Ombligos

OMBLIGOS

ODALISQUE IN PANTS

1
En el centro del cráter
se levanta otro volcán de fuego:
es el botón cortado de tu ombligo.

2 araki pez y embarazada
Del ombligo sobresale
un grifo de agua dulce
que tu cántaro vierte
cuando el suave pié izquierdo de tu huésped
tamborilea tu abdomen.

3
Robert Maplethorpe alumbra tu ombligo,
disuelve apenas la luz de tu pezón izquierdo,
asombra con la sinuosidad de tus caderas
y el abismo cálido de tu vientre.
El foco del fotógrafo mapea los puertos del gozo
y nutre mi borroneada carta de navegación.

Poema+de+Rosario+Castellanos_+Imagen+de+Flor+Gardu%C3%B1o_+Noctambulario+blogspot_+Mayo+2009

4
Para tus labios
todas las lluvias todos los torrentes
para tus senos
minuciosas misiones a la cúspide
para tus ingles
el obsequio fresco del viento sur
para tus hendiduras
los coyotes del desierto olisqueando
para tu ombligo
una primera gota derramada
pero para tus hombros
la infinita mirada al horizonte.

ombligo detalle Birth_of_Venus-Botticelli

5
Ese dedal que llevas
como blanco y centro de tu costura,
envolvía su índice y su uña
mientras contaba en tu abdomen
las sílabas de su abrazo
y pegaba tu espalda en su pecho,
internándose cuanto más podía
en busca de un ritmo
tembloroso y suave
para sus versos.

Ricardo Landa, 2000. Imágenes: Henri Matisse: Odalisca; Araki: Pez y embarazada; Flor garduño: mujeres en un cielo de flores; Boticelli: detalle ombligo de El nacimiento de Venus; Quino: Ombligo de Mafalda.

ombligo mafalda images

Anuncios

Tarde de samba

Tarde de samba

Danza aquí

Samba-2

Al mismo compás de la canción

Danza y suelta el suelo

Deja atrás el cansancio,

Sigue el compás, su revuelo.

Un peso leve salta a lo ancho

Del sueño

No bebe el veneno rancio

Del empeño

Vuela el poema de larga cola

Alta su estrella

Y en el brillo de su aureola

Cada palabra es ella

Estrella

A pesar de mí

samba

La tristeza se fue

La abrazó un cuervo delirante

La meció la luna en la punta de su cuerno

La enredó en sus olas el océano y la arropó de espuma

La alegró el canto que brota vibrante de la tierra  y se vuelve humo de volcán con ella

Me dejó la samba de la tristeza.

Para dejar de llorar

2097nota

La hierba, como una sola,

Como filón de oro en el desierto

Atrae ojos, manos, bocas

Y dientes que la mastican y la hacen algodón,

Energía,

Un goteo renovado de la sangre que afina la cabeza,

Que levanta la frente

Y anima la vida.

Como aquella que llaman ombligo de Venus.

Hierba, hierba, hierba, hilera de sueños en tus brazos verdes de mujer

Que oscilas columpiándote en el viento.

mark-laita-serpientes-L-ksWXpM

Ricardo Landa, Tarde de Samba del 8 de febrero de 2007. Imagenes: 1, 2 y 3 pinturas de samba brasileña; 4: Mark Laite, Serpientes.