Mi única palabra

Mi única palabra

Eres mi única palabra

No sé tu nombre

Juan Gelman

manray2

Vamos a nombrarte

dijo dios a una de sus criaturas últimas;

aunque omnipotente, no halló la palabra única:

 

sem titulo-sam haskins

Habichuela blanca

 

Agua del último llanto

papalote analines

Eucaristía de mis pecados

 

Insomnio del orfebre

 

Árbol de un desconsiderado invierno

 

Remedo del vacío de la materia

 

Diente de leche

 

Pálido ocaso

analinessunset-on-mazatlan--large-msg-116835941518

Enardecido charco del verano

Viajera de mis vértigos

 

Pan de coco y menta

 

Deshielo interminable

 

Hoguera del desierto

 

Espejo de un gato tristísimo

 

Luz zambullida en el petróleo

analines eclipse 1

Eclipse en un trago de vino oscuro

 

Bocado de queso en el paladar de un dios pantagruélico

November-Girl-Blurry-Run-by-Sam-Haskins

Uña asomando en el calcetín roto

 

Balsa de yeso

Botón con cíngulo de niebla

 

Hueso del triste roído hasta la agonía

man-ray_noctambulario

-¿Por qué no te ponemos Luna

y se acabó con tanto verso? Dijo

dios impaciente y burocrático

al satélite que iba y venía, mes

con mes, en la espiral del tiempo

hasta la ventanilla del registro,

sin obtener esa cédula de identidad

que las criaturas traemos

para que nadie nos detenga por extrañas.

luna-su-lengua-trapo-L-mvxlac

Ricardo Landa, 22 de noviembre de 2008.

Imágenes de Man-ray, analines= Ana Landa, Haskins y Leonardo da Vinci.

estudio para el ángel de la virgen de las rocas de Leonardo da Vinci 

 

Cuerpos

Cuerpos

a rivera061646D32

Moldes para efluvios que armonizan

sus confines

Vasijas que derraman el rocío

para dar de beber al desierto

Catedrales ocupadas en cada hueco

en cada altar

por los faltos de consuelo.

arturo_rivera_autoretrato

Cuerpos

grutas que encandila el tacto ciego

Arcas de la alianza de los extremos

Tinteros de ríos rojos, amarillos, negros

Estuches de arpas, flautas y violonchelos

Sudarios, rebozos, velos o lienzos entreabiertos

a las emociones y los empeños.

Libros para el entendimiento de las grafías inasibles del deseo.

art rivera

Cuerpos

Vestuarios a la talla

justos para la entrega

sueltos para que quepan cuantos quieran

o rasgados al replicar de la pena

arturo rivera  el domador

Cuerpos

de budas, de cristos, de las materias

oscuras y las visibles

a las que oran cuánto más aman

arturo riverahomenaje a sor juana 2000_082

Cuerpos

celestes o del infierno

Nubes de aguaceros y granizos

alivios de la canícula dolorosa

Ollas para lluvias de placeres

Cántaros de leches, sangres y mieles

Botellas antiguas con vino tierno

El origen y el fin del verso que los idea

Cuerpos

arturo rivera 62A08F4DB

Imagoema: Ricardo Landa, 12 de marzo de 2012

Pinturas de Arturo Rivera diversas épocas, algunas ilustran el libro amaramara de Juan Gelman. México, 2015.

ARTURO RIVERA DE AMARAMARA

Giros a una postal

Giros a una postal

Gira, gira  mondo,

dice la canción italiana

monet  y el sol 8306737660070485y mi viejo catecismo Ripalda

en mi subconsciente agrega:

Los enemigos del alma son:

el demonio, el mundo y la carne.

 

A un querido tocayo del alma

 
 
 
Algún clásico de la poesía china
(Tao-Yuan-Ming, 372-427 d. de C.)
prefirió separarse del mundo
y escribir desde su casa,
desde su casa con jardín.
 
 
El girasol que enviaste como un brote postalrenoir 40120445~Study-Torso-Sun-Light-Young-Woman-in-the-Sun-1875-1876-Posters
me hace imaginar a aquel poeta
magnífico y borracho
que araba el jardín y escribía flores.
 
Dicen que su mujer
-quien ha de haber sido fuerte y hermosa-
sembraba verduras en el patio trasero.
Él lucía para quienes le visitaban
las flores amarillas y azules y lilas
que ornaban el portal de su casa,
y mientras les convidaba vino
hasta derramarlo, en la mesa no se hablaba
-él no lo permitía- de los terrenales placeres,
de las ensaladas y las sopas
que su mujer dedicaba a los paladares
y a las lenguas de los convidados
arrebatadas de poesía.
 van gogh
Sólo se hablaba de las flores del jardín del poeta.
 
Aunque carezco de jardín (y tal vez de casa y de mujer):
¿Cómo defenderse ahora de ese destino excluyente?
¿Cómo no ser miope y ciego
con los manjares amorosos
que se cocinan a nuestras espaldas?
¿Cómo olvidarse de las flores carnales,
las del mundo que hacen girar las mujeres?
 
¡Ya está! Lo tengo:
 
El girasol que me diste
no lo presumiré como otra flor en el jardín del poeta.
Será una casa de pétalos solidarios,
donde las mujeres, las nuestras y las ajenas,
o mejor, las de nadie, todas libres,
canten a sus ensaladas y a los vestidos verdes
con los que atavían la desnudez del planeta.
 van gogh cartocegirasolesenunjarmf1
Sus voces son flores carnales
del jardín que llevamos en las venas,
son las madreselvas olorosas que nos guían
y nos protegen del infortunio y de la guerra.
 
Nuevas catástrofes nos amenazan:
Es el fin del mundo,
chillan algunos.
Otros lo ven pasar como un noticiero
mientras cambian de canal televisivo.
 
Ellas responden:
y, sin embargo, gira, gira el mundo.

Ricardo Landa, enero de 2004. Imágenes: Monet y el sol; Auguste Renoir: estudio de la luz sobre el torso de una joven al sol; Van Gogh: campo de girasoles; Van  Gogh: girasoles en un jarrón; Auguste Renoir: ¿la limpieza de las mujeres?

renoir 36296411

Libertad

Libertad

graffiti-valencia

Libertad,
fruto silvestre
para el caminante.
 
Los prepotentes
y empalagados
no lo ven y lo pisan
y , aún si lo ven, lo pisan.
 
Libertad,
agua común
capturada en represas
de muros altísimos
resguardadas
para acumular la energía
que derrochan
los conductores del poder.
 saquen sus rosarios_fotonoticia_normal_0
Libertad,
trabajado cuerpo
con el sudor y el hambre,
llevado en vilo
a sótanos de tortura
donde ella responda a golpes
sobre quiénes la pretenden,
dónde se tejen otros cuerpos como ese,
quién la ofrece ilegal y sin pago al fisco.
 
Libertad resiste
y calla las respuestas.
 
Libertad, soplo, ímpetu.
Mareas que agita
el oscuro lado de la luna.
 
Libertad, temblor:
sacúdenos las ideas
y anima como vino tierno
nuestras emociones.
 

mafalda_libertad

Ricardo Landa, 19 de agosto de 2012. Imágenes:  Grafiti en Valencia; Saquen sus rosarios. fotonoticia; Quino: tira Mafalda-Libertad.

En la mora azul de la botella de vino

En la mora azul de la botella de vino

Van muchos años de espera

Y litros de silencio desesperado

Va una muerta y alguien en el abandono

Van abrazos que no tocaron a la puerta

Van los choques de vida que descalabran

Y los que estremecen las caderas

En un baile de copas y de sones

Van ojos de mujer barajados

Por si algún golpe de suerte

Van lágrimas que embriagan sin piedad

Van tragos que se anudan en la garganta

Y no pasan sino hasta el siguiente

Van maravillosas las gotas

Que levantan moribundos

Que mojan los labios de los mudos

Que abren los pétalos interiores

Que descansan la nuca en un sueño tinto

Van los años que te faltan y los que me quedan

Van gráciles  tímidas sonrisas

Que desatan demoradas su corpiño

Van los licores abundantes del ven

Los aromas del tómame

Y el gusto ácido del vacíame

Sólo en el azul morado de esta botella

Van las uvas pisadas que soy  que he sido

Va el vapor de la tinta de las venas

Va un abrazo grande

Grande como la cava que es mí pecho

Va mi lengua de candela

Va a quemarte las sienes

Va el sonrojo la soflama

Va el vértigo del placer

Y el hormigueo en la barbilla

Va la arena líquida del tiempo.

 

R L, 2011-2012. Fotos de la red.