedra
que ya vence mis rodillas.

Me arrojo a comenzar de nuevo,
la levanto en vertical,
abierta a abrigar la uña de cuanto venga,
siempre que sea para existir libre,
con el afán modesto de enamorar la vida.

charlot de espaldas

Ricardo Landa, en la víspera de 2010. Imágenes: Alberto Durero; Arañazo espalda, internet; Man Ray;  y Charlot de espaldas, Ch. Chaplin.

ASOMBROS

ASOMBROS

I
Rasposa la voz del capitán del Zeppelín
acompaña mi asombro ante la foto del día:
las cuatrocientas mil voces en Bonn
contra el neoliberal
alargamiento de su muerte en el trabajo.
 
La guitarra de Page parece leer la manta alemana:
En Inglaterra asesinan a las vacas,
en Alemania al Estado social.
Descubro al centro del disco compacto
tus manos con inscripciones egipcias hasta en las uñas.
 
Esas manos anuncian el fin del “fin de la historia”,
profetizan urbes tomadas por otras ciudades,
que se levantan sobre aquel poder ensimismado,
roto por el wah wah eléctrico de Plant
quien convoca a la recuperación de los cielos
con la fuerza infernal de los trabajadores.
 
Después, el baile con las cuerdas del Marrakech
impulsa a tus manos a amoldar el escenario,
tus pulseras y anillos alumbran el camino.
 
¿Anuncias un nuevo mundo en tus dedos tatuados?
Versión 1995, asombrado ante el dúo de Jimmy Page y Robert Plant.
 
II
 
Raspa la voz del capitán del Zeppelín
y comparte mi asombro ante la foto del día:
las ochocientas mil voces en Atenas, Barcelona y París
contra el neoliberal
alargamiento de su muerte en el trabajo.
 
La guitarra de Page reproduce la pantalla de noticias:
En Arkansas y Estocolmo asesinan a los mirlos.
En España, Grecia y el mundo matan al pensionado social.
Descubro al centro del disco compacto
tus manos con inscripciones palestinas hasta en las uñas.
 
Esas manos anuncian el fin de la “globalización del miedo”,
profetizan urbes tomadas desde los suburbios,
que se levantan sobre el poder ensimismado,
roto por el wah wah electrónico de Page y el grito de Plant
convocan a la construcción de  cielos nuevos
con la fuerza infernal de los pueblos.
 
Después, el baile con las cuerdas tunecinas, egipcias,
saharahuies, palestinas, chilenas,
incita a tus manos a alterar el escenario.
Tus pulseras y anillos  llevan el ámbar rojo que alumbra mil senderos.
Anuncian mundos otros tus dedos tatuados.
Versión 2011, corregida en febrero de 2012. Asombrado ante el coro de plazas del sol al wall street, de sintagma a tahrir, pequeñas para tanto pueblo.
RL = Ricardo Landa, 4 de febrero de 2012. Imágenes: mujer marroquí con manos tatuadas; portada y contraportada de No Quarter de Jimmy Page y Robert Plant; y diseño de tatuajes de manos de Hanna.